La última actualización KB4482887 de Windows 10 da problemas con videojuegos

Las actualizaciones del sistema operativo Windows 10, las que llegan en forma de parche, suele servir para resolver problemas de seguridad o de rendimiento. La última actualización de Windows 10, el parche KB4482887 con el que arrancó el mes de marzo, tenía este objetivo pero está provocando problemas. Ya han sido reconocidos por Microsoft de forma oficial, y afectan al rendimiento de los videojuegos, aunque no en todos los casos ni tampoco en la misma medida.

Esta última actualización KB4482887, el parche más reciente de Windows 10, está provocando problemas de rendimiento asociados con el ratón del ordenador en algunos casos, y el rendimiento de videojuegos en otros tantos. Además, también hay usuarios de que han alertado sobre problemas generales con los gráficos en diversos títulos. Y aunque Microsoft no ha especificado el origen del problema, o más bien el porqué, ni cuál es el tipo de videojuegos que se ve afectado, sí que ha reconocido estos problemas de rendimiento. De momento los problemas no se han resuelto y la solución es desinstalar el parche hasta que Microsoft tenga una solución oficial para el problema.

Cómo desinstalar el parche KB4482887, la última actualización de Windows 10, que está provocando problemas de rendimiento en juegos

Para poder deshacernos de una actualización de Windows 10 tenemos que acceder al Panel de Control y, desde aquí, pulsar sobre Desinstalar un programa. Una vez aquí, seleccionaremos la opción Ver actualizaciones instaladas y tendremos que localizar el parche KB4482887 dentro de este listado. Evidentemente, si no aparece es porque la actualización no se ha aplicado a nuestro sistema y, por tanto, si tenemos problemas de rendimiento en juegos podrían deberse a otras causas. Pero si aparece en el listado, sencillamente tendríamos que hacer clic derecho para que el sistema nos dé la opción de Desinstalar.

Hasta que Microsoft lance una solución para las pérdidas de rendimiento provocadas por este parche, o lo retire, deberíamos tener cuidado con las actualizaciones automáticas de Windows Update. Siguiendo estos pasos nos desharemos de la actualización, sí, pero se podría volver a aplicar de forma automática en el próximo reinicio de nuestro ordenador. Podemos parar de forma temporal las actualizaciones automáticas, pero no es recomendable porque tampoco nos llegarán el resto, y durante este tiempo podría darse una actualización de seguridad urgente que nos conviene instalar rápidamente en nuestro ordenador.