Por qué el iPhone 6 Plus no es un verdadero phablet

Por qué el iPhone 6 Plus no es un verdadero phablet

Carlos González

El pasado mes de septiembre se producía la presentación oficial y el lanzamiento al mercado de los nuevos iPhone 6 y iPhone 6 Plus. El segundo es la entrada de Apple, por primera vez, en el mercado de los tabletófonos o phablets. Y es considerado así por el tamaño de su pantalla -5,5 pulgadas de diagonal-. Pero, si miramos a la competencia… ¿Por qué el iPhone 6 Plus no es un phablet?

La compañía de Cupertino ha querido demostrar, con el lanzamiento del iPhone 6 Plus, que ha escuchado por fin a las peticiones de sus consumidores. Este terminal estaba planteado como la evolución de «la Apple tras Steve Jobs», el cofundador de la compañía de la manzana mordida que, hace varios años, se mofó sin reparo de la gama Galaxy Note de Samsung. Ahora, varios años después y con Apple ya en este mercado, es Samsung la que se mofa de Apple y con razón, demostrando que la experiencia desde el Samsung Galaxy Note original ha convertido a su cuarta generación en un terminal muy superior al iPhone 6 Plus.

No se trata de especificaciones técnicas, potencia y demás. No es la «guerra de especificaciones técnicas» lo interesante en la comparativa entre el iPhone 6 Plus y el Samsung Galaxy Note 4. No, porque estamos hablando de equipos catalogados como «tabletófonos», teléfonos inteligentes que salen de la media en cuanto a diagonal de pantalla. Y es que, aunque ya son muchos los que alcanzan las 5,5 pulgadas, el iPhone 6 Plus y algunos de sus homólogos no son «phablets puros».

Samsung-Galaxy-Note-4-vs-Apple-iPhone-6-Plus-TI

iPhone 6 Plus: poco más que una pantalla grande

Estaremos de acuerdo en que la potencia del chip Apple A8 es realmente elevada, y que la cámara del terminal ofrece una calidad de imagen espectacular, y que la pantalla tiene una calidad extraordinaria. Vale, pero la cuestión que nos ocupa es el iPhone 6 como tabletófono. Mientras que Samsung diferencia su Galaxy Note 4 -5,7 pulgadas- del Samsung Galaxy S5 -5,1 pulgadas- y otros modelos y lo define como verdadero tabletófono, Apple se ha quedado a medio camino y tan solo nos ha ofrecido un móvil con pantalla grande, no un phablet.

Entre el Galaxy S5 y el Note 4 encontramos, como diferencia, el stylus óptico S-Pen que nos permite tomar notas, dibujar, diseñar… en definitiva, este pequeño hardware en combinación con el software propietario del Galaxy Note 4, convierte al tabletófono de Samsung en un terminal que ve justificadas al cien por cien cada una de las pulgadas de su pantalla. Las diferencias entre el Samsung Galaxy S5 y el Samsung Galaxy Note 4 son evidentes. ¿Qué hay del iPhone 6 Plus con respecto al iPhone 6? Aunque han introducido el modo horizontal y las aplicaciones «modo tableta», ¿acaso ha conseguido Apple distinguir su modelo de mayor tamaño del iPhone 6? Queríamos una pantalla más grande, pero, ¿ha conseguido Apple que sean útiles esas 5,5 pulgadas de diagonal?