Primera jornada del juicio entre Ya.com y Jazztel con cruce de acusaciones

Ayer se celebró la primera jornada de uno de los juicios más importantes para Jazztel, ya que podría suponer el abandono del mercado residencial. En este primer día, Leopoldo Fernández Pujals afirmó que compró Jazztel sin conocer el pacto de no rivalidad con Ya.com. Así lo ha reconocido el secretario del consejo de la operadora y hombre de confianza de Pujals, José Ortiz, quien ha acusado a Ya.com de presiones.

Cruce de acusaciones y críticas en la primera jornada del juicio en el que se acusa a Jazztel de saltarse el acuerdo de no competencia en el mercado de acceso a internet a particulares firmado en 2000. Hoy continuará el conflicto…

Ya.com asegura que el desembarco masivo de Jazztel en ADSL es ilegal y exige que se impida a la operadora este comportamiento. En su defecto, se conforma con una indemnización por daños y perjuicios. La titular del juzgado de primera instancia número 60 de Madrid tiene la palabra.

Todavía queda una jornada más de juicio, pero las declaraciones estelares se sucedieron ayer durante cinco horas de comparecencias. Por el juzgado pasaron los más altos ejecutivos de Ya.com, encabezados por su consejero delegado, Guillermo Mercader. De parte de Jazztel, fue José Ortiz el principal representante.

Y todos ellos pusieron encima de la mesa argumentos desconocidos hasta ahora. Ortiz reconoció que el grupo de inversores que se hizo con el 24,9% de Jazztel en septiembre de 2004 y del que el hoy presidente, Pujals, era la figura más destacada, no supo de la existencia del pacto de no competencia hasta después de la compra.

Hubo un proceso de análisis de Jazztel y de auditoría interna de su situación, pero los papeles con el acuerdo no vieron la luz. No fue hasta octubre o noviembre de ese año -Ortiz no pudo precisarlo- cuando el pacto salió a la superficie. «Pero ni los antiguos gestores de la operadora ni los asesores jurídicos le dieron importancia», aseguró. ¿Por qué? Según la defensa de la acusada, tanto Jazztel como Ya.com habían incumplido su parte desde 2002, así que se daba por superado.

Por supuesto, Ya.com no opina lo mismo. Ni hubo incumplimiento por su parte -que consistía en renunciar al mercado empresarial de acceso a internet- ni se consintió en ningún momento que Jazztel hiciera oídos sordos a su compromiso de no rivalidad, adquirido en 2000 como parte de la venta de Ya.com -entonces de su propiedad- a Deutsche Telekom.

La ruptura del acuerdo se produjo, según sus argumentos, a finales de 2004, cuando la nueva Jazztel capitaneada por Pujals entró de lleno en el mercado de ADSL para particulares. Entonces Ya.com se puso en contacto con los gestores recién llegados y hasta aquí llega la concordancia entre una y otra parte.

Mientras la empresa de Deutsche Telekom afirma que intentó negociar con Pujals y llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas, Jazztel asegura que lo que intentó fue coaccionarles. Pidió compartir infraestructuras -algo que corrobora Ya.com- y a precios de favor, muy por debajo de mercado, -la demandante lo niega-. A cambio, Ya.com dejaría correr el tema del pacto, pero si no, la denunciaría. Como no podía ser de otra forma, la demandante tiene otra visión y afirma que se limitó a buscar una salida amistosa.

Esa vía de escape no se dio y también aquí hay versiones contradictorias, porque Deutsche Telekom entra en escena. Según Ya.com, Pujals se puso en contacto con la sede de Alemania para intentar que el ex monopolio comprara acciones en Jazztel. Esta última señala que fue la matriz germana la que se puso en contacto con ella.

Pese a la diferencia de argumentos, en ningún momento del juicio se ha puesto en duda la existencia de un pacto de no competencia. Incluso Jazztel reconoció varias veces que lo hay e, incluso, que intentó cambiarlo sin éxito en reiteradas ocasiones desde 2002.

Ya.com sólo admite que le llegó un borrador con un nuevo acuerdo a finales de 2004 y que de él se había eliminado la cláusula en litigio. No lo firmó, así que el acuerdo -legal o no, tendrá que decidirlo la jueza- sigue con su redacción inicial.

Puesto que este punto no se ha discutido, lo que esgrime Jazztel es que el pacto se violó desde 2002 y que Ya.com nunca dijo nada. Para ello, los testigos de Pujals trataron de convencer a la jueza de que la incursión en el mercado de internet para clientes particulares se produjo mucho antes del fin de 2004. La filial de Deutsche Telekom, con el apoyo del ex subdirector de análisis de mercados de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), intentaron demostrar que Jazztel era testimonial en este campo. Así terminó la jornada de ayer