No siempre hay que comprar un repetidor WiFi para mejorar la conexión: ojo a esto

No siempre hay que comprar un repetidor WiFi para mejorar la conexión: ojo a esto

Jorge Majdalani

Para navegar en internet, trabajar desde casa o jugar con amigos, la mayoría de las personas utilizan una conexión WiFi. Sin embargo, esta tecnología tiene un gran número de enemigos naturales: desde paredes y techos, algunos dispositivos electrónicos, así como espejos y superficies metálicas. En muchos casos podemos hacer uso del repetidor WiFi, pero también hay otras alternativas (y mejores).

El repetidor WiFi no lo es todo

En la mayoría de los casos, la merma en el rendimiento se produce porque el router alcanza sus límites. Es decir, que la conexión llega desde un punto que a menudo está lejos de las zonas en las que se necesita.

No obstante, el primer paso es realizar dos test de velocidad a tu WiFi: primero mediante conexión inalámbrica y después conectando tu ordenador al router con un cable Ethernet. De esta forma podrás controlar qué señal WiFi tienes en cada momento y si realmente necesitas hacer uso de algo más que un repetidor WiFi.

Porque, como tal, este es repetidor es un dispositivo muy simple y sencillo, pero también cabe mencionar una realidad de la que es aún más accesible, y por la que vale la pena, también, disfrutar de otros artilugios que harán por ampliar nuestra conexión inalámbrica en casa.

Otras alternativas que debes usar

Para los que tengan una casa más grande y quieran un sistema más cómodo y fácil de usar, la mejor solución pasa por un sistema en malla compuesta por varios nodos, que se comunican entre sí. De esta forma estarás conectado siempre al punto con la señal más potente, lo que es que podamos tener una mejor oportunidad más allá del repetidor WiFi.

El motivo de ello es la velocidad de conexión que ofrece tu router, puesto que es compartida por todos los dispositivos que están conectados al aparato en un mismo espacio o domicilio.

WiFi en malla

Un sistema más completo que el repetidor WiFi es un pack en malla que viene con tres puntos de conexión, con lo que podrás conectar una superficie de 460 metros cuadrados. Si tu casa es mucho más pequeña, con un solo punto te bastará para fortalecer la señal y que alcance hasta 140 metros.

También unifica las bandas de 2,4 Ghz y 5Ghz en una única señal, de manera que no tengas que andar conectando cada aparato a una diferente. Cuenta con la tecnología True Mesh que ‘balancea’ el caudal de la señal hacia un punto u otro para detectar donde se necesita más ancho de banda y así evitar ‘buffer’ y otros inconvenientes.

Repetidor WiFi en malla

Adaptadores Powerline PLC

El repetidor WiFi es limitado ya no es adecuado cuando la distancia es muy amplia. Sin embargo, también existe una solución técnica más costosa pero más simple y efectiva. Se trata de los adaptadores powerline.

Estos dispositivos aprovechan el circuito eléctrico de la casa como un cable de datos largo. La ventaja es que las paredes, los techos de hormigón armado e incluso los sistemas de calefacción por suelo radiante ya no suponen un obstáculo. Estos adaptadores crean un punto de acceso rápido en cualquier toma de corriente. La instalación es extremadamente fácil. Basta con enchufar uno cerca del modem, otro en el lugar donde se quiere llevar la señal y sincronizarlos mediante un botón.

Sistemas Mesh

Para solucionar estos problemas lo mejor es optar por los sistemas WiFi Mesh con los que se podrá mejorar en gran medida la conectividad y evitarás cualquier problema y contratiempo.

A diferencia de los repetidores, esta está compuesta por varios dispositivos o satélites que se conectan entre sí. En vez de que cada uno se conecte al router, en este caso se van a conectar entre sí, lo que hará por conectarte a los satélites en función de cuál sea mejor en cada momento.

Sistemas Mesh repetidor WiFi

Cable Ethernet

Con la llegada de las conexiones de fibra óptica y las altas velocidades que nos ofrecen estas, lo mejor que podemos hacer para poder aprovecharlas al máximo es conectar nuestros dispositivos directamente por cable de red al router.

Gracias a este cable, se puede aprovechar el total del ancho de banda de internet que se tenga contratado. Este cable de red puedes conectarlo directamente a los equipos que sean compatibles, pero también a un segundo router o punto de acceso que va a repartir la señal de forma inalámbrica. Actualmente, los tipos de cable Ethernet más avanzados son muy económicos y el resultado compensa mucho. Aunque que sea posible, lo mejor es optar por cables Ethernet Cat 5e o superiores.

  • Ethernet Cat 5: Velocidad 100 Mbps / Frecuencia 100 MHz / Velocidad de descarga 15,5 MB/s
  • Ethernet Cat 5e: Velocidad 1.000 Mbps / Frecuencia 100 MHz / Velocidad de descarga 150,5 MB/s
  • Ethernet Cat 6: Velocidad 1.000 Mbps / Frecuencia 250 MHz / Velocidad de descarga 150,5 MB/s
  • Ethernet Cat 6A: Velocidad 10.000 Mbps / Frecuencia 500 MHz / Velocidad de descarga 1,25 GB/s
  • Ethernet Cat 7: Velocidad 10.000 Mbps / Frecuencia 600 MHz / Velocidad de descarga 1,25 GB/s
  • Ethernet Cat 7A: Velocidad 10.000 Mbps / Frecuencia 1.000 MHz / Velocidad de descarga 1,25 GB/s
  • Ethernet Cat 8: Velocidad 40.000 Mbps / Frecuencia 2.000 MHz / Velocidad de descarga 5 GB/s
¡Sé el primero en comentar!