¿Qué pasa si usas Windows 10 sin activar la licencia?

Actualidad

Microsoft cambió la política de instalación de Windows hace unos años. En lugar de tener que recurrir a descargar las imágenes ISO de sitios sospechosos, la propia Microsoft las pone a disposición de todos los usuarios mediante herramientas como el Media Creation Tool para Windows 10, las cuales además están al día con las actualizaciones y permiten usar Windows 10 sin activar.

Windows 10 sin activar: ¿hay alguna limitación o inconveniente?

Sin embargo, esto anima a que muchos usuarios pasen a utilizar Windows 10 sin licencia. La compañía nos pide una licencia cuando instalamos el sistema operativo, pero debajo ofrece la opción de introducirla más tarde. Hay diversas maneras de conseguir una licencia para Windows, ya sea comprándola original u obteniéndolas de fuentes no recomendables que las venden por 10 o 20 euros, la mayoría de las cuales son OEM o con reventa prohibida.

Algunas marcas de ordenadores también suelen prescindir de incluir una licencia en sus ordenadores. Algunas te dejan Windows 10 instalado, pero sin incluir una licencia. Otras directamente ni te incluyen el sistema operativo. Entonces, ¿qué limitaciones tiene usar Windows 10 sin activar?

Personalización: la principal limitación de usar Windows 10 sin licencia

En primer lugar, lo más obvio que ocurrirá es que veremos en la parte de abajo a la derecha del sistema operativo un mensaje que nos recordará que tenemos que “Activar Windows”, y nos invita a ir a la Configuración para introducir la clave de producto. Esto no deja de ser una simple molestia visual.

Lo que sí se nos limita es el acceso al menú de personalización. En él podemos cambiar elementos como el fondo de pantalla, los colores del sistema operativo, los temas, la pantalla de bloqueo, las fuentes de texto, o todo lo que tenga que ver con la personalización del menú de inicio y la barra de tareas. Tampoco podremos utilizar los servicios de Cuentas de Microsoft para sincronizar ajustes entre dispositivos.

Microsoft no establece ningún límite sobre cuánto tiempo podemos usar Windows 10 sin activar. Por ello, podemos usar el sistema operativo con toda normalidad, exceptuando por la posibilidad de cambiar los ajustes en esa zona de personalización. El rendimiento del sistema operativo no se ve afectado en ningún momento, por lo que podemos usarlo para jugar sin mayor problema teniéndolo activado o sin activar. También nos sirve para trabajar, acceder a Internet, navegar por red, ver películas, etc, y seguiremos recibiendo actualizaciones de sistema.

Windows 10 sin activar

Otra opción a la que suelen recurrir muchos usuarios es apuntarse al programa de Windows Insider. En él, se van probando las últimas builds de Windows 10, lo que añade inestabilidad al sistema. A cambio, se elimina la marca de agua que aparece en la parte de abajo, pero las opciones de personalización siguen sin ser accesibles.

windows 10 activado

Por ello, aunque Windows 10 sea un sistema operativo de pago, Microsoft ha hecho lo más fácil posible el poder instalarlo en nuestros ordenadores. Al final, les importa mucho la cuota de mercado y el dinero que sacan a través de los datos de los usuarios con fines publicitarios.

Escrito por Alberto García

Fuente > ADSLZone