Deliveroo se va de España a finales de mes: ¿qué pasa con el saldo?

Deliveroo confirma que se va de España. La compañía de reparto a domicilio mediante riders anunció en julio que iba a lanzar una consulta a sus riders sobre su cese de operaciones en España, y finalmente la compañía ha confirmado que se va a ir de España a finales de este mes de noviembre.

En concreto, será el próximo 29 de noviembre a las 10:00 cuando Deliveroo cerrará en nuestro país. La compañía no ha podido competir con sus rivales, y no ha ganado suficiente cuota de mercado como para seguir operando. En los 12 mercados donde opera suele ser la primera o segunda opción de reparto, pero en España ha ido ocupando el tercer o cuarto lugar. Por ello, la compañía ha decidido irse de España.

El 29 de noviembre a las 10:00 cierra Deliveroo

La compañía ha emitido un comunicado en el que comunican el resultado de la consulta, además de haber acordado los paquetes retributivos a los empleados y riders por esta salida. El servicio estará operativo con normalidad hasta la fecha de cierre, a partir de la cual ya no será posible gestionar pedidos con ellos.

En el comunicado también han detallado que, si te queda algo de saldo disponible en la aplicación, éste no se perderá, sino que será reembolsado automáticamente al medio de pago utilizado. El reembolso puede llegar a tardar hasta 10 días laborables en llegar dependiendo del banco utilizado. En el caso de que no se reciba el dinero de vuelta, podremos contactar con atencion@deliveroo.es.

deliveroo deja españa

En el caso de que tengas una cuenta de Deliveroo Plus, la suscripción se cancelará también el próximo 29 de noviembre, y devolverán el último pago mensual realizado. El tiempo que puede tardar este reembolso es también de 10 días.

La salida de la compañía de España deja a 3.800 empleados sin trabajo. La estructura de la compañía contaba con 100 empleados, mientras que el resto eran riders. Todos ellos han sido incluidos en el ERE.

La salida no tiene nada que ver con la Ley Rider

La salida coincide en el tiempo con la entrada en vigor de la Ley Rider, que obligaba a contratar a los riders como empleados. Sin embargo, esta salida ya se venía cuajando de mucho antes, ya que la compañía estaba muy en desventaja con el resto de competidores: Glovo, Uber Eats y Just Eat. Si querían ganarles cuota de mercado, tenían que realizar una inversión muy elevada con un rendimiento potencial muy incierto a largo plazo, lo cual podía afectar a los números de la compañía. Por ello, en lugar de realizar la inversión, han decidido irse de España. Deliveroo ya salió de Alemania por los mismos motivos económicos en 2019, y allí no hubo Ley Rider.

La indemnización que recibirán los trabajadores será, en principio, de 45 días de salario por año trabajado, con una cuantía mínima de 1.000 euros. El acuerdo ha sido alcanzado por una comisión ad hoc asesorada por los sindicatos, los cuales no han formado parte formal de ella al ser los «empleados» autónomos.

¡Sé el primero en comentar!