Microsoft se empeña en la seguridad de Windows 10 S descuidando otros aspectos clave

Actualidad

Hace tan solo unas semanas que el gigante del software actual, Microsoft, daba a conocer de manera oficial una nueva revisión de la última versión de su popular sistema operativo, nos referimos a Windows 10 S, innovadora revisión de la que ya se venía especulando desde hace tiempo y que en un principio se dio a conocer como Windows Cloud.

Esta es una nueva versión del sistema que, basándose en el propio Windows 10, lo cierto es que cuenta con diversos puntos diferenciadores que lo convierten en una excelente alternativa para un buen número de usuarios. Y es que la firma desarrolladora ha querido centrar este nuevo Windows 10 S en dos puntos básicos, la seguridad que aportará a los usuarios que se decanten por el mismo, así como la sencillez de uso. En un principio esta es un propuesta que se ha lanzado al mercado, bien para usuarios noveles que solo tengan los conocimientos básicos para trabajar con un PC, bien para todo aquellos que quieran un equipo sencillo, con las funciones básicas y que no tengan necesidad alguna de complicarse la vida.

La seguridad, elemento clave en Windows 10 S

Para que estos usuarios sin demasiada experiencia puedan trabajar con sus equipos sin correr riesgos referentes a infecciones con malware, estos tan solo podrán usar aquellas aplicaciones que se encuentren disponibles en la tienda oficial del sistema, la Windows Store. De este modo será, al menos en principio, imposible instalar las habituales aplicaciones Win32 que podemos descargar desde cualquier fuente de Internet para su posterior instalación en Windows. Lo llamativo del tema es que la propia firma de Redmond ha puesto limitaciones incluso en las aplicaciones de su propia tienda a las que se podrán acceder desde Windows 10 S, como acabamos de saber hace solo unas horas.

Microsoft Windows 10 S

Y es que sorprendiendo a propios y extraños, la firma con sede en Redmond hace unos días anunció que iba a poner a disposición de sus clientes, todo a través de la Windows Store, 3 distribuciones de Linux para que pudiesen ser descargadas desde la misma tienda. Por lo tanto, todo hacía pensar que esta misma disponibilidad, por lógica, también estaría presente en la nueva versión Windows S, pero por lo visto la cosa no va a ser así. Debido a que estos sistemas de código abierto hacen uso de la línea de comandos y shells, entre otros elementos, Microsoft no quiere correr riesgos para sus usuarios, en teoría noveles en todos estos temas, por lo que les bloqueará el acceso a estos sistemas en concreto.

De hecho van un paso más allá y, dando por hecho que aquellos que se decanten por usar Windows 10 S son en gran medida inexpertos, no consideran que sea necesario que estos tengan acceso a otros sistemas más avanzados como es el caso de las mencionadas distribuciones de Linux, decisión un tanto cuestionable y que seguro muchos pondrán en duda.

Un serio competidor para los Chromebooks

Hay que tener en cuenta que otra de las razones por las que los de Redmond ha presentado esta alternativa «ligera» de su sistema, es para competir con los que poco a poco están haciéndose un hueco importante en el mercado, como son los conocidos como Chromebooks, basados en el sistema operativo Chrome OS de otro de los gigantes del sector, Google. En concreto estos equipos están teniendo mucho éxito, entre otros entornos, en aquel que hace referencia a la educación, sector en el que Microsoft no quiere perder comba. Pero claro, partiendo de la base de que son precisamente los estudiantes los más propensos a probar nuevas experiencias tecnológicas, bloquearles el uso, en sus supuestos sistemas de trabajo para el día a día, de software como las mencionadas distribuciones de Linux, quizá no sea la idea más acertada en este caso.

Microsoft Windows 10 S

Todo ello hace indicar que la firma pone un gran cuidado en varios apartados relacionados con la seguridad en el nuevo Windows 10 S, pero parece no prestar demasiada atención a los fallos encontrados en el mismo como, por ejemplo, la posibilidad de actualizar esta versión «minimalista» de Windows a otra mucho más potente como es Windows 10 Pro, todo ello sin desembolsar un solo euro. Esto es algo que se puede conseguir por medio de la utilización de las tecnologías de asistencia del propio sistema operativo, algo que de lo que nos hablan con todo lujo de detalles los compañeros de SoftZone.

¿Estaríais dispuestos a usar el nuevo Windows 10 S a pesar de las restricciones de uso y funcionalidades de las que hace gala?

Escrito por David Onieva

Fuente > ADSLZone