Voddler : El streaming online de pago no despega por culpa de los estudios de cine

Escrito por Redacción
Actualidad
5

Voddler sigue perfilando su aterrizaje definitivo en España. Desde hace unos meses, el portal de películas y series vía streaming se encuentra en fase de pruebas en nuestro país. Su director, Marcus Bäcklund, ha visitado Madrid para mostrar el apoyo a la plataforma y se mostró confiado en su éxito a pesar del P2P.

El próximo año 2012 se prevé como el inicio del despegue de las plataformas de pago por contenidos en streaming. La oferta en la Red, muy escasa hasta hace poco, se está empezando a ampliar con algunos portales como Wuaki.tv o Filmin. En principio se esperaba que en el primer trimestre del nuevo año llegase la más conocida de todas estas alternativas, Netflix, pero sus planes podrían haber sufrido un retraso por problemas económicos.

Con este panorama, Voddler, el servicio que ha triunfado en Suecia con una política atractiva a la hora de ofrecer sus contenidos se encuentra en plena fase de mejoras para su estreno definitivo en nuestro país. Su director, en una entrevista concedida a El País, cree que España está preparada para el streaming de pago. "No es que la gente no quiera pagar, es un problema de disponibilidad, de ofrecer un gran servicio, buena tecnología y mucho fondo. Es la única forma de que esto funcione", afirma Bäcklund.

A menudo la propia industria asegura que los portales de pago no tienen hueco en nuestro país por culpa de las páginas web de enlaces. El director de Voddler desmonta este mito, asegurando que en Suecia compartir archivos a través de redes P2P es tan habitual como en España, pero esto "demuestra que hay interés por consumir contenido online".

Sobre el controvertido tema de las descargas, Bäcklund apoyó la polémica Ley Sinde y a una institución como la SGAE, ya que considera que su función es aportar "seguridad al sector". No obstante, reitera que las descargas no son el principal problema para que plataformas como la suya despeguen sino que son los propios estudios de cine. "Los consumidores quieren ver películas online y la tecnología está lista, pero las productoras obstaculizan el desarrollo del sector. Se están disparando en el pie", indica.

Por último, el director de la plataforma asegura que la oferta inicial de 500 títulos en España es escasa pero suficiente en un primer momento. Poco a poco se introducirán mejoras y las novedades costarán entre 2 y 4 euros, ofreciendo gratis los contenidos más antiguos a cambio de publicidad. Asimismo está previsto que con una tarifa mensual de 5 euros se pueda acceder a un catálogo que está seguro será mucho mejor que el que ofrezca Netflix, que considera "realmente pobre, una basura" ya que "la mayoría de sus 10.000 títulos son de hace 20 años".

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
Comentarios
5 comentarios
  1. torkato 26 Oct, 11 2:10 pm

    ¿5 euros un buen catálogo, en España? Eso me gustaría verlo de verdad. No quiero que vendan humo.

  2. Anónimo
    Usuario no registrado
    26 Oct, 11 4:25 pm

    QUE SE JODAN, A VER SI CIERRAN Y SE VAN A OTRO LADO.

  3. Anónimo
    Usuario no registrado
    26 Oct, 11 6:18 pm

    Estos no saben donde se han metido. Llevan perdidos millones de euros en España desde que abrieron su web. Si piensan que la gente pagará por películas, que tienen gratis por otro lado, lo tienen claro.Este director si va haciendo inversiones arriesgadas, como abrir una web en España, a ver si salta de su cargo y se va al paro.

  4. Anónimo
    Usuario no registrado
    27 Oct, 11 10:45 am

    Que el principal problema no son las descargas ilegales, me rio yo de eso

  5. Anónimo
    Usuario no registrado
    28 Oct, 11 12:50 pm

    El problema está en el capricho de las sociedades de autores y las mismas productoras en facilitar los derechos para que los comercialicen. Bien por los precios exorbitantes que ponen o por joder sencillamente.

    SI no tienes plata ni para un mp3 descargable ya es tu problema (te escribo desde perú, donde tu euro vale 4 veces nuestra moneda así que imagínate). La verdadera joda acá es la disponibilidad, donde estos tarados se disparan en el pie poniendo absurdas restricciones geográficas a sus contenidos.

    La modernidad apesta