La elección del nuevo CEO de Mozilla enturbia la imagen de Firefox

La designación de Brendan Eich como nuevo CEO de Mozilla sigue desatando polémicas. Sus declaraciones en contra del matrimonio homosexual hace años han impulsado una campaña de boicot que podría acabar perjudicando a la imagen del navegador Firefox.

Continúa la controversia una semana después de conocerse el nombramiento de Eich como consejero delegado de la organización. Conocido por ser uno de sus fundadores y desarrolladores de Javascript, el nuevo CEO de Mozilla no tuvo reparos en 2008 en rechazar el matrimonio homosexual, lo que años más tarde se está volviendo en su contra y de forma colateral en perjuicio de la imagen de Firefox.

brendan-eichBoicot impulsado desde OKCupid

El último episodio que se ha conocido en torno a su elección ha sido el boicot impulsado desde OKCupid, sitio web dedicado a encontrar pareja, al navegador de Mozilla por este motivo. «El nuevo CEO de Mozilla es contrario a la igualdad de derechos entre parejas heterosexuales y homosexuales. Por ello preferimos que nuestros usuarios no utilicen su software para acceder a OkCupid», señala el mensaje en su web.

Mozilla no ha tardado en intentar aclarar la situación y ha publicado un comunicado oficial en el que subraya que apoya «la igualdad para todos, incluida para las parejas homosexuales». «No importa quién seas o a quién quieras, todo el mundo merece los mismos derechos y ser tratado en igualdad. OKCupid nunca se puso en contacto con nosotros para hacernos saber sus intenciones ni confirmar los hechos», se defendió la organización.

Renuncias en Mozilla

Sin embargo, la imagen de ésta parece tocada. La designación de Eich trajo consigo hace unos días la dimisión de tres miembros de la junta directiva. Ellen Siminoff, Gary Kovacs y John Lilly (siendo Kovacs y Lilly exCEOs de la fundación) decidieron dejar sus cargos tras pedir el cese del nuevo CEO, ante lo que éste respondió que si bien podría entenderles y había cambiado en su postura homófoba, no renunciaría.

Habrá que ver cómo evoluciona la situación próximamente, pero es innegable que este tipo de situaciones solo pueden empañar la imagen de Mozilla y Firefox. El navegador, además, no atraviesa por su mejor momento, ya que en los dos últimos años ha sufrido una progresiva caída en el número de usuarios, en favor fundamentalmente de Chrome.