Fuentes de minerales y de energía se podrán encontrar en la Luna con esta IA

La Inteligencia Artificial es un sistema en el que se introducen bastantes datos dentro de una máquina y esta los interpreta para realizar diferentes acciones. Estos sistemas se utilizan en muchos ámbitos, aunque donde más destacan es en el campo militar, el médico y el científico.

Sin embargo, su uso en la astronomía podría servir en esta ocasión para ayudar a conocer mejor las regiones que conforman la Luna y así elegir de forma más precisa las áreas en las que hacer búsquedas de recursos de nuestro satélite.

La superficie de la Luna es enorme, de muchos millones de kilómetros cuadrados. Por tanto, es muy difícil con imágenes obtenidas desde La Tierra a través de un microscopio elegir con exactitud la región en la que realizar misiones e investigaciones. Hay muchas zonas con cráteres que podrían ser interesantes, pero en ellas no se podrían hacer labores de construcción en un futuro.

Una IA para conocer mejor la Luna

Un grupo de investigadores chinos han aplicado la tecnología de la Inteligencia Artificial a un sistema que nos hará conocer con mayor exactitud las distintas zonas donde poder aterrizar en la Luna para después comenzar a hacer los diferentes trabajos de reconocimiento del área.

Luna

Aseguran que su foco principal de la búsqueda se basa en los cráteres y pequeñas corrientes de agua que podrían contener materiales vitales para la producción de fuentes de energía o incluso reconvertirlos en combustible que podría servir para repostar la nave espacial usada para la misión.

Este sistema es vital para que el mecanismo encuentre todos estos medios de forma autónoma, sin la ayuda de ninguna persona que esté controlando el aparato.

Un trabajo duro pero eficaz

Uno de los problemas durante el desarrollo fue que no existía ningún tipo de base de datos que tuviera información sobre la Luna, por lo que el grupo decidió crear desde cero todos los datos que iban a estar en el interior de la máquina.

Finalmente, se ha conseguido una gran cantidad de información de muy buena naturaleza. También se tuvo que trabajar en que el sistema fuera capaz de identificar de forma simultánea tanto los cráteres como las corrientes de aire, ya que ningún otro sistema antes hecho podía hacer una identificaron a la vez de varios elementos.

Luna

La solución a esto fue crear una interfaz que tuviera dos redes: una con los datos de los cráteres y otra con toda la información de las corrientes de agua. Al formar todo parte de la misma interfaz, se podía hacer el análisis de estos dos elementos en el entorno a la vez.

Hasta el momento, después de todas las pruebas realizadas, se ha obtenido más de un 80% de éxito, lo que indica que el sistema de Inteligencia Artificial funciona muy bien.