San Francisco dejará de informar sobre la radiación de los teléfonos móviles

Escrito por Redacción
Telefonía

La industria de la telefonía móvil se apunta un tanto frente a organizaciones de consumidores y relacionadas con el medio ambiente. En San Francisco dejará de ser obligatorio informar a los clientes sobre los niveles de radiación de los dispositivos móviles, una medida a la que siguió la polémica desde que se dio a conocer.

En diciembre de 2009 nos hacíamos eco de la controvertida propuesta que había sido lanzada en la ciudad estadounidense de San Francisco. El alcalde de la ciudad, Gavin Newsom, alcalde de San Francisco, impulsaba una medida de su departamento de medio ambiente para que los terminales móviles que se pusiesen a la venta en la ciudad expusiesen de forma clara su nivel de radiación.

Tras su aprobación en 2011 pronto se topó con una demanda de la Asociación Internacional de Telefonía Móvil (CTIA en sus siglas en inglés) que la dejó en suspenso. Los contrarios a la medida puesta en marcha en la ciudad californiana afirmaban que la ordenanza inducía a error a los consumidores sobre los riesgos de utilizar teléfonos móviles. No en vano, la propia Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense (FCC) ha reconocido que todos los móviles que se venden en el país son seguros.

De hecho, no son pocos los estudios que desmienten que utilizar el móvil aumente el riesgo de padecer enfermedades o tumores. El último de estos informes lo conocimos hace unos meses, pero no ha sido el único en el que se ha apoyado una industria que solicitó a la ciudad californiana que demostrase científicamente que la radiación de los móviles tenía efectos adversos en la salud.

No obstante, según leemos en El País, aún existe una postura que exige que la medida no se retire de forma definitiva. Ellen Marks, defensora de la orden de información al consumidor, declaró que se trata de "un golpe terrible para la salud pública". En su caso particular, sufre un tumor cerebral en la zona de la cabeza donde apoyaba su terminal para hablar, pero no es la única posición en este sentido. "Si la experiencia con el tabaco nos ha enseñado algo, es que es peligroso esperar a que exista un consenso científico sobre una amenaza para la salud antes de proporcionar a los consumidores información sobre cómo pueden protegerse a sí mismos", señaló Renee Sharp, del Environmental Working Group.

En cualquier caso, parece que han pesado más las conclusiones de los estudios realizados hasta ahora y que no han sido desmetidas de forma categórica por otros informes científicos, por lo que parece poco probable que la iniciativa que arrancó en San Francisco se extienda a otras ciudades del mundo.

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
Comentarios
11 comentarios
  1. Anónimo
    Usuario no registrado
    09 May, 13 10:26 am

    Estos magufos querian poner un aviso como en el tabaco. Señores, antes de la telefonia movil ( y despues) habia Television y radio y nadie se ha muerto por las ondas mas potentes de esta tecnologia.
    todo el mundo tiene una antena de la TV o TDT en su tejado y nadie ha protestado, y ahora encima el 4G a 800MHZ coge la banda de la TDT. Si las ondas no ionizantes no rompen ni mutan las celulas no pueden crear cancer.
    Sobre los efectos termicos idem, el calentamiento de las moleculas de agua de nuestro cuerpo es inapreciable. (Te quemas millones de veces mas 20 minutos al sol en verano, y nadie deja de ir a playa).
    Y por ultimo sobre los efectos no termicos, no se ha encontrado nada a dia de hoy. En el momento que el consenso cientifico diga que hay evidencias, entonces habra que restringir mas las emisiones, pero sobre la base cientifica actual, ya se aplica el principio de precaucion en España con el RD 1066/2001.
    Luego vendra Geosanix, Biolectrica y Gigahertz a venderte sus burkas metalicos, sus fundas anti radiaciones y te mediran la casa diciendo que tienes unas radiaciones mas altas que en Fukushima.

  2. Anónimo
    Usuario no registrado
    09 May, 13 10:33 am

    Una antena de TV en tu tejado NO emite ninguna señal… (y la que recibe es tan baja que necesita de un amplificador para aumentarla)

  3. Anónimo
    Usuario no registrado
    09 May, 13 10:37 am

    En la vida real, la propagación de las ondas nunca se da en condiciones óptimas: el SAR de un teléfono móvil contemporáneo como el Samsung Galaxy S II es de 0,338 W/kg, casi un orden de magnitud menor que los límites legales de CENELEC y los de los experimentos. Pero esto es parcialmente relevante en el caso de los teléfonos móviles, no en el de antenas base ni —mucho menos— en el de routers wifi.

    Un router wifi emite con una potencia máxima de 100 mW. Si modelamos un cuerpo humano por una sección transversal de área 1 m² (normalmente será menor), la potencia máxima disponible para absorber a una distancia de 3 metros es menor que 900 µW, es decir, alrededor de 9 µW/kg suponiendo 100 kg de peso. La dosis real absorbida será considerablemente menor (la estimación tiene en cuenta la densidad y la conductividad de los tejidos). Sin tener en cuenta este detalle, vemos que la energía radiante del wifi está cinco órdenes de magnitud por debajo de la de los experimentos. La misma cuenta, con el router a 10 metros, da 0,8 µW/kg.

    Así, vemos que los niveles energéticos de un campo electromagnético a las frecuencias del wifi son incapaces de ionizar nada, no calientan nada a los niveles máximos legales y los efectos que miden algunos estudios lo hacen a niveles de potencia absorbida mínima entre cien mil y un millón de veces a lo que nos exponemos cuando tenemos un router encendido. Esto no cambia significativamente cuando hay varios clientes (ordenadores) conectados a la red: están más cerca de sus usuarios, pero emiten con menos potencia (un tercio de la potencia máxima del router como tope, y siguiendo una ley de proporcionalidad inversa con la intensidad de la señal recibida para ahorrar batería). Honestamente, creo que el principio de precaución está fuera de lugar.

  4. Anónimo
    Usuario no registrado
    13 May, 13 12:37 pm

    Nosotros compartimos la idea de que los moviles emiten radiación, unos más que otros. Hemos realizado campañas de sensibilización, y nos hemos implicado en este campo obteniendo la distribución en España, del producto SAFE-MOB, http://www.safe-mob.info/, fundas antiradiación que eliminan el 95%, con certificación.
    La radiación existe, protegemos el movil con una funda para que no se estropee, pero en cambio no nos protegemos la cabeza (mal formación, daño oido, tumores, etc.), me parece suicida.