iPad 3 podría lograr un rendimiento cinco veces superior al iPad 2

Apple pretende continuar trabajando con Imagination Technologies, la compañía que tiene en sus manos la serie 6 de su majestuoso chip gráfico. La compañía norteamericana se sumaría a las otras cinco compañías que han solicitado el nuevo producto de Imagination, entre las cuales, también se encuentra ST-Ericsson y Texas Instruments.

Si de algo se caracteriza la marca Apple es de que la compañía es capaz de hacer que se esté hablando continuamente de sus productos, salgan o no a la venta, existan o dejen de existir. Ninguna compañía genera tantos comentarios, noticias y rumores en torno a sus productos, tanto para bien, como para mal. Tan querida como odiada, la famosa manzana es casi siempre noticia, principalmente gracias a dos franquicias: iPhone y iPad.

Y es que al lanzamiento de un nuevo modelo, le siguen, casi de inmediato, los primeros rumores sobre su sucesor. Primero le tocó el turno a iPhone 5 (e incluso se habla ya del iPhone 6), y ahora es momento de hablar del iPad 3. Y es que un nuevo rumor ha comenzado a circular por la red, a raíz de su publicación en el portal MacRumors, donde se afirma que Apple se habría puesto en contacto con Imagination Technologies para poder aplicar su último modelo de GPU, presumiblemente en sus futuros productos, tanto iPhone 6 como iPad 3.

La colaboración entre ambas compañías no sería nueva, ya que Imagination Tech suministra actualmente el chip PowerVR SGX543MP2 al iPad 2. Pero los planes de Apple para su nueva tableta, con la que quieren mantener la hegemonía en el sector, pasan por la continuación de los trabajos con la compañía punta en su materia.

Apple está trabajando para poder alcanzar una resolución de 2048 x 1536 píxeles en su pantalla Retina Display; una ambiciosa meta que sólo se puede alcanzar a través de un sistema gráfico de última generación, algo que se espera de la nueva serie 6 de los PowerVR de Imagination Tech.

Y si este nuevo producto resulta al menos igual que su predecesor (el aplicado al iPad 2), podría permitir a la futura tableta de Apple un rendimiento hasta cinco veces superior a su predecesora, tal y como ya ha hecho la actual iPad 2 con respecto a la tableta original.