Donald Trump presiona a Apple: ‘sus precios podrían subir por los aranceles a China’

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump, a unos días de la keynote de Apple, ha publicado en Twitter en contra de la firma de Cupertino. Trump sabe perfectamente qué decir y cuándo, otra cosa es que tenga sentido lo que hace, y esta vez ha apuntado a Apple para presionar a la compañía en público, en la red social Twitter. El presidente de los Estados Unidos sugiere a Apple una solución para evitar que suban los precios, y es producir en Estados Unidos en lugar de hacerlo en China.

Estados Unidos va a presionar aún más a China, o al menos lleva tiempo amenazando con ello, a través de nuevos aranceles que afectarán al mercado internacional. Apple, aunque es una compañía de Estados Unidos, fabrica sus productos en Chinaen su gran mayoría- y, por lo tanto, es cierto que las medidas de Trump contra China podrían afectar a la compañía de Cupertino, como la propia Apple alertaba esta semana en un comunicado oficial. Ahora bien, la publicación del presidente está dirigida a presionar a la empresa. Aunque esta semana Tim Cook y Donald Trump se vieron, y hablaron esta cuestión, el presidente lanza su dardo en Twitter.

Donald Trump a Apple: ‘haced vuestros productos en China, y no en los Estados Unidos’

Donald Trump responde a la presión anterior de Apple. La firma de Cupertino ya alertó al presidente de los Estados Unidos que los aranceles propuestos pafectarían al Apple Watch, Apple AirPods, Apple Pencil y Mac Mini entre otros productos y accesorios de la empresa. La preocupación de Apple, como manifestaron, está en los 200.000 millons de dólares en importaciones Chinas que se verían gravados en mayor medida. Es algo que golpearía especialmente a Estados Unidos, y a los precios para los consumidores estadounidenses.

La respuesta de Donald Trump no se ha hecho esperar; hay una solución fácil, haced vuestros productos en Estados Unidos, y no en China. Incluso, el presidente de los Estados Unidos anima a la compañía de Cupertino a empezar a construir sus nuevas plantas de producción.

Todavía es demasiado pronto como para que Apple repercuta en el precio de sus nuevos iPhones el coste de los aranceles que están gravando a la segunda potencia económica del mundo. Sin embargo, si la escalada de tensión económica continúa entre ambos países no sería descartable que afectara a los usuarios ya que las empresas que fabrican en China tendrían que subir los precios para proteger sus márgenes. Una política de Trump agresiva que mantiene a los mercados en vilo desde el pasado mes de junio.