Guía de compra de proyectores: qué tienes que saber para comprar un proyector

Gadgets

A pesar de que las Smart TV son cada vez más grandes, hay situaciones en las que un proyector nos ofrece un tamaño aún más grande, con la posibilidad de tener una experiencia de cine en nuestra propia casa por un precio menor del que cuesta un televisor de más de 60 pulgadas. Por ello, vamos a ver qué tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar un proyector para el hogar, y saber diferenciar uno bueno de uno malo, aprendiendo las ventajas de tecnologías como DLP, o cuántos lúmenes ANSI son los adecuados.

Tipos de proyector: para hogar o para empresas

En el mercado encontramos principalmente dos tipos de proyectores: unos para el hogar, y otros pensados más para empresas. Para el hogar, lo más recomendable es uno que tenga una proporción de 16:9, ya que casi todo el contenido que consumiremos tendrá esa proporción en el caso de series (o 2,35:1 si hablamos de películas). En un proyector 4:3 se quedan muchas franjas negras en las películas, disminuyendo la resolución. Un proyector 4:3 es mejor para presentaciones.

proyector 4k

Además, los proyectores para entornos laborales necesitan más luminosidad, al usarse normalmente en entornos más iluminados. Otros factores que es conveniente tener en cuenta es que lean presentaciones directamente mediante tarjetas SD o USB, que incluyan altavoces o que tengan agujeros y corrección trapezoidal para colocarlos de manera inversa en el techo. También es posible que te interese optar por un proyector para empresas para usar en casa si necesitas que tenga un brillo muy elevado.

Superficie de proyección y distancia mínima

Para proyectar la imagen, es mejor tener una pared plana con un blanco 100% puro sin reflejos, o en su defecto usar un pantalla para proyectarlo, ya sea con una pantalla rígida o una enrollable de tela (las hay hasta motorizadas). En el caso de que uses una pared que no sea 100%, siempre puedes calibrar el color para compensar por el exceso que tenga.

En cuanto a la distancia mínima, conocida como el Throw Ratio en inglés, es la distancia mínima a la que tenemos que colocar el proyector, y se mide en relación al ancho de la imagen. Por ejemplo, 1:1 implica que la imagen tiene un metro de ancho, y que hay que colocar el proyector a 1 metro de distancia de la pared. 1,5:1 implica que hay la imagen mide 1 metro de ancho, y hay que colocar el proyector a 1,5 metros. Si por ejemplo tenemos un proyector láser que se puede colocar debajo de la pared, tenemos un número por debajo de 1, con 0,233:1 en el caso del proyector 4K de Xiaomi.

Para un proyector 720p se recomienda una distancia de visualización al menos 2 metros. Con uno 1080p se recomienda al menos 1,5 metros, mientras que uno 4K podemos estar viéndolo hasta a 1 metro de distancia. Como es obvio, cuanto más lejos lo veamos, mejor se verá si la luminosidad del proyector es alta. En la siguiente web podéis calcular la distancia de proyección.

Contraste

El contraste de una pantalla o proyector es la diferencia entre el punto blanco más luminoso y el punto negro más oscuro. Por ejemplo, un contraste de 2000:1 indica que el punto más luminoso tiene 2000 veces más luz que el más oscuro. Normalmente, si el contraste es alto, la calidad de la imagen será superior. Para que lo distingáis más fácil, imaginad que el contraste de 2000:1 implica que hay 2000 tonos de gris entre el blanco más blanco y el negro más negro, por lo que la imagen será más fidedigna.

Tecnología de proyección

Los proyectores actuales usan dos tipos de tecnologías: DLP y LCD.

DLP (Digital Light Processing) usa una luz reflejada en diminutos espejos que reflejan o no la luz. Para el color, se van moviendo muy rápido una serie de filtros de color rojo, verde y azul de tal manera que para el ojo humano la sensación es de que se está proyectando una imagen en color. Este sistema es más compacto, ofrece más nitidez y tiene un mejor contraste, pero también provoca algo de aberración cromática en la imagen y hace que la precisión del color sea algo peor que en un proyector LCD. Además, para generar gris, el espejo tiene que rotar en la mitad de tiempo, mientras que en un proyector LCD tan solo es necesario cambiar el voltaje.

Con los LCD (Liquid Crystal Display), al igual que en los paneles que usan los televisores y móviles, la luz se divide en colores al pasar por un panel de cristal líquido, dejando pasar determinada cantidad de luz a través del filtro (en concreto, solo un quinto de la generada por la bombilla). Los colores con este sistema son más realistas y mejores, con un excelente brillo.

También hay tecnología que usan otros fabricantes (llamada D-ILA, LCoS o SXRD) que mezclan las ventajas de ambos sistemas, donde un panel refleja la luz en lugar de dejarla pasar a través de un panel de cristal líquido como LCD, teniendo las ventajas de DLP y LCD. A cambio, estos proyectores son más caros.

Además de estas tecnologías, hay proyectores láser como el de Xiaomi que dispara un láser de cada color (rojo, verde y azul) que luego se combinan en una lente, aunque hay otros que tienen dos láseres azules, y uno de ellos se divide en rojo y verde mediante fósforo. El consumo es menor, la luminosidad es mayor, la durabilidad es mayor, son más precisos a la hora de reproducir colores, se encienden automáticamente sin tener que calentar la bombilla, y se pueden poner más cerca de la pared. Eso sí, son bastante más caros.

Luminosidad, o lúmenes ANSI

La luminosidad de un proyector se mide en lúmenes ANSI, que determinan la cantidad de luz que puede emitir un proyector. Cuanto más a oscuras esté la habitación, mejor, ya que podremos apañarnos con 2.000 o 2.500 lúmenes con un proyector LCD. Si hablamos de uno con DLP, debemos sumar unos 1.000 lúmenes más por la forma en la que funciona la tecnología, ya que oscurece algo la imagen.

Si tenemos las ventanas abiertas de noche y entra algo de luz, necesitaremos al menos 3.000 lúmenes. Para una sala de reuniones iluminada esta deberá ser la cifra mínima, mientras que si lo vamos a usar en exteriores es aconsejable al menos 4.000 lúmenes.

Resolución y relación de aspecto

Cuanto mejor resolución tenga un proyector, normalmente nos vamos a encontrar que mayor va a ser su precio. Los proyectores más baratos apenas llegan a 640 x 480 u 800 x 600, los cuales debes evitar en la medida de lo posible e ir a otros que lleguen al menos a 720p si realmente vamos a usar el proyector para el hogar, mientras que para presentaciones sí será más que suficiente.

La mayoría de proyectores más asequibles cuenta con resoluciones como 1280 x 800, 1280 x 720, 1920 x 1080 o 1920 x 1200 píxeles. Estos son los mejores en relación calidad/precio que podemos comprar para el hogar, ya que los 4K (3840 x 2160 píxeles) se van a más de 1.000 euros. La mayoría de proyectores para el hogar son 16:9 o 16:10, y debéis evitar los que son 4:3 porque perderéis mucha resolución viendo películas. Por tanto, las resoluciones quedan de la siguiente manera:

Gama básica para proyectores por debajo de 80 euros. Es recomendable evitarlos, o solo comprarlos si tenemos un presupuesto muy ajustado.

  • SVGA: 800 x 600 píxeles
  • WVGA: 800 x 480 píxeles
  • XGA: 1024 x 768 píxeles

Gama media para proyectores entre 100 y 300 euros. La más recomendable para comprar en relación calidad/precio.

  • HD: 1280 x 720 píxeles
  • WXGA: 1280 x 800 píxeles

Gama alta con proyectores desde 450 hasta miles de euros. Lo mejor que puedes comprar en el mercado, y que debes elegir si puedes permitírtelo.

  • Full HD: 1920 x 1080 píxeles
  • 4K UHD: 3840 x 2160 píxeles
  • 4K: 4096 x 2160 píxeles

Es importante tener cuidado con la publicidad engañosa, y fijarnos siempre en la resolución nativa del proyector. Muchos pondrán que “aceptan” señales hasta 1080p a través del puerto HDMI, pero la resolución nativa del proyector puede ser de solo 720p. Apenas hay proyectores chinos Full HD nativos, siendo todos como mucho 720p. Los 1080p nativos cuestan al menos 500 euros, mientras que los 720p se pueden encontrar por 100 euros, siendo esta una resolución ideal para tu primer proyector si no quieres gastar mucho dinero.

Conectividad

La mayoría de proyectores cuentan con conexión VGA al usarse todavía en el sector empresarial por ordenadores antiguos. Por suerte, cada vez más proyectores cuentan con HDMI, e incluso HDMI 2.0 en muchos casos. También es recomendable que tengan salida de audio jack para sacar el sonido que entra por HDMI o del reproductor nativo, así como puertos USB para leer esos archivos o para cargar dispositivos.

Sonido y ruido

Algunos proyectores cuentan con altavoces incorporados, lo cual es muy cómodo si estamos transportándolo continuamente. Estos altavoces no suelen ser muy potentes (3 o 5 vatios en los más baratos), pero son más que suficientes para escuchar de manera decente el diálogo de las películas. Además, estos altavoces pueden ayudar a reducir el ruido que hacen los propios proyectores, los cuales no deben superar los 35 decibelios; sobre todo si los vamos a tener cerca de la cabeza y no queremos volvernos locos del ruido del ventilador. Normalmente, los proyectores más pequeños son los que más ruido hacen, además de afectar también la luminosidad. Cuanta más luz emita en un proyector, más refrigeración va a necesitar.

Funcionalidades adicionales

Algunos proyectores incorporan un conector RJ45 o WiFi para acceder a Internet o a archivos locales, actualizar firmware, o simplemente para usar el software de Smart TV que incorporan, ya que algunos incluyen Android TV como el de Xiaomi que hemos mencionado.

A nivel de software, también es importante que cuenten con la posibilidad de invertir la imagen o de que tengan corrección trapezoidal por si ponemos el proyector en el techo y no está llegando la imagen a la pantalla o pared totalmente recta, ya que será necesario corregir la dirección de la imagen. Algunos proyectores también tienen zoom, algo útil si lo ponemos muy lejos.

Gastos futuros

La vida útil de una lámpara es algo difícil de predecir. La mayoría duran entre 5.000 y 15.000 horas, con algunos afirmando que pueden llegar a durar más de 20.000 o 30.000 horas. Cambiar una lámpara cuesta normalmente entre la mitad o casi lo mismo que el proyector entero (aunque puede llegar a ser más barata), por lo que cuando esta lámpara muera te sale más rentable coger el coste de ella y comprarte un nuevo porque la tecnología habrá avanzado mucho en esos años. Incluso usando el proyector 2 horas al día con una vida útil de 10.000 horas, estamos hablando de que durará al menos 13 años. Los proyectores LED o los láser durante mucho más, por lo que os recomendamos que optéis por ellos.

Modelos recomendados

Después de esto, podemos recomendar algunos modelos de proyectores de diferentes resoluciones, partiendo de 480p como base, aunque recomendamos que vayáis a 720p directamente.

480p

720p

1080p

4K

Escrito por Alberto García

Fuente > ADSLZone

  • Me toco los cojones

    15.000 ni en broma, a mi hermano con suerte 2.000 horas.

  • Jose Antonio Vargas Lopez

    Deje de leer cuando dijiste que hacían falta 2500 lumens en sala oscura…..
    Llevo toda la vida en esto y hemos tenido siempre en cine en casa proyectores con 600lumenes y hasta 1000 completamente funcionales y hasta hace 5 años los luemens para cine en casa(oscura)no pasaban de 1200 en los modelos top de JVC y Sony….es decir que para sala oscura con 800 ,900 1000 es más que suficiente..
    Otra cosa en es HDR……..