Acer reconoce las bajas ventas de Windows 8 y pide paciencia

Acer reconoce las bajas ventas de Windows 8 y pide paciencia

Redacción

Acer, uno de los fabricantes que ha apoyado a Microsoft y su nuevo Windows 8 desde su estreno, ha querido mostrar su cara más paciente. Aunque admite que el inicio en las ventas del nuevo sistema ha sido muy bajo, la compañía cree que hay que darle tiempo para que se asiente en el mercado.

Microsoft no es la única que pide calma en el arranque de Windows 8. La firma de Redmond ha encontrado en Acer un aliado no solo a la hora de incorporar su nuevo software en sus últimos equipos, sino que se ha sumado al mensaje en el que se intenta transmitir una sensación de tranquilidad a pesar de las pobres ventas iniciales de la plataforma.

Jim Wong, presidente del fabricante asiático, ha aprovechado una entrevista en Digitimes para calificar el estreno del sistema operativo. Aunque no se han dado cifras específicas de las ventas de Windows 8, entre las compañías se reconoce que las ventas de ordenadores con esta plataforma son muy escasas. Si hablamos de tabletas, los dispositivos para los que va destinado el entorno táctil del sistema, las cifras son aun más discretas como se puede comprobar con la propia tableta de Microsoft, Surface, que apenas ha tenido demanda.

Wong considera que su tardío lanzamiento (26 de octubre) ha provocado que los fabricantes tuviesen muy poco tiempo para promocionar sus equipos en Navidad. Además, en su opinión, los usuarios tampoco han tenido tiempo para sentirse atraídos por el sistema operativo en los últimos meses, un punto de vista que choca si nos atenemos a que durante el último año ha sido posible la descarga de varias versiones preliminares del software.

La interfaz de W8 también es otro de los aspectos que trata en la entrevista. «En el pasado los analistas acusarían a Windows de falta de innovaciones. Incluso con sus nuevas características ha sido recibido con pesimismo, ya que algunos consideran que la nueva interfaz y el control táctil retrasarán considerablemente la adopción por parte de los usuarios», explicó Wong. «No obstante, las compañías deben tomar sus riesgos a la hora de introducir novedades y todavía es muy pronto para saber si Windows 8 será un éxito o no», señaló el CEO de Acer.

Con la llegada en 2013 de equipos portátiles con pantalla táctil, Wong considera que es posible que asistamos a un aumento de la demanda de dispositivos Windows 8. Asimismo, se espera que la plataforma se consolide dentro del sector de las tabletas, donde poco a poco se lanzarán un mayor número de equipos con la versión RT con el objetivo de hacerse un hueco entre la hegemonía del iPad y las numerosas alternativas Android. ¿Hasta qué punto el tiempo dará la razón a Acer? ¿Será 2013 el año de Windows 8?