La única opción de los discos duros contra los SSD: disparar su capacidad a 100 TB

El aumento de capacidad de los discos duros lleva años estancado. La velocidad a la que aumentaba su capacidad se ha reducido, donde los discos duros comerciales ofrecen la misma capacidad, mientras que los de servidores si alcanzan cifras que llegan a 18 TB. Fabricantes como WD o Seagate superarán pronto la barrera de los 20 TB, mientras que los SSD ya hace tiempo que la pasaron gracias a su cada vez mejor densidad. Sin embargo, Seagate ya le pone fecha a discos duros de más de 100 TB.

Aunque hace unos años se esperaba que los SSD alcanzasen en precio a los discos duros, lo cierto es que esto no ha ocurrido todavía, donde el coste por GB sigue siendo tres veces mayor en un SSD en comparación con un disco duro. No obstante, el precio de los SSD va a seguir bajando en los próximos años, y los fabricantes de discos duros no pueden quedarse de brazos cruzados.

HAMR: discos duros de 100 TB en 9 años

Los discos duros actuales utilizan tecnologías como PMR y SMR. La gran diferencia entre ambas es cómo están en cómo se graba la información. En PMR (también llamada CMR), tenemos una escritura de datos donde las zonas magnéticas están puestas una al lado de la otra sin que se superpongan. Esto hace que el acceso a los datos sea más rápido.

En SMR, sin embargo, las zonas magnéticas se superponen como si fueran tejas en un tejado. Con ello, se puede aumentar la densidad de datos que se pueden escribir, pero a largo plazo la velocidad de acceso a los datos cae. El disco duro va escribiendo los datos en pistas vacías, y luego aprovecha los momentos en los que está parado para reorganizar los datos y acelerar su velocidad de acceso. La velocidad máxima también cae.

Por ello, Seagate y WD están trabajando en tecnologías como MAMR y HAMR. La de Seagate es la segunda, y sus siglas se corresponden con Heat-Assisted Magnetic Recording. Esta tecnología calienta la superficie del disco duro con un láser mientras el cabezal magnético graba los datos, lo cual hace que los bits se contraigan y aumente la densidad de escritura. A eso se une un nuevo sistema de lubricación por nanotubos que permite que el cabezal se sitúe más cerca de la superficie.

Seagate dice que lanzará discos duros de 120 TB en 2030

Seagate espera que para el año 2023 pueda lanzar discos duros de 30 TB, y que en el año 2025 lleguen unidades de 50 o más TB. Más adelante, la innovación llegará de la mano del Bit Patterned Media (BPM), que permitirá aumentar la densidad a cifras de más de 120 TB en 2030.

Curiosamente, a la vez que aumenta el tráfico en la red, la necesidad de espacio de almacenamiento en algunos hogares se ha ido reduciendo gracias a que las películas, series y música están en la nube, además de que hay alternativas como Amazon Prime o Google Fotos para almacenar las fotos que hacemos con el móvil. Por ello, quien más se beneficiará del aumento de capacidad y densidad de los discos duros serán los centros de datos que almacenan todo lo que consumimos y generamos en la actualidad, ya que con unidades de 4 u 8 TB tenemos espacio más que de sobra para un hogar medio.