Compañía telefónica reclama 175.000 euros a un cliente por haber usado su móvil durante seis días

Mes de pesadilla el que está viviendo un vecino de la localidad valenciana de Torrent a causa de su compañía telefónica. Esta le reclama dos facturas por importes astronómicos. En la última de ellas el operador exige el pago de 174.443 euros por haber utilizado supuestamente su teléfono móvil del 12 al 18 de septiembre.

Rafael Llácer, que así se llama el afectado, ha denunciado a su compañía telefónica por haber recibido unas facturas con cantidades poco imaginables. La factura del mes de agosto ascendió a casi 31.000 euros ante la estupefacción de la víctima de este supuesto error por parte del operador o de algún delincuente que hubiese realizado una copia de su tarjeta, como así se le ha señalado desde la compañía.

La mayoría de la cantidad exigida se debe a supuestas conexiones a Internet. Según publica Levante-EMV, en la mensualidad de agosto 76 euros son por gasto telefónico, 18 euros por mensajes y 26.098 euros por consumo de datos. Sólo por el IVA le reclaman 4.715 euros. "Es imposible, yo nunca he utilizado Internet en el móvil. La única compra que he hecho es la de la canción del Mundial de Shakira, que me costó 1,05 euros", asegura Llácer.

Además, según asegura el afectado, su compañía le ignora en sus reclamaciones. "Pasan de mí completamente, he llegado a hacer hasta 470 llamadas a los teléfonos de información y incluso me han llegado a decir que pague la factura a plazos. Esto es de locos", declara Rafael, quien ha presentado una denuncia ante el juzgado de Torrent y la Oficina del Consumidor de la Generalitat para que investiguen "esta injusticia" ya que se reafirma en que nunca se ha conectado a Internet desde su móvil.

Llácer evidencia el error poniendo de ejemplo el consumo facturado en su primer mes con esta compañía: 26,06 euros. De ahí saltó a los citados 31.000 euros pero para mayor escarnio, el pasado 18 de septiembre su operador le cortaba la línea por "exces de consumo" al haber facturado nada menos que 174.443 euros desde el 12 de septiembre al día en que le cortaban la línea.

A falta de una resolución, no es la primera vez que las compañías telefónicas incurren en estos supuestos errores que evidencian la desprotección que sufren los usuarios ante los operadores en muchos casos. De hecho, este tipo de reclamaciones (aunque no con cantidades tan escandalosas por lo general) suponen un importante grueso de las quejas de los clientes contra las compañías de telecomunicaciones.