Cómo activar/desactivar el escritorio remoto de Windows 8

Windows viene por defecto con un software de control remoto preinstalado en su sistema. Esta aplicación va a permitir a los usuarios solicitar asistencia remota en caso de tener algún problema (por ejemplo, un amigo o un técnico) o simplemente habilitar acceso remoto para que el usuario pueda acceder a su ordenador, sus recursos y archivos desde cualquier lugar simplemente disponiendo de una conexión activa a internet.

En este artículo os vamos a enseñar cómo habilitar o deshabilitar estas funciones en el nuevo sistema operativo de Microsoft, Windows 8.1. Lo primero que debemos hacer para ello es estar en el escritorio convencional de Windows y abrir el menú de propiedades de “Mi Equipo”.

Escritorio_remoto_windows_8_foto_1

En esta ventana pulsaremos sobre “Configuración avanzada del sistema” en la parte izquierda del sistema y se nos abrirá una nueva ventana de configuración. En esta ventana seleccionaremos la pestaña “Acceso remoto”.

Escritorio_remoto_windows_8_foto_2

Aquí podemos ver las opciones correspondientes a la asistencia remota y al escritorio remoto de Windows. Podemos habilitar o deshabilitar estos servicios marcando o desmarcando las correspondientes opciones que nos aparecen. También podemos acceder a los menús de configuración avanzada de estas características, por ejemplo, en el caso de la asistencia remota podremos configurar los tiempos máximos de sesión o si permitimos que el invitado controle nuestro sistema o simplemente vea nuestra pantalla.

Escritorio_remoto_windows_8_foto_3

De igual forma, en la configuración avanzada del escritorio remoto debemos especificar los usuarios concretos que podrán hacer uso de esta característica.

Escritorio_remoto_windows_8_foto_4

La principal diferencia entre asistencia remota y escritorio remoto de Windows es que la primera está destinada a que un usuario que tenga problemas pueda solicitar a una segunda persona de confianza que le ayude a solucionarlo enviando la solicitud correspondiente de asistencia remota y teniendo control sobre lo que el invitado hace en el sistema. El escritorio remoto, por el contrario, simplemente necesita un login con un usuario habilitado para dicha función y está programado concretamente para que los usuarios se puedan conectar desde cualquier lugar a sus ordenadores o servidores sin tener que instalar ningún software adicional ni realizar complicadas configuraciones ni gestionar permisos de usuario.

Una solución rápida para controlar ordenadores sin la necesidad de software remoto, aunque no tan completa como otras opciones del mercado como TeamViewer o VNC.