Cierran 10 webs pirata que permitían descargar ebooks y periódicos

La lucha contra la piratería nos sigue llevando al cierre de más y más páginas web. Italia es uno de los países que más lucha contra esta piratería, donde la Guardia di Finanza, adscrita al Ministerio de Economía y Finanzas del país, lleva a cabo operaciones contra la piratería. Ahora, han cerrado 10 páginas web relacionadas con la piratería de libros, periódicos y revistas.

Normalmente, la mayoría de cierres que se producen en Italia afectan a web relacionadas con el IPTV pirata y la emisión de contenido en directo. Sin embargo, el año pasado asistimos a multitud de redadas que afectaron a la piratería de ebooks, periódicos y revistas. En España asistimos a algo similar, con más de cien canales y bots de Telegram que fueron cerrados y que pirateaban ese tipo de contenido.

En el día de ayer, la Guardia di Finanza anunció que habían llevado a cabo otra operación que buscaba ponerle freno a la piratería de libros electrónicos, prensa y revistas. Esta operación se ha saldado con una orden de allanamiento contra 10 páginas pirata que estaban especializadas en la distribución de ese tipo de contenido.

Tal y como han hecho en otros casos, la Guardia di Finanza no ha publicado los nombres de las diez páginas web afectadas, pero los que sean usuarios de ellas se darán cuenta de ello rápidamente en cuanto quieran acceder a ellas. Lo único que han detallado es que las páginas web ofrecían enlaces a contenidos alojados en servidores fuera del país. Así, aunque han bloqueado las páginas, no hay ninguna información que indique que el contenido haya sido retirado de los servidores extranjeros.

Italia se toma muy en serio la lucha contra la piratería de la prensa

Esta última acción forma parte de la operación «#CHEGUAIO!», y ha sido llevado a cabo tras una demanda de la Federazione Italiana Editori Giornali (FIEG). La operación arrancó el año pasado, y desde entonces ha sido responsable del cierre o bloqueo de 329 canales de Telegram relacionados con la distribución de contenido pirata de prensa, revistas y libros electrónicos.

Según la FIEG, las editoriales están perdiendo unos 670.000 euros al día por culpa de la piratería. En esos cálculos se analiza el lucro cesante, que supone que todos los usuarios que piratean el contenido estarían pagando por él, lo cual se aleja bastante de la realidad ya que no todo el mundo que piratea puede convertirse en usuario de pago. Los canales que cerraron el año pasado de Telegram tenían cientos de miles de usuarios. Por ejemplo, diez de los canales tenían unos 580.000 usuarios, que podían leer la prensa a diario gratis sin pagar.