Baterías verticales para mejorar la eficiencia de los coches eléctricos

La innovación en los vehículos de nueva generación está a la orden del día. Por esto, y para mejorar la eficiencia y el peso, ha sido la empresa Page-Roberts quien presentó una idea que podría ser la solución para uno de los puntos flacos de los coches eléctricos, y es la colocación de baterías verticales cambiando la ubicación y orientación del paquete. Una propuesta que podría ganar enteros en muchos aspectos.

Los fabricantes de vehículos eléctricos se han decantado por el chasis tipo monopatín como forma preferida de integrar una batería en un vehículo eléctrico. Estas plataformas reducen el peso y eliminan el volumen de los compartimentos de pasajeros y de carga. Es por esto que los de Page-Roberts creen haber encontrado una forma más eficiente, afirmando que su diseño de apilar las baterías verticales puede aumentar la autonomía de los coches eléctricos.

Las baterías verticales mejorarán el diseño del coche

La inclinación de los fabricantes por colocar las baterías debajo del suelo se ha hecho como una forma conveniente de empaquetar suficiente energía de la batería para un rango aceptable. Como resultado de ello, se consigue un centro de gravedad más bajo y, por tanto, una mejora de la estabilidad.

Los inconvenientes de esto son la altura y peso adicionales y las complejidades estructurales de la carrocería. Así como una distancia entre ejes a menudo extendida. De ahí que las baterías verticales sean ahora una alternativa cada vez más en firme. Se trata así de cambiar la ubicación y orientación del paquete de acumuladores posicionándolo en forma vertical dentro del habitáculo.

Estas, entre ambas filas de los asientos, tendría el potencial de poder viajar un 30% más con una carga, o bien usar una batería más pequeña para mantener un rango similar a los niveles de hoy día. También, y en base a los datos contrastados con Page-Roberts, los costes de fabricación podrían reducirse hasta en un 36% de llegar esta idea a una fabricación en serie.

Las baterías de la start-up británica de Page-Roberts, como se representa en la imagen, ocuparían la mitad de la altura del vehículo. Esto permitiría bajar su altura, y al mismo tiempo, mejorar el diseño del coche. Los diseñadores tendrían más flexibilidad a la hora de redefinir el exterior del coche.

La practicidad del interior, limitada

A su vez, y para evitar que interfiera en el espacio o que pueda ser una molestia, Page-Roberts gira los asientos traseros para que queden orientados hacia atrás. Así, el paquete de baterías verticales está inclinado para encajar mejor entre los asientos reclinados. Según explican, hacer que la batería encuentra hueco dentro del propio habitáculo mejoraría también el diseño del coche, así como la experiencia del usuario.

Asientos baterías verticales coches eléctricos

Sin embargo, a la vez, esta propuesta de baterías verticales -que está en desarrollo- tiene algún que otro inconveniente. Y es que esta disposición podría hacer que la practicidad del interior se vea limitada, ya que los acumuladores se interponen como una barrera física entre los pasajeros de la filas delantera y trasera. Ello podía generar una altura de los asientos menor y una distancia entre ejes más corta, por lo que solo sería viable en modelos más deportivos.

La empresa afirma que esta posición reduce la exposición a los impactos, ahorrando entre 35 y 75 kg de materiales de la estructura de choque. Este aligeramiento estructural se combina con el ahorro de peso y la mejora de la aerodinámica, lo harían por aumentar la eficiencia general del vehículo.

Viable para modelos deportivos

Con este nuevo concepto ya patentado por la firma, se apuntan con ellas varios puntos a hacer frente, como su ahorro energético o su diseño más bajo para el automóvil. Asimismo, y centradas para los que pueden ser ciertos modelos, entre ellos los deportivos, existen factores que podrían jugar en su contra que los responsables no han aclarado.

Por ejemplo, el sistema de refrigeración. Este, normalmente, se ubica debajo de la batería, al igual que tampoco se ha hablado de la célula de seguridad que protege la misma. Una solución ingeniosa que también obliga a cambiar radicalmente el diseño de los interiores, por lo que la modularidad que se vende quedaría de lado.