Necesitamos IPv6 ya: se acaba el último bloque de direcciones IPv4 disponible

IPv4 ya ha llegado a su fin: ya se ha acabado el último bloque de direcciones IPv4 disponible, así de contundentes se muestran nuestros compañeros de RedesZone tras conocer la no menos esperada noticia. Por ello, necesitamos acelerar la llegada de IPv6, la nueva tecnología que asegura que podamos seguir creciendo y contando con direcciones de red suficiente para todo lo que tiene que llegar en el futuro de objetos conectados.

Las direcciones IPv4 se agotaron oficialmente el lunes 31 de enero de 2011. Por ello, los registros regionales deben operar ahora con sus reservas, que se agotarán en el año 2020. Esto pone de manifiesto la importancia de acelerar la migración a IPv6 antes de que el problema sea más grave. Por desgracia, se ha priorizado el uso de “parches” como CGN (Carrier-grade NAT) para ahorrar direcciones en lugar de apostar más por IPv6 y sus características.

Es más, hace pocas semanas conocimos que ahora es cuando las operadoras se han puesto las pilas después de años de advertencias. Vodafone migrará su red a IPv6 en un año para todos sus clientes, mientras que Movistar ya prueba los 600 Mbps (que llegarán a mediados de mayo) y la tecnología IPv6. Y es que, IPv6 admite 340.282.366.920.938.463.463.374.607.431.768.211.456 (2128 o 340 sextillones de direcciones) por las 4 294 967 296 (232) direcciones diferentes de IPv4.

Se acaba el último bloque de direcciones IPv4 disponible

En RedesZone nos explican que ayer se distribuyó el último prefijo /22 (mascara /22) de subredes 185.0.0.0 /8, acabando así con el último bloque de direcciones IPv4 disponible. Esto supone el agotamiento de la última dirección IPv4 disponible. Eso no quiere decir que sea el final, pero entramos en la prórroga de las direcciones IPv4 (valga la analogía con el fútbol).

RIPE, el registro regional de Internet para Europa, Oriente Medio y Asia Central, ha comunicado este hecho, pero también destaca que aún tiene más de 9 millones de direcciones IPv4 reservadas. Estas corresponden a direcciones que les han sido asignadas o bien devueltas por no estar en uso. Siguiendo los datos que ofrecen, esa fecha de 2020 se antoja como el máximo para disponer de direcciones IPv4.

Sea como fuere, la migración a IPv6 no puede esperar al último momento. En España estamos a la cola con respecto a otros países avanzados en la migración a esta nueva tecnología. Esperemos que no tengamos que lamentar problemas en caso de acercarse más el momento crítico de agotamiento total de IPv4.