Cupra sorprende convirtiendo su modelo estrella en un deportivo del futuro

Cupra sabe muy bien que la electrificación es el futuro. Es por eso que ya la marca propia independiente ‘premium’ ha optado por hacer de la nueva versión eléctrica de uno de sus modelos su modelo estrella de cara a los próximos años. Un concepto con aires futuristas que se antoja como la gran baza para los nuevos modelos que están planteándose desde la casa de Zwickau, en Alemania.

Cupra materializa su cambio de aires

Hace tiempo que la firma de Cupra es una marca independiente de su creadora, Seat, y su enfoque es en esencia el mismo que cuando hacían modelos de los segundos. Está orientada a modelos deportivos, pero no van a entrar en el segmento de los roadster, de los cabrio o, en definitiva, de modelos deportivos como tal.

Es lo que hemos visto con el planteamiento que ha sorprendido a todos en la casa de Martorell (aunque ahora estos se fabrican en la planta alemana de Zwickau), y que representan un cambio de aires por el que ha hecho las delicias de los amantes de la marca. Y no es para menos.

En líneas generales, como tal, se puede decir que es un cambio de filosofía por parte de la marca, también porque ya han decidido que sus planes pasan por la electrificación íntegra de cara al 2030. Un efecto del que mismamente también se decantaron los de Seat. Sin embargo, este nuevo concepto poco tiene que ver con los anteriores, y mucho menos envidiar a otros. Se trata, en definitiva, del Tavascan.

Cómo es

Todo comenzó en 2021 con la llegada del Born, el primer eléctrico de Seat-Cupra, y del que ahora seguirá con el ya anunciado Tavascan. Pero ya en 2024 se incorporará un tercer modelo eléctrico antes de que en 2025 aparezca la versión definitiva del UrbanRebel que Cupra presentó en anterior salón IAA Mobility 2021 de Múnich.

De este modo la marca tiene libertad de movimientos como fabricante independiente dentro del grupo, autonomía total para diseñar creaciones propias con una plantilla específica y cuerpo directivo que no ha parado de crecer. Por ello, el denominado como Cupra Tavascan no tiene hoy influjo de ningún otro automóvil del mercado, aunque sí se pueda ver en él una radical evolución del Formentor.

Cupra Tavascan

El mismo está basado en la plataforma MEB (Modular Electric Drive Kit) de Volkswagen, una en la que, según el fabricante alemán, se podrán ajustar el diseño a una gran cantidad de formatos, baterías y motores. Y en ello se ha querido beneficiar la marca ‘premium’. Destaca por una variedad intensa de detalles, pero sobre todo por un exterior futurista donde el frontal destaca su logo junto al nombre de la marca, ubicados encima y debajo de una gran parrilla con rejillas de ventilación frontales que, según la compañía, ayudarán a mejorar la aerodinámica y aumentar la autonomía.

450 km y 225 kW de potencia total

Presentado inicialmente como un concept car, bajo su capó se sitúan dos motores eléctricos, que no solo aseguran un esquema de tracción total, sino que también ofrecen una potencia máxima de 225 kW (el equivalente a 306 CV). Así las cosas, no nos extraña que anuncie una aceleración de 0 a 100 en 6,5 segundos.

Por su parte, la encargada de alimentar al sistema es una batería de iones de litio, de 77 kWh de capacidad, que en el momento de su presentación, se presenta para ofrecer una autonomía de 450 kilómetros. Asimismo, tal y como anunciaron, muchos de los detalles del concept se ‘reconvertirán’ a la hora de dar formar al modelo definitivo, el mismo que servirá de base para participar en la competición de rally-raid de la Extreme-E. Pero desde luego, es una base infinitamente buena para lanzar un nuevo SUV coupé y eléctrico, de corte deportivo.

Cupra Tavascan eléctrico cómo es

¡Sé el primero en comentar!