Orange y 6 OMVs, sancionados por incumplir las normas de portabilidad móvil

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha decidido sancionar a Orange con 18.000 euros por prácticas irregulares en la tramitación de algunas solicitudes de portabilidad móviles de sus nuevos abonados. A su vez, ha multado a seis OMVs que operan sobre su red.

Nueva multa del regulador de los mercados y la competencia a Orange por irregularidades en las portabilidades móviles. En octubre del pasado año la antigua CMT sancionó con más de medio millón de euros al operador naranja por el incumplimiento en los plazos para implantar la portabilidad de la línea telefónica fija en un día.

En esta ocasión es la CNMC la que ha actuado contra el operador y seis de los Operadores Móviles Virtuales (OMV) que emplean su red. En concreto, han sido DíaMóvil, Carrefour Móvil, Phone House, MásMóvil, Moreminutes y Hualon. Mientras Orange ha recibido una multa de 18.000 euros, las sanciones a los distintos operadores sin red propia han ido de los 10.000 a 3.000 euros.

A raíz de una denuncia de Vodafone

Como explica el regulador en su blog, el origen de los expedientes sancionadores proviene de la denuncia de Vodafone contra las compañías. El operador consideraba que sus competidores incumplían las «Especificaciones de Portabilidad Móvil», como se denomina técnicamente a las normas que regulan la portabilidad móvil entre los operadores.

El regulador archiva los expedientes sancionadores contra Jazztel y Simyo

Según Vodafone, las solicitudes de cambio de compañía grabadas por el sistema informático que gestiona las portabilidades no incluían la fecha y hora real en las que los abonados confirmaban el cambio de línea, acumulándose para su carga en determinadas horas del día. Tras la instrucción por parte de la Comisión se confirmó que las compañías no cumplieron con algunas de sus obligaciones durante la tramitación administrativa de líneas.

De este modo, la CNMC ha procedido a las respectivas multas a los operadores por considerar que han incurrido en infracciones «muy graves» tipificadas en la Ley General de Telecomunicaciones. A su vez, especifica que los importes de las sanciones varían en función de «circunstancias atenuantes» como la poca repercusión en el mercado, el volumen reducido de portabilidades o el escaso beneficio económico que supusieron estas prácticas.

Asimismo, el regulador ha confirmado que los expedientes sancionadores por los mismos motivos contra Jazztel y Simyo -que también emplean la red de Orange, siendo este último OMV de su propiedad- han sido archivados.