La actualización a Android 4.3 multiplica los fallos en el Nexus 4

La actualización a Android 4.3 multiplica los fallos en el Nexus 4

Redacción

La reciente presentación del nuevo Nexus 7 vino acompañada de la esperada nueva versión de Android. La nueva tablet es uno de los primeros dispositivos en integrarla aunque también se puede instalar en otros modelos de Google. Sin embargo, en el caso del Nexus 4 parece que no todo son ventajas a la hora de actualizarlo.

No parece casualidad que algunos de los grandes fabricantes que apuestan por Android como sistema operativo opten por retrasar la actualización de sus terminales a las nuevas versiones de la plataforma que lanza Google. El ejemplo más reciente es el de la versión 4.3, que fue mostrada por la compañía de Mountain View hace solo unos días y que aterriza en primer lugar en la gama Nexus impulsada por la propia compañía estadounidense de la mano de fabricantes como Asus, Samsung o LG.

El argumento que esgrimen las compañías para demorar la actualización no es otro que el pulido de errores y la mejor adaptación a sus dispositivos. Aunque a muchos usuarios no les convenza esta explicación, el caso que nos ocupa parece darles la razón. Nos referimos al del Nexus 4, terminal que ha sufrido algunos problemas según han reportado sus usuarios justo después de contar con la nueva versión Jelly Bean 4.3.

En los foros oficiales de la firma responsable del sistema operativo móvil se observan múltiples quejas de poseedores del último smartphone lanzado junto a LG a finales de 2012. Algunos usuarios aseguran que el rendimiento de su equipo se ha ralentizado, al igual que ha perdido cobertura en algunos puntos y se sobrecalienta en exceso. Otros se quejan por la repentina desaparición de aplicaciones que habían instalado y contenido almacenado con anterioridad a la actualización así como pérdida de la funcionalidad multitáctil.

Otro de los errores más comunes de los que se han reportado en solo cuestión de días es el bloqueo en la pantalla de animación de carga. Esto impide a los usuarios utilizar sus terminales, lo que también se ha detectado en la pantalla de bloqueo, en la que por mucho que se intente introducir el PIN no siempre es posible "reanimar" el móvil. Asimismo, se ha comprobado que en ocasiones al intentar actualizar a esta versión el proceso no acaba de finalizar acabando en un error.

Esto contrasta con las buenas opiniones que por otro lado tienen otros usuarios que ya han actualizado a la versión 4.3. Ante la duda siempre queda la decisión en manos del usuario y cabe insistir en que los problemas, si bien parecen haber aumentado, no son masivos. Por vuestra parte, ¿habéis actualizado vuestros equipos? ¿Habéis detectado algún problema de los citados al actualizar vuestro Nexus 4?