¿Qué tipos de paneles solares me interesan más?

La instalación de paneles solares en nuestro hogar aprovechando la energía del sol para así poderla convertir en electricidad es una decisión que toman algunas personas para conseguir un autoconsumo que tenga poco impacto en el medio ambiente y ahorrar a corto y largo plazo en la factura de la electricidad. Pero, ¿qué tipo de panel solar se ajusta mejor a tus necesidades?

Si estamos pensando en instalar paneles solares en nuestra vivienda o ya hemos decidido hacerlo es bastante probable que nos asalten las dudas en cuanto al tipo de panel que se ajusta más a las características de nuestra vivienda y prioridades. A continuación, vamos a explicarte qué tipos de paneles existen y cuál es más apropiado para cada caso.

Tipos de paneles solares

Antes de tomar la decisión de instalar paneles solares en una vivienda, conviene informarse sobre la tipología y características de cada uno de ellos para saber cuál nos interesa más. Antes de empezar a explicar la tipología de paneles solares es importante destacar que la eficiencia de un panel fotovoltaico está sujeta, principalmente, a la calidad de silicio que contiene. Principalmente existen 3 tipos de paneles que se diferencian entre sí por su calidad (por la pureza de su silicio) y su fabricación.

Monocristalino de silicio

Son los paneles solares más potentes y eficientes disponibles en el mercado. También son los que tienen precios más elevados. En su fabricación se utiliza el proceso Czochralski con el que se consiguen bloques cilíndricos de silicio muy puros.

Las celdas fotovoltaicas están recortadas en sus cuatro lados para así elaborar las láminas de silicio. Un diseño que principalmente se hace así para reducir los costes de fabricación. Son el tipo de panel solar que más vida útil posee, con garantías de hasta 25 años.

panel solar monocristalino

Policristalino de silicio

El silicio no es tan puro ni tan caro como en los paneles fotovoltaicos monocristalinos, ya que en este caso no se emplea el método Czochralski. Su fabricación consiste en verter silicio en bruto en un molde cuadrado donde se enfría para poder partirlo en láminas formadas por pequeños cristales de silicio. Un proceso más sencillo, pero menos eficiente que los paneles solares monocristainos de silicio.

Al ser menos eficientes se requiere de más espacio para igualar la eficiencia de los monocristalinos. Así que, si no cuentas con demasiado espacio para poner paneles solares en tu hogar, los paneles policristalinos puede que no sean tu mejor opción.

panel solar policristalino

Panel fotovoltaico de capa fina

Es el panel solar doméstico por excelencia, debido a que es el más barato de los citados hasta el momento. Su bajo coste respecto a los tipos de paneles solares anteriores se debe a que su fabricación es más sencilla, ya que no se emplea un silicio tan puro para las celdas fotovoltaicas.

Aunque su fabricación es más barata, su instalación es más cara porque necesita de estructuras más complejas. A pesar del coste de instalación, sigue siendo la opción más económica de las tres.

Los paneles fotovoltaicos de capa fina son flexibles, ya que tienen una apariencia homogénea y se adaptan a diferentes superficies. Sin embargo, también requiere de un gran espacio para que su eficiencia pueda competir con la que ofrecen los paneles fotovoltaicos monocristalinos. Una de sus principales desventajas es que suelen desgastarse muy rápido por lo que los usuarios tienen que tener presente el reciclaje de los paneles solares una vez finaliza su vida útil.

Panel solar de capa fina

Cómo elegir el mejor panel solar

Tras explicar los diferentes tipos de paneles solares que podemos encontrar en el mercado, vamos a centrarnos en algunos consejos que podrán ser útiles a la hora de elegir el panel solar que mejor se ajuste a tus necesidades.

Número de células y tensión

Si pretendemos hacer un proyecto de autoconsumo fotovoltaico es importante saber el número de células que tiene una placa solar si queremos emplear baterías fotovoltaicas para almacenar la energía.

Para instalaciones de autoconsumo lo normal es que los paneles cuenten con 36 células (12V) o 72 células (24V). Dependiendo de la capacidad de la batería seleccionaremos una opción u otra.

Potencia de salida

Un dato determinado por la capacidad que tiene un panel solar de obtener energía eléctrica a través de la energía solar que recibe. Este valor nos sirve para poder comparar dos paneles que tengan las mismas dimensiones y decantarnos por el que mayor potencia de salida tenga.

Eficiencia

En los paneles solares de alto rendimiento, generalmente los más caros, se recalca el porcentaje de eficiencia. A mayor eficiencia, mayor es la potencia del panel solar.

En el caso de los paneles solares monocristalinos de silicio la eficiencia está comprendida entre el 15% y el 21%. En los policristalinos entre un 13% y un 16% y en los de capa fina entre un 7% y un 13%.

Coeficiente de temperatura de potencia

Los paneles solares policristalinos funcionan bastante en peor en condiciones de altas temperaturas. El coeficiente de temperatura de potencia determina la potencia de salida que desperdicia el panel solar por cada grado por encima de los 25ºC. Un aspecto a tener en cuenta si vivimos en zonas en las que en verano o primavera se alcanzan altas temperaturas.

anel solar en vivienda

El panel solar adecuado para el hogar

Una vez explicados los tipos de paneles y los elementos importantes que tenemos que tener en cuenta relacionados con la ficha técnica y características de un panel solar, nos quedaría por destacar, en términos generales, qué panel solar es más adecuado para un hogar.

Las placas solares que se recomiendan para una vivienda son, generalmente, paneles solares policristalinos porque no cuentan con una diferencia muy relevante frente a los monocristalinos y son más económicos.

Es conveniente optar por paneles monocristalinos si tu hogar cuenta con problemas de espacio o está ubicado en una zona con temperaturas excesivamente altas. Los paneles solares de capa fina también son recomendables para un uso doméstico, sin embargo, se requiere de más superficie para generar la misma energía que con un panel policristalino o monocristalino. A pesar de los consejos aquí expuestos, siempre es recomendable consultar con un profesional y que haga un estudio específico de las características de tu vivienda.

¡Sé el primero en comentar!