Microsoft e Intel se alían para crear Sharks Cove, su propio Raspberry Pi

La compañía de Redmond, Microsoft, se ha apuntado finalmente a trabajar sobre una tarjeta de desarrollo, formato popularizado por Raspberry Pi y Arduino. De la mano de Intel y CircuitCo trabajan sobre Sharks Cove, su propia versión para el desarrollo de hardware y controladores para Windows y Android.

Entre sus componentes de hardware nos encontramos con un chip Intel Atom Z3735G de cuatro núcleos capaz de trabajar a un máximo de 1,83 GHz como velocidad de reloj acompañado de una memoria RAM de 1 GB, 16 GB como memoria de almacenamiento interno en formato flash y una única ranura para insertar tarjetas de tipo micro SD. Con estas especificaciones técnicas, Microsoft, Intel y CircuitCo están creando ya su propio Arduino que, tal y como se describe en la página web oficial de reserva, es una «plataforma de desarrollo válida para el desarrollo hardware, así como para el desarrollo también de controladores para los sistemas operativos Windows Phone y RT, así como Android».

apertura-sharks-cove-microsoft

Microsoft explica en qué consiste «Sharks Cove»

La que Microsoft describe como «tarjeta de desarrollo de hardware y drivers compatible con Windows» está diseñada específicamente para el desarrollo de software -y hardware- para dispositivos móviles que ejecutan versiones de Windows, ya sea Windows Phone o Windows RT. La propia compañía de Redmond, a través de uno de sus blogs oficiales, ha comentado que el precio de la misma no sólo cubre el coste del hardware, sino que también incluye una imagen de Windows 8.1 y las herramientas necesarias para su instalación y utilización sobre esta plataforma de desarrollo. Por lo tanto, aunque los 300 dólares que cuesta puedan parecer un precio excesivamente alto, realmente no lo son.

Como comentábamos, teniendo en cuenta las anteriores alternativas que Microsoft ha puesto a los desarrolladores para llevar a cabo su trabajo y recordando el precio de las licencias de Windows, en realidad no es caro el nuevo Sharks Cove. Ahora bien, si nos fijamos en Raspberry Pi y su precio de tan solo 35 dólares, entonces nos daremos cuenta de que Microsoft, junto a Intel, siguen sin entrar en el camino adecuado y sin facilitar lo suficiente la tarea de los desarrolladores, de quienes depende a fin de cuentas la supervivencia de sus sistemas operativos móviles.