Limpiar una pantalla táctil con alcohol no es buena idea

Limpiar una pantalla táctil con alcohol no es buena idea

Carlos González

Lo más común, en realidad, es limpiar la pantalla táctil de nuestro teléfono inteligente, por ejemplo, directamente con la camiseta. Ahora bien, hay usuarios que lo hacen con alcohol, lo que puede suponer un problema en un corto plazo de tiempo, dada la composición de la cubierta de estos componentes de hardware.

Si alguna vez lo habéis probado no podremos estar en desacuerdo en que limpiar una pantalla táctil con alcohol es una de las mejores formas para dejarla impoluta. Pero no es bueno, aunque en una única limpieza no podremos percibir el desgaste al que estamos sometiendo la superficie de la misma. Desde hace varios años, la mayoría de las pantallas que utilizamos en teléfonos inteligentes y tabletas incorporan un recubrimiento oleófugo que cumple con una función muy determinada: que no se impregne la suciedad en la superficie.

Gracias a este recubrimiento oleófugo, la pantalla táctil de un smartphone reduce en gran medida las machas de huellas y el rastro, en definitiva, de aceites y grasas. En realidad, se manchan también, pero este tipo de suciedad no se queda «pegada», sino que podemos eliminarla fácilmente, como adelantábamos, con nuestra propia camiseta. Ahora bien, precisamente en esta forma de limpieza, cuando retiramos la suciedad de la pantalla táctil, hay que tomar especial precaución para no deteriorar este recubrimiento.

oleophobic_1

El alcohol, como todos sabemos, se caracteriza por ser un excelente disolvente y, por sus propiedades químicas, el contacto con este recubrimiento oleófugo puede derivar en un desgaste importante sobre la superficie de la pantalla. El agua, sin embargo, no supone un peligro para este recubrimiento, mientras que sí lo supone, y muy grave, para la circuitería del dispositivo. Y es que, aunque parezca contradictorio, limpiar la pantalla con agua es una mejor idea, aunque con cantidades mínimas y sin dejar, en ningún caso, que entre al interior del terminal.

En cualquier caso, lo ideal es limpiar una pantalla táctil con un paño de microfibra, que no desgasta la superficie oleófuga y, además, no supone riesgo alguno para la circuitería del dispositivo que estemos limpiando.