¿Forzará el fin del roaming unas tarifas de datos más caras para los españoles?

Escrito por Carlos González
Operadores

Sentadas las bases del roaming para los operadores, en la Unión Europea se han establecido precios más bajos a cobrar entre los mismos, que deberían repercutir de forma directa en sobrecostes inferiores por el uso de la tarifa contratada por el usuario fuera del país de origen. Es sólo el primer paso, y el horizonte de esta nueva legislación apunta al próximo verano con la eliminación de las barreras de consumo dentro de Europa. El problema, sin embargo, es que deja saldos negativos entre operadores, por la diferencia de precio entre la prestación del servicio en ámbito nacional, y el sobrecoste según lo impuesto por Europa en el resto de países de la Unión.

Frente a los precios anteriores, que permitían 50 euros por giga como cobro adicional entre operadores, y que repercutía directamente sobre el consumidor, ahora la Unión Europea ha establecido un máximo de 7,70 euros por giga. Es decir, que los operadores pasarán a cobrarse entre sí una diferencia de 42,30 euros. A priori, esto debería suponer un ‘ahorro’, pero el saldo negativo entre los proveedores de servicios de Internet llega en ese próximo paso en el que, además se regularán los precios aplicados al consumidor, sin diferencia entre el país de origen –donde es contratada la tarifa- y el de destino –donde se consume-. Esos 7,70 euros adicionales por giga consumido los pagará el operador al que le presta su red en el país de destino, pero no el consumidor, y generalmente el precio de diferencia es superior al de la tarifa contratada en el país de origen.

Roaming orange

Los operadores tienen márgenes menores e incluso saldos negativos según la nueva normativa ¿repercutirá esto en un mayor ‘precio por giga’?

Según los precios finales de roaming entre operadores, el precio máximo que se podrá aplicar al consumidor es de 0,0085 euros por mega, luego el margen para el operador del país de origen, con el que se ha contratado la tarifa, está por debajo de los dos euros. Y si revisamos las tarifas móviles nacionales, nos encontraremos con que el precio por giga es ampliamente superior a los dos euros. Esto es lo que anteriormente denominábamos como saldo negativo para los operadores, que en caso de que se consuma la tarifa completa fuera del país de origen tendrían que pagar al operador de destino más de lo pagado por el cliente.

No hay declaraciones al respecto por parte de los operadores nacionales, luego por el momento se desconoce si el fin del roaming repercutirá al precio de nuestras tarifas, pero la tendencia por parte de los principales proveedores de servicios de telefonía móvil ha sido incrementar los costes para el usuario, principalmente, en paquetes convergentes. Con la nueva regulación en el ámbito europeo, como queda en evidencia según los cálculos anteriores, habrá casos en los que a los operadores le salgan caros determinados clientes, concretamente los que consuman su franquicia de datos al completo –o prácticamente- fuera del país de origen. En nuestro, el flujo turístico podría ser beneficioso, pero podría no ser suficiente para aplacar una posible subida de los precios sobre las tarifas de datos.

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
  • nova6k0

    Creo que ya les llega con las subidas “artificiales” que están haciendo con el cuento del fútbol.

    Salu2

  • Peter

    No hay que creerse esto del “saldo negativo”. Es un cuento barato para justificar las subidas. Vodafone lleva ya casi un año sin cobrar el roaming dentro de la UE a sus clientes de contrato. Además sin ninguna limitación adicional para los datos en el roaming. También lo hace así Orange en algunas de sus tarifas y muchos otros operadores de la UE. A ninguno se le nota nada en las cuentas anuales, así que la eliminación del sobrecargo en el roaming dentro de la UE no puede ser una justificación para subir los precios.

    Los operadores grandes operan grandes plataformas de roaming en la UE en las que los precios que se cobran los operadores entre ellos están muy por debajo del límite de 0,0091€/MB de la UE. Todos los turistas que llegarán a España desde la UE tampoco tendrán que pagar el roaming y por eso gastarán unas cantidades de datos enormes. Esto llenará las cuentas de los operadores mucho más que lo que tendrán que pagar por lo que gastarán los pocos españoles (comparado con los que vienen a España desde la UE) que viajan a la UE.