Europa potencia su inversión para lograr que la velocidad mínima en 2020 sea de 30 megas

El compromiso de la Comisión Europea con la banda ancha parece firme. Al menos eso se desprende de los últimos datos aportados por Bruselas, que confirman que durante el año 2010 aprobó ayudas estatales por valor de 1.806 millones de euros en todo el continente, lo que supuso más de 4 veces las ayudas en 2009. El objetivo es hacer que la velocidad mínima en 2020 sean 30 megas.

En mayo del pasado año la Comisión Europea publicaba su objetivo para el futuro a largo plazo. En todo el continente se navegaría a 30 Mbps en el año 2020 y al menos la mitad de los ciudadanos lo harían a velocidad ultrarrápida, concretamente a 100 Mbps. Para ello, el órgano comunitario anunció su colaboración con los operadores y los estados miembros y en las últimas horas dio a conocer la inversión realizada en 2010.

El pasado año fue el más destacado en subvenciones comunitarias para el desarrollo de las conexiones de alta y muy alta velocidad, ascendiendo el total de lo concedido a 1.806 millones de euros. Esto supone que la CE ha cuadruplicado la cantidad respecto a 2009 (406 millones de euros) y ha confirmado que Bruselas ha tomado conciencia en este sentido. El año en el que más había invertido en la última década fue 2006 con un total de 579 millones de euros, mientras que en años como 2003 sólo invirtió 30 millones.

Subvenciones para España

Estos fondos fueron repartidos en forma de 20 medidas de las cuales 3 fueron a parar a nuestro país. Concretamente, el órgano comunitario colaboró en España con el despliegue de fibra óptica en Cataluña, concretamente, con el proyecto de un nuevo operador neutro de banda ancha que prepara la Generalitat de Cataluña denominado Xarxa Oberta. La Región de Murcia y su infraestructura también fueron subvencionadas desde Europa y se colaboró con los subsidios del programa nacional Avanza.

Hasta 2010 se había colaborado en la potenciación de la banda ancha rural en nuestro país (2005) aunque su inversión apenas ha sido potenciada desde entonces por el sector privado. También ayudó Bruselas en el desarrollo de la televisión digital, móviles y banda ancha en 2008, mientras que en 2009 se colaboró con proyectos de banda ancha en Asturias.

La banda ancha rural y la banda ancha ultrarrápida son dos de las asignaturas pendientes en nuestro país. Por lo que respecta a esta última, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, anunció una mejora para este año con un "marco más adecuado" para que los operadores inviertan en redes de última generación que permitan conexiones de alta velocidad a los usuarios ya que sólo 3 de cada 1.000 internautas españoles acceden a Internet con conexión ultrarrápida. Asimismo, anunció que en 2011 se invertirán 133 millones de euros para intentar alcanzar el objetivo marcado de 30 megas para todos en 2020.