Dark Patterns, así te engañan webs y apps para que pinches dónde ellos quieren

Cuando visitamos una página web o instalamos un programa, los colores de algunos de los botones suelen usarse para guiarnos hacia el que más nos conviene pulsar. El problema es que la mayoría de webs han pasado a utilizar este tipo de patrones para que pinchemos donde ellos quieren, en lo que se conoce como patrones oscuros, o Dark Patterns.

Los Dark Patterns son trucos usados en páginas webs, programas y apps para que hagas cosas que no querías hacer, como puede ser comprar algo, suscribirte a algo, o dar unos datos que no querías dar. Las webs y apps se aprovechan de que la mayoría de usuarios no se leen todas la palabras de las páginas o elementos que se les muestran, sino que se hacen suposiciones de qué es lo que es necesario clicar para seguir hacia delante.

Hay todo tipo de patrones oscuros, como hacernos pinchar donde no queremos, dar información que no queríamos dar, guiar tu atención a un punto concreto de una web, te ocultan costes, aceptar condiciones que no queremos, anuncios ocultos, etc.

Los anuncios ocultos se usan por algunas webs de torrent, donde muestran anuncios invisibles a pantalla completa en la página, y al pulsar en algún elemento de la web, en realidad hemos hecho click en el enlace. También se suele encontrar a la hora de aceptar condiciones de uso, donde dan a entender que algunas condiciones son obligatorias, como el ceder nuestros datos, cuando en realidad son opcionales.

Amazon Prime, un ejemplo de patrón oscuro

Como vemos, hay multitud de patrones oscuros en la red, pero en Amazon encontramos uno de los más claros relacionados con la suscripción de Amazon Prime, con dos patrones muy claros.

El primero es cuando realizamos una suscripción a Prime para usar el periodo de prueba de 30 días. Suscribirnos es muy sencillo, ya que simplemente tenemos que pulsar un par de botones. El problema viene cuando queremos evitar el cobro de la cuota una vez pasados esos 30 días. En lugar de ponernos en todo momento que no vamos a dejar de disfrutar de los 30 días gratis, se nos lleva hasta por 3 páginas diferentes para confirmar que “no queremos seguir disfrutando de las ventajas de Amazon Prime”, cuando en realidad sí las disfrutaremos durante lo que nos quede del periodo de prueba gratis, aunque una vez pasado ese tiempo lo perdamos. Podemos ver cómo funciona en las siguientes tres capturas

El segundo lo encontramos tras cancelar la renovación de Amazon Prime tras el periodo de prueba gratis. Durante el tiempo de la prueba, se nos sigue mostrando en la web que podemos continuar con el servicio de Prime, y se nos muestra el botón en varios sitios, como al comprar un producto o al lado de nuestra cuenta. Si pulsamos por error, aunque sea un simple click, la renovación se realizará automáticamente y se nos cobrará la cuota. Muy diferente de la cantidad de pasos que hace falta realizar para cancelar la suscripción tras el periodo gratis.

Este último patrón de hacer fácil entrar en algo, pero muy difícil salir se conoce como Roach Motel, y se usa en muchas plataformas de suscripción. La mayoría de plataformas online te lo ponen muy difícil para borrar tu cuenta, incluyendo a la mencionada Amazon o Facebook. Todas las plataformas, incluyendo a Spotify, Twitter, Facebook, Tiktok, Pinterest, Netflix o Amazon los utilizan en mayor o menor medida.

Otros patrones oscuros

Otro tipo de patrón oscuro lo encontramos en los emails que ocultan la anulación de la suscripción, donde suelen hacerlo con colores muy similares al texto que lo rodea, o que incluso te lo escriben de una manera compleja para que te sea difícil cancelarla. Esto es similar a lo que usan las páginas para que aceptemos las cookies o desactivemos los bloqueadores de anuncios.

También encontramos este tipo de patrones en juegos de móviles. Por ejemplo, un juego puede usar botones de color verde para guiarnos por toda la app para ir avanzando a siguiente. Sin embargo, en cuanto perdemos un nivel, el color verde se aplica al botón de “comprar” para poder seguir jugando y tener más vidas o ayudas adicionales.

En la reserva de hoteles y vuelos también encontramos este tipo de prácticas. Booking es una de las que más los usa, alertándonos de que quedan pocas habitaciones, de que se ha reservado una hace poco, o de que hay muchos usuarios viéndola para incitarnos a reservarla rápido.

En el pasado, LinkedIn usó también un patrón oscuro donde, cada persona que se registraba en la plataforma, si se descuidaba en el proceso de registro, enviaba un email a todos sus contactos. En el email, se decía que “X persona te ha invitado a usar LinkedIn”, haciendo que mucha gente se registrase; aunque no les hiciese falta. Por ello, en 2015 les demandaron porque había quien afirmó que su imagen profesional había sido dañada al usar su email para contactar a los usuarios, y la compañía tuvo que pagar 13 millones de dólares por los daños, y dejar de llevar a cabo esas prácticas. Sin embargo, Instagram y Facebook siguen utilizando una técnica parecida para sincronizar contactos entre plataformas.

Por último, hay también quien añade pequeñas manchas o pelos en sus banners y anuncios para que el usuario toque la pantalla para quitarlo, pero en realidad esté haciendo click en el anuncio.

En definitiva, vemos que hay multitud de formas en las que las webs, apps y programas que usamos a diario pueden acabar engañándonos. Por ello, es importante estar atentos para evitar caer en este tipo de trampas que puedan poner en peligro nuestra privacidad y nuestra seguridad.