Microsoft asume por fin que Kinect está muerto y deja de fabricarlo

Gadgets

Microsoft es una compañía que ha tenido un éxito bastante variado en su hardware y software. Mientras que Windows es el sistema operativo de sobremesa más utilizado, sus productos de hardware no. Entre sus fracasos más recientes encontramos Zune, sus móviles Lumia, y ahora Kinect, la cámara que obligaban a comprar con Xbox One y que nadie quería.

Kinect está muerto: Microsoft dejará de fabricarlo

Y es que, si una novedad tecnológica tienes que introducirla de manera forzada y artificial a los clientes para que la utilicen, es que su futuro va a ser bastante oscuro. Esto recuerda bastante al 3D en las televisiones, que también ha acabado desapareciendo. Kinect, sin embargo, era todavía más inútil que esta función, pues apenas había juegos que lo usasen, y además despertaba bastante recelo por su violación de la privacidad. Por ejemplo, si estabas viendo un anuncio y te levantabas de la televisión, la cámara lo detectaba y la consola pausaba el anuncio hasta que volvías a sentarte.

xbox-one-kinect

A pesar de haber vendido 35 millones de unidades desde su puesta a la venta en 2010 para Xbox 360, y haber sido un éxito de ventas en 2011, este éxito no se tradujo al incluirla con la Xbox One en su lanzamiento, y Microsoft se vio obligada a dejar de incluirla. Esto supuso el principio de su muerte, y en los últimos años se ha ido avanzando el rumor de que este accesorio estaba muerto, viendo sobre todo el complejo accesorio necesario para conectarla a la Xbox One.

kinect-accesorio-xbox-one-s

Su tecnología persiste en dispositivos actuales

Este accesorio fue utilizado mucho por hackers para diversos proyectos basados en la detección de movimiento, y le sirvió a la propia Microsoft para avanzar en la creación de otros productos. Uno de ellos es HoloLens, que utiliza tecnologías de detección de profundidad de Kinect, así como en las cámaras de los portátiles compatibles con Windows Hello para identificación biométrica y reconocer caras. También los nuevos cascos de realidad mixta cuentan con tecnología que en su origen fue desarrollada para Kinect, así como las funciones de detección de voz han servido para mejorar Cortana.

Así, ha sido Fastcodesign quien ha confirmado que Microsoft ha dejado de fabricar este accesorio siete años después de su lanzamiento. En 2010 la compañía se gastó 500 millones de dólares en marketing. Gracias a su cámara con detección de profundidad, escaneo y micrófonos, podía hacer cosas como detectar cuándo nos agachábamos para que se tradujese a una acción en un juego, o permitía apagar encender o apagar la consola por voz.

En esa fecha en la que fue lanzado Microsoft y Sony estaban tratando de emular el éxito del mando de la Wii. Sony directamente copió el concepto con PlayStation Move, mientras que Microsoft apostó por Kinect. En la actualidad Kinect no tiene sentido con las gafas de realidad virtual, mientras que PlayStation Move sí encaja con PS VR. Lo más parecido que encontramos a Kinect actualmente es la nueva barra superior del iPhone X, con varios sensores y cámaras más avanzados que le están causando quebraderos de cabeza a Apple para pasar su control de calidad.

Escrito por Alberto García

Fuente > Fastcodesign