Movistar ofrece en Brasil fibra de 100 y 200 megas con 50 y 100 de subida

Telefónica mejora sus ofertas de fibra óptica en Brasil mientras en España la velocidad de subida está a años luz de la que se ofrece en el país carioca. Un estudio de la Comisión Europa sitúa además a nuestro país como el segundo más caro de Europa a la hora de contratar Internet.

Parece que Telefónica está dispuesta a ponerse las pilas, y no sólo en España, sino a nivel mundial. Para empezar, el viernes de esta misma semana anunciaba que migrará a los clientes actuales de ADSL a fibra óptica de 10 megas de forma gratuita en aquellos lugares en los que haya cobertura para este servicio. Ahora conocemos que en Brasil, país en el que opera con el nombre Vivo, va a incrementar de manera gratuita la velocidad de subida de todos sus clientes de fibra óptica.

Esta actualización del servicio implica que los clientes con 50 megas pasarán de tener una velocidad de subida de 10 Mbps a 25 Mbps; que los usuarios que cuentan con una capacidad del 100 megas tendrán 50 Mbps en lugar de los 15 Mbps actuales; por su parte, aquellos que ahora mismo tienen una velocidad de 200 megas, van a tener una capacidad de subida de 100 Mbps, reemplazando a los 64 Mbps que tienen con el contrato actual.

Vivo-2

Estas cifras contrastan enormemente con las que tenemos en España, donde Movistar ofrece 1 Mbps si se contrata fibra a 10 megas o 10 Mbps reales si se opta por el servicio de 100 megas. Y eso que Movistar, junto con la fibra óptica a 100 megas de ONO, es quien ofrece las velocidades más rápidas en nuestro país. Jazztel, por ejemplo, sólo garantiza 3,5 Mbps con su oferta de 30 megas.

España, de los más caros

A pesar de no ofrecer un servicio satisfactorio en la mayor parte de los casos, España sigue siendo uno de los países más caros de Europa a la hora de acceder a Internet. El precio mínimo es superior a los 38 euros para la banda ancha media, que está entre los 12 y los 30 megas. Solamente Chipre supera los precios de nuestro país, con 46,2 euros.

Estos datos, sacados de un estudio elaborado por la Comisión Europea, ponen de manifiesto que el acceso a Internet en España sigue estando muy lejos del ofrecido en otros países. En Francia, por ejemplo, el precio puede llegar a ser de un 50% menos que aquí, encontrándose diferencias de hasta el 400% entre países europeos.

Por otro lado, otro estudio de la propia Comisión afirma que el 66% de los 400 millones de clientes que tienen Internet en Europa desconocer qué velocidad tiene contratada. Además, los consumidores sólo reciben, de media, el 75% de la velocidad contratada. Las operadoras españolas no han tardado en mostrar su rechazo ante este estudio, asegurando que son datos antiguos (de febrero de 2013) y que ahora la mayoría de las ofertas son conjuntas, con ADSL y líneas móvil.