Tarjeta de débito vs crédito: ¿cuál es mejor para comprar online?

A la hora de realizar compras online, se aceptan una gran modalidad de pagos mediante plataformas intermediarias como PayPal o Bizum, empresas que se dedican únicamente a trabajar como ‘puente’ entre el comprador y el vendedor, pero muchas otras tiendas online y plataformas de e-commerce solamente aceptan pago con tarjeta o bien es el cliente el que se decide por tarjeta de crédito o débito.

Llegados a ese punto, conviene preguntarnos si es mejor usar la tarjeta de crédito o la de débito para esas compras online. Tanto desde el punto de vista de la comodidad de uso, como por temas de seguridad, una puede colocarse por encima de la otra, pero expertos en finanzas tienen clara su elección.

Ventajas e inconvenientes de la tarjeta de débito

La tarjeta de débito es probablemente la que todo el mundo ha usado por primera vez en la vida. Sus características son sencillas, simplemente es un medio de pago que se limita a la cantidad de efectivo disponible en la cuenta.

De este modo, no genera endeudamiento y en la mayoría de entidades financieras su uso no conlleva ningún tipo de comisión, ya que el banco o caja no nos está facilitando dicho dinero, sino que era nuestro por derecho antes de realizar el pago de la compra y solo estamos disponiendo de ello en la transacción.

Tarjeta de débito

Tarjeta de débito

Para el tema de la seguridad ante un posible fraude o robo de datos al pagar, es generalizada la creencia de que son mejores para pagar vía Internet ya que, en caso de ser usada sin consentimiento, el número de dinero invertido será finito. Habrá un tope que será nuestro propio saldo en cuenta corriente.

Sin embargo, por esto mismo expertos como Matt Schulz, un experto en tarjetas bancarias que trabaja para la empresa de préstamos estadounidense LendingTree, considera que es la peor opción, ya que, efectivamente, estarán robando dinero real:

“Si alguien obtiene la información de tu tarjeta de débito y la usa de manera fraudulenta, está robando dinero real de una cuenta real. Lo más probable es que recuperes ese dinero, pero puede tomar un poco de tiempo, y si tienes facturas que vencen antes de que recuperes ese dinero, puedes estar en una situación realmente difícil”.

Ventajas e inconvenientes de la tarjeta de crédito

En el caso de las tarjetas de crédito hablamos de que es el banco el que concede un crédito —de ahí su nombre— y nos adelanta el dinero para la compra que realicemos, con diferentes formas de devolución: revolving, cuota fija, pago a final de mes, etc. Evidentemente, por la prestación de estos servicios y poner dinero de su propio bolsillo en primera instancia, el banco más tarde recuperará la deuda y con intereses.

El principal inconveniente, tanto en la salud de tus finanzas como ante el imprevisto de una usurpación de identidad por la que compren con tu tarjeta, es el mismo: el límite de posibles compras se dispara, se genera una deuda y la cantidad puede ser infinita en el extraño caso de no tener límite, o, más frecuentemente, agotar toda la línea de crédito acordada con la entidad financiera, generalmente entre 600 y 3.000 euros por tarjeta.

En el primer caso, solamente os podemos recomendar comprar de forma acorde a vuestras posibilidades económicas. En el segundo, sin embargo, tendríamos que preocuparnos algo menos que si pagásemos con una tarjeta de débito. Aunque la deuda adquirida en un primer momento va a ser asignada a nosotros, una vez que se demuestren que ciertas compras han resultado ser fraudulentas, será el banco el que ha perdido momentáneamente su dinero.

Pago de compras online

Deberíamos usar tarjeta de crédito siempre que sea posible.

Se entiende que en dicho caso siempre va a resultar más sencillo que finalmente consiga rastrear el origen de la compra y pueda llegar a cancelar todo el proceso completo, permitiendo incluso que se pueda llegar a denunciar al ciberdelincuente que cometió el delito.

“En caso de duda, definitivamente es más seguro y menos arriesgado usar crédito en la mayoría de los casos”.

Otra de las grandes ventajas de pagar (en fecha y forma) con tarjeta de crédito es que irá incrementando la puntuación crediticia con vuestra entidad financiera, lo que puede servir de cara al futuro en caso de necesitar solicitar préstamos personales o hipotecas.

¡Sé el primero en comentar!