Brecha digital : Alternativas para llevar la banda ancha al medio rural

Brecha digital : Alternativas para llevar la banda ancha al medio rural

Redacción

Uno de los grandes retos de la Agenda Digital Europea prevista para 2020 es que el 100% de los ciudadanos de la Unión accedan a conexiones de banda ancha de al menos 30 megas. Sin embargo, en nuestro país todavía se cuentan por miles los hogares que no pueden conectarse a la banda ancha por lo que se necesitan alternativas para acabar con la llamada brecha digital.

El pasado mes de junio conocíamos un informe publicado por Eutelsat en el que se afirmaba que 690.000 hogares de nuestro país no tienen la posibilidad de acceder a Internet a través de conexiones de banda ancha y 730.000 familias sólo pueden conectarse a velocidades inferiores a 2 megas. Las cifras son realmente preocupantes, e implican a zonas rurales o pequeños núcleos de población donde la inversión privada para desplegar redes es inexistente.

Ante esta realidad, el Gobierno aseguró que con su plan en el que se incluye la banda ancha de 1 mega dentro del servicio universal, el 99% de la población española podrá navegar en 2012 a través de conexiones de banda ancha, al considerarse a día de hoy un servicio básico y necesario.

Visto el lento -o directamente inexistente en algunas zonas- despliegue de redes fijas, la alternativa para acabar con la brecha digital pasa por las conexiones inalámbricas o las conexiones vía satélite. El blog de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) así lo refleja en una de sus entradas, en la que explica los beneficios de estos dos tipos de conexiones.

La cada vez más demandada banda ancha móvil podría ser la primera opción a corto plazo para ampliar la cobertura a estos hogares en exclusión digital. La banda ancha rural cada vez apuesta más por este tipo de conexiones como son las LMDS o WIMAX, aunque no se ha conseguido alcanzar el rendimiento esperado debido a factores como la distancia respecto a las antenas, el terreno o la meteorología. Iberbanda, Eurona, Banda Ampla o Clearwire han sido las principales compañías que han impulsado estos despliegues.

Por otro lado tenemos la banda ancha a través del satélite. La mayor estabilidad es su punto fuerte, pero la necesidad de la instalación de una antena en los edificios para recibir la señal es su principal hándicap. Desde compañías como Eutelsat se insiste en que estas conexiones son la "solución inmediata para sumergir a más europeos en la sociedad del conocimiento" y ya han hecho un llamamiento para que el Gobierno las tenga en cuenta a la hora de solucionar este problema que afecta a miles de españoles.

Por su parte, el Gobierno se encuentra en pleno desarrollo de la banda ancha rural con un programa de inversiones y subvenciones para que los más de 10.000 núcleos de población en España que no acceden a banda ancha puedan hacerlo en el plazo previsto. ¿Serán fundamentales la banda ancha móvil y la proporcionada a través de satélite las idóneas para acabar con este problema?