¿Qué diferencia hay entre el grafito y el grafeno?

El grafeno es un nanomaterial con muchas aplicaciones interesantes. Sus fantásticas cualidades como su tremenda flexibilidad, dureza superior a la del diamante o su resistencia mayor que la del acero, lo hacen conocido como el material “que vale para todo”. Desde aplicaciones en la medicina hasta componente de baterías, auriculares o pantallas. Un nanomaterial que augura que el mundo de la tecnología se verá revolucionado cuando se consiga implantar su uso de forma habitual.

El grafeno procede del grafito

Lo que muchos no saben es que el grafeno procede del grafito y que existe una diferencia fundamental entre ambos para que el grafeno posea mayores cualidades. El grafito es un alótropo estable del carbono y es considerado como un semimetal. Su estructura está formada por varias capas de carbono bien compactadas. Está catalogado como un mineral nativo, ya que es un elemento que surge en la naturaleza sin necesidad de combinarse con ningún otro elemento. Además, se considera la forma más estable del carbono que se pueda producir en condiciones estándar.

La estructura reticular del grafito se conoce como una red de nido de abeja formada por hojas de grafeno separadas por una distancia de 0.335 nm. El grafito natural es útil para la fabricación de acero, baterías, revestimientos o lubricantes entre otros. Los átomos de carbono del grafito se unen mediante enlaces covalentes. Un átomo de carbono consta de tres enlaces covalentes a su alrededor dejando un electrón libre, dado que la valencia de carbono es 4. La cualidad que le aporta esta característica al grafito es que ese cuarto electrón es libre de migrar lo que convierte al grafito es un material eléctricamente conductor.

Estructura del grafito y del grafeno

Diferencias clave

El grafito y el grafeno son materiales relevantes que contienen carbono y están relacionados entre sí. Una capa fuera de ese conjunto de capas que forman el grafito es una hoja de grafeno. Siendo el grafito un alótropo del carbono formado por una gran cantidad de hojas, la extracción o separación de una de ellas daría lugar la creación del grafeno.

A diferencia del grafito, el grafeno tiene propiedades menos comunes. Una de las más importantes es que es el nanomaterial más fuerte jamás probado. Es casi transparente y puede conducir de manera eficiente tanto el calor como la electricidad. Mientras que el grafito tiene un alto número de láminas de carbono y es frágil, el grafeno se compone de una sola capa de las múltiples capas del grafito, es decir, una sola lámina de carbono.

En la actualidad podemos encontrar el grafeno de dos formas: en lámina o en polvo. El grafeno en lámina es de alta calidad y se emplea en informática y electrónica, sectores que requieren de un material altamente resistente. Por otro lado, el grafeno en polvo es de mucha menos calidad, aunque el proceso de obtención es más económico. Conseguir este material conservando todas sus cualidades intactas no es tarea fácil. Actualmente existen proyectos por todo el mundo capitaneados por científicos tratando de que su extracción no sea tan costosa y en un futuro pueda abastecer con suficiencia a la industria.

¡Sé el primero en comentar!