Todo lo que no puedes hacer con Windows 10 sin activar

Software

Con el paso del tiempo hemos visto cómo Windows 10 se ha convertido en el sistema operativo más utilizado en ordenadores de todo el mundo. Su diseño, el conjunto de funciones con las que cuenta, así como su gran rendimiento y estabilidad, ha hecho que cada vez sean más los usuarios que confían en el sistema. Sin embargo, el hecho de que cualquiera pueda probar Windows 10 de forma gratuita, ha sido uno de los mayores responsables del gran éxito del sistema. Ahora bien, existen muchas dudas sobre qué es lo que puedo hacer y lo que no con Windows 10 sin activar.

Lo cierto es que a día de hoy todavía existen grandes dudas sobre si es posible tener Windows 10 sin activar o no y qué limitaciones ofrece en cuanto al tiempo de uso y funciones disponibles. Algo que vamos a tratar de aclarar a continuación. Eso sí, antes de nada, vamos a ver cómo funciona el modelo freemium de Windows 10.

Windows 10 sin activar

¿Puedo tener Windows 10 gratis o sin activar?

Si nos vamos a la página oficial de Microsoft Store, veremos que Windows 10 Home tiene un precio de 145 euros, mientras que la versión Pro sube hasta los 259 euros, por lo tanto, ante la pregunta de si Windows 10 es gratis, podríamos decir que obtener el sistema con su licencia de forma individual tiene ese coste.

Ahora bien, existen otras alternativas para tener Windows 10 de forma totalmente gratis. Por ejemplo, si somos usuarios de Windows 7 o Windows 8.1, todavía podemos actualizar a Windows 10 gratis. Si compramos un ordenador y éste cuenta ya con el sistema de Microsoft instalado, no tendremos que comprar ninguna licencia para poder hacer uso de él.

No obstante, existe la posibilidad de tener Windows 10 instalado en nuestro equipo pendiente de su activación. Es decir, aunque durante el proceso de instalación se nos solicitará que introduzcamos su clave de producto, es un paso que nos podemos saltar para realizar una activación posterior, incluso puede que no lo activemos nunca. También es conveniente recordar que podemos activar Windows 10 con una clave de producto o licencia digital. Por si fuera poco, también podemos echar mano de las claves genéricas de Windows 10 para activar el sistema. Unas claves, que podemos conseguir también de forma gratuita.

Windows 10 sin activar

Por lo tanto, como podemos ver la permisividad de Microsoft ha ido en aumento con el paso de los años. Si recordamos, Windows XP únicamente se podía usar sin activar un plazo máximo de 30 días, momento a partir del cual era imposible seguir utilizando el sistema.

En Windows Vista Microsoft introdujo la opción de poder seguir usando el sistema después de esos 3 días pero con una funcionalidad limitada. Posteriormente, en Windows 7 la cosa pegó un gran cambio y después de pasar el período de prueba, cada cierto tiempo aparecía una ventana que nos recordaba que teníamos que activar el sistema junto con un mensaje en la barra de tareas.

Un comportamiento similar tenía Windows 8.1, ya que se mostraba un mensaje en pantalla para que activasemos el sistema, además de desactivar las opciones de personalización. Con Windows 10 el tiempo de prueba es ilimitado a día de hoy y lo único que vemos es un mensaje en la parte inferior derecha indicando que para activar el sistema debemos ir a la página de configuración. Eso sí, hay ciertas limitaciones en lo que a funcionalidad se refiere.

Limitaciones a la hora de usar Windows 10 sin activar

Tiempo de uso

Por suerte, Microsoft no establece ningún límite en lo que al tiempo de uso se refiere, por lo tanto, actualmente es posible usar Windows 10 sin activar de forma ilimitada. El rendimiento del sistema no se verá afectado y podremos usarlo para trabajar, navegar por Internet, ver contenido multimedia o jugar sin ningún problema. Además, seguiremos recibiendo parches de seguridad y correcciones.

Funciones no disponibles o limitadas

Si optamos por utilizar Windows 10 sin activar, lo primero que nos vamos a encontrar es con un mensaje que nos estará recordando continuamente que podemos activar el sistema desde la página de configuración. Eso sí, después de un tiempo nos acostumbraremos a ver ese mensaje y no nos supondrá mayor problema.

Windows 10 sin activar

Ahora bien, a pesar de poder usar el sistema al máximo rendimiento, hay ciertas funciones a las que no tendremos acceso por el simple hecho de no haber activado el sistema. Funciones que sobre todo afectan a la personalización del sistema, por lo que, por otra parte no son importantes para su funcionamiento, como son:

  • Opciones de personalización de la página de Configuración: El hecho de usar Windows 10 sin activar hace que nos encontremos con ciertas opciones de la página de Configuración inaccesibles, sobre todo aquellas que tengan que ver con la personalización del sistema.
  • Aplicar temas personalizados: Una de las maneras de personalizar nuestro escritorio es a través de los temas. Sin embargo, esto va a ser algo limitado en estas circunstancias. No podremos aplicar temas personalizados.
  • Modificar lo colores del sistema: El simple hecho de modificar los colores del sistema tampoco será posible cuando hagamos uso de Windows 10 sin activar.
  • Fuentes del sistema: Al igual que no podremos cambiar los colores del sistema, tampoco podremos modificar o instalar nuevas fuentes.
  • Configuración del menú Inicio: Otro de los elementos que más opciones de personalización admite es el menú Inicio, algo que tampoco podremos hacer con Windows 10 sin activar.
  • Cambiar el fondo de la pantalla de bloqueo: El simple hecho de cambiar la imagen de fondo de la pantalla de bloqueo tampoco será posible.
  • Cambiar el fondo de escritorio desde la página de Configuración: Lo mismo ocurre si queremos cambiar el fondo de escritorio desde la página de Configuración. Ahora bien, si lo hacemos a nivel de archivo si que podremos.
  • Servicios de sincronización: Si usamos una cuenta de Microsoft (Outlook o Hotmail) para sincronizar archivos y configuraciones entre equipos, Windows 10 no permitirá este tipo de conexiones mientras esté desactivado. Por lo tanto, no vamos a poder utilizar los servicios de Cuentas de Microsoft para sincronizar ajustes entre dispositivos.
  • Acceso a algunas opciones de configuración de la barra de tareas: Junto al menú Inicio, otro de los elementos que más personalizaciones recibe por parte de los usuarios del sistema es la barra de tareas. Sin embargo, es algo que no podremos hacer sin tener el sistema debidamente activado.

Si se entra en el programa de Insider y activamos la posibilidad de recibir versiones de prueba en nuestro ordenador, automáticamente nuestro Windows 10 se activará. Se supone que todas estas restricciones quedarán eliminadas, pero lo cierto es que contaremos con versiones del sistema que son más inestables que cualquiera de las versiones finales. En ese caso, siempre puede resultar mejor opción hacer uso de las keys genéricas para activar el sistema de forma totalmente gratis.

Escrito por Roberto Adeva

Fuente > ADSLZone