Sí, existe un truco para saber los kilómetros reales de un coche antes de comprarlo

Al comprar un coche de segunda mano, el usado, uno de los factores fundamentales que determina el precio del vehículo no es otro que su kilometraje. Cuantos más kilómetros tenga, más caro será ese coche. Cuantos menos, mayor será su valor porque se asocia directamente a una mayor duración y mejor estado de conservación. Pero, ¿cómo podemos saberlo a ciencia cierta?

Saber los kilómetros de un coche es importante

Antes de comprar un coche a medio uso, es importante conocer el estado del mismo y para esto es necesario tomar en cuenta algunos aspectos cómo conocer el kilometraje del coche, ya que es muy común que muchas personas que venden coches se dedican a trucar el kilometraje con la finalidad de subir el valor del mismo.

Y es que, aunque a priori pueda sonar fácil eso de comprobar los kilómetros reales del coche, en realidad no lo es tanto ya que muchos vendedores lo trucan, aunque eso conlleve mentir y engañar.

Asimismo, y antes que nada y de lo que te vamos a explicar a continuación, es importante que también sepas que deberías solicitar el informe de dicho vehículo a la DGT (Dirección General de Tráfico). Y no solo para averiguar si el kilometraje ha sido alterado o manipulado, sino para saber si tiene cargas y si la ITV está al día. Pero vamos por partes.

Cómo podemos averiguarlo

«Desconfía de las gangas«. Esta es la advertencia que siempre debes tenemos tener presente, y a la hora de comprar un coche, más. En la mayoría de los casos, lo excesivamente barato acaba resultando muy caro.

Es decir, si como comprador estás buscando un vehículo de segunda mano, y te encuentras con un coche de ocasión con muy pocos kilómetros y un precio muy bajo si lo comparamos con el del resto de vendedores, no lo dudes: algo falla o puede llegar a fallar. En este caso puede que sean los kilómetros, pero también cualquier otra avería oculta, que incluso en una revisión rápida, tu mecánico de confianza no podría llegar a detectar. Así puedes averiguarlo.

Con una máquina de diagnosis en el taller

Una de las formas más eficaces para conocer el kilometraje real de un coche es con la ayuda de una máquina de diagnosis en un taller autorizado. Para ello, solo bastará con conectar al puerto OBD2 el equipo de diagnosis y al instante se mostrará el kilometraje real que tiene el vehículo.

Esto se debe a que los ordenadores o módulos guardan datos del funcionamiento del vehículo, así como el kilometraje real, además en un taller autorizado y especializado realizan la diagnosis del coche con equipos de última tecnología para ser más exactos.

Historial ITV kilómetros coche

Historial de la ITV

Como mencionamos, lo más lógico sería ir a comprobarlo desde el que es el historial de la ITV donde comprobaremos realmente si este coche tiene los kilómetros que dice tener. En este informe se indica si el vehículo tiene cargas, si tiene la ITV al día o el propio kilometraje de la última ITV.

Solo hay que comprobar los kilómetros y asegurarnos de que los números cuadran. Puedes solicitar el informe de vehículo de la DGT por internet (con certificado) o en Tráfico.

La tarjeta ITV

Más allá del informe de la DGT, la documentación del vehículo es su DNI. Todo aparece en ellas, así que no pierdas de vista ni la Tarjeta de Inspección Técnica ni el libro de revisiones.

Hablamos aquí de la tarjeta ITV, la cual estará sellada por la estación donde el vehículo haya pasado la inspección, y normalmente los kilómetros se anotan a mano. Es muy fácil descubrir si alguien ha intentado bajar los kilómetros que aparecen en ella. Sobra decir que deberíamos desconfiar si nos dan un duplicado o directamente nos dicen que la han perdido.

Revisión a fondo

Por último, además de revisar con una máquina de diagnosis como hemos visto anteriormente, también podemos hacer por acudir a un taller mecánico y pedirles que revisen algunos componentes del coche, como discos de frenos, suspensión, dirección, etc. Como consejo, procura que las revisiones se hagan en los componentes más caros, los mismos que sean más costosos de sustituir.

Esto lo decimos porque, por lo general, los que realizan el ‘afeitado’ para evitar que incautos se den cuenta del estado del coche, cambian piezas baratas del vehículo, mismas que se encuentran a precios bajos en desguaces, pero piezas o elementos como la dirección y suspensión que son costosas no suelen ser cambiadas.

¡Sé el primero en comentar!