Razones para usar una VPN hoy en día

Razones para usar una VPN hoy en día

Manuel Naranjo

Las conexiones VPN llevan muchos años entre nosotros, pero es ahora cuando están en su máximo apogeo, por la preocupación de muchos usuarios por su privacidad. Está claro que su uso empresarial está más que justificado, pero hoy en día su popularidad ha llegado hasta el gran público y ya mucha gente está utilizándolo para navegar por Internet.

Puede que hace algún tiempo, al hablar de este tipo de conexiones podrían malinterpretarnos y sonaba a algo que no era demasiado lícito, pero en la época en la que estamos, ya todo el mundo se ha dado cuenta de las ventajas que tienen este tipo de conexiones. Pero si aún tienes alguna duda, nosotros te contamos cuáles son las principales razones para que utilices una VPN, ya que es útil para casos como mantener la privacidad en Internet, proteger los datos personales que ponemos en una página web e incluso acceder a contenidos que están vetados en nuestro país.

¿Por qué usar una VPN?

Antes de ver las razones deberíamos saber qué es exactamente una VPN. Las siglas significan Virtual Private Network y no es otra cosa que una red privada virtual creada para proteger la privacidad de la persona que la utiliza y así anonimizar su tráfico por la red.

Existen múltiples posibilidades de VPN en el mercado, pero lo cierto es que, en la inmensa mayoría de las veces, las más veloces, más seguras y con menos errores de funcionamiento son aquellas por la que hay que desembolsar algún tipo de cantidad, bien sea mensual o anual.

ordendor con VPN

Existen varias razones por la que es sumamente positivo utilizar una VPN, vamos a fijarnos en las más evidentes.

Trabajo remoto

Una de las principales utilidades que podemos sacarle a una VPN es la seguridad que va a aportar a nuestro trabajo, sobre todo si este es en remoto desde nuestro hogar, pero también si estamos en una oficina, ya que por la red interna intercambiamos todo tipo de documentos, emails o mensajes que con una VPN estarían mucho más protegidos.

Cuando nuestro trabajo lo realizamos a distancia en nuestro hogar, tener una VPN se vuelve todavía más necesario, ya que eso nos va a proteger de cualquier tipo de amenaza externa, ya que la red estará cifrada y cualquier acción que realicemos tendrá total seguridad y privacidad. Esto nos permite estar a salvo de ataques “man in the middle”, en los que los hackers interesados en la información que está fluyendo entre nuestro ordenador y los servidores de la empresa y, sin una VPN, podrían capturar esos paquetes de datos.

Bloqueos geográficos

Otra de las partes positivas que tiene una VPN es la de poder conectarnos a una de fuera de nuestro país y así lograr entrar en páginas web en las que normalmente no tenemos acceso, bien porque no están preparadas para nuestro territorio o porque han sido bloqueadas o censuradas. No estamos hablando de webs que sean ilegales, ni lo más mínimo. Es lo que se llama el geo-bloqueo, la limitación de acceso a servicios o contenidos en un país. Por ejemplo, hay países como China, que si los visitamos veremos como no podemos acceder a los servicios de Google sin una VPN, o simplemente, el catálogo de Netflix en EE.UU. es muy diferente al de España, y un programa de este tipo nos permite saltarnos el bloqueo regional que aplica la empresa y acceder a las series y películas disponibles fuera de nuestro país.

Seguridad en el exterior

Si nos vemos obligados a ir a cualquier lugar y tenemos que entrar en una red pública, lo más aconsejable es que lo hagamos junto con la conexión a un servidor VPN, porque así nos protegeremos de la mejor de las maneras, ya que las redes a las que todo el mundo puede acceder no son precisamente un alarde seguridad.

Con una conexión VPN nos aseguramos de que todo lo que hagamos por la red sea cifrado, nuestra ubicación no sea real y nuestra navegación anónima, por lo que estamos sumamente protegidos. Todas estas ventajas también están presentes en la red de nuestra casa, pero evidentemente esa conexión a Internet es mucho más segura que la que encontramos en un lugar en público.

Primordial elegir una buena VPN

Es primordial que elijamos una VPN de calidad, no solo que proteja nuestra intimidad o que cifre todo aquello que hagamos en la red, sino que nos ofrezca capacidades funcionales para poder usarla durante todo el día bien en el trabajo o a nivel personal.

Debemos buscar una VPN que a la vez que nos protege y nos permite tener privacidad, también sea veloz para funcionar de la mejor manera posible, que cuente con protocolos extra en lo que a tunelización se refiere, como pueden ser OpenVPN o IKey2, que nos permita acceder a contenido como Netflix, algo que no todas las VPN son capaces de ofrecer, además de tener un buen servicio técnico en el que poder confiar si lo necesitamos. Pues bien, todo eso nos los ofrece Surfshark VPN.

Surfshark VPN

Surfshark es un VPN que nos ofrece todo lo mejor en cuestión de privacidad, seguridad, velocidad y fiabilidad para nuestra red. Tenemos a nuestra disposición más de 800 servidores de 50 países diferentes y todo lo necesario para conseguir que estemos ante una de las mejores VPN del mercado actual. Tiene clientes para Windows, Mac, Android, Android TV, iOS, Linux, Chrome y Firefox.

Surfshark VPN

Es tan sencillo utilizar Surfshark VPN que con unos sencillos pasos ya lo tendremos en nuestro ordenador, lugar donde más utilizaremos este servicio, protegiéndonos y haciendo que nadie pueda poner en peligro nuestra intimidad.

  • Lo primero que debemos hacer es Crear una cuenta de Surfshark para conectar nuestro ordenador Windows o todos los dispositivos que queramos, puesto que, como ya pudisteis leer, es compatible con un buen número de sistemas distintos.
  • Una vez estemos conectados, descargamos el programa de Surfshark para Windows y lo instalamos.
  • En ese momento lo ejecutamos y seleccionamos la Ubicación óptima o elegimos un servidor del país que queramos.

Así de sencillo es hacer que se active el VPN de Surfshark para poder disfrutar de todas sus ventajas.

¿Cuánto vale?

Tenemos varias posibilidades a nuestra disposición para tener todo lo que nos ofrece Surfshark VPN. Exactamente tres modalidades distintas, perfectas para a adaptarse a las posibilidades de cada cliente:

  • Mensual (10,99 euros mensuales): lo mejor de esta suscripción es que si no queremos continuar con ella en activo de un mes para otro nos podremos dar de baja sin ningún tipo de problema.
  • 6 meses (5,51 euros al mes): de esta manera pagamos el servicio para 6 meses reduciendo considerablemente su coste mensual.
  • 24 meses (2,11 euros mensuales): si nos decidimos por disfrutar de Surfshark VPN durante dos años, el precio será el más reducido de todos, con la ventaja de que este plan es completamente reembolsable durante los 30 primeros días de uso.

Por tanto, en resumen, apenas por lo que nos cuesta un café al mes, podemos garantizar nuestra seguridad online y disfrutar de mucho más contenido y servicios que, por una u otra razón, están bloqueados en nuestro país. Una oferta no solo interesante sino muy recomendable tanto a la hora de teletrabajar como para nuestros ratos de ocio.