¿Te espían? Así puedes buscar cámaras de vigilancia ocultas

¿Te espían? Así puedes buscar cámaras de vigilancia ocultas

Rocío García

Las cámaras ocultas se utilizan en infinidad de ocasiones y seguro que has escuchado casos en los que alguien ha sido multado o detenido. Bien por esconder una cámara en un aseo femenino (como ocurrió en 2008 al propietario de un bar de Villanueva de la Cañada en Madrid) como casos de apartamentos alquilados o Airbnb que incluyen sistemas de videovigilancia y control de los huéspedes de este. Por eso, podemos intentar detectar cámaras de seguridad o videocámaras de vigilancia para mantener nuestra privacidad a salvo.

Airbnb deja claro que solo se permiten dispositivos declarados para supervisar o vigilar zonas comunes como la puerta principal siempre y cuando que avises previamente y esté en la descripción del anuncio. Pero no se permiten dispositivos ubicados en espacios privados o que los vigilen. Lo recogen así desde las normas: “Los dispositivos nunca deben monitorizar espacios privados (p. ej. dormitorios, baños o zonas comunes que se utilicen como zonas para dormir, como una sala de estar con un sofá cama). Se permiten dispositivos desconectados siempre y cuando estén apagados y los huéspedes tengan constancia de su existencia”.

Aun así, son muchas las técnicas para esconder cámaras ocultas y no solo en apartamentos sino también en hostales, hoteles y todo tipo de alojamientos. Según una encuesta de la empresa IPX1031 en el año 2019, uno de cada diez huéspedes de apartamentos de Airbnb había encontrado equipos de vigilancia en su estancia. Y la mitad de los encuestados estaban preocupados por ello.

No solo en apartamentos sino en todo tipo de lugares: en el año 2019 fue detenido un trabajador de Alicante que había instalado una cámara en los baños portátiles de su empresa para grabar a sus compañeras. Una cámara escondida en el portarrollos de papel higiénico. Ponen en riesgo nuestra privacidad y son totalmente ilegales así que podemos tratar de detectarlas.

Desconfía y busca

Lo primero que podemos hacer es buscar de forma convencional sin necesidad de utilizar nuestro teléfono o aparatos específicos. Hay cámaras que incluso se escuchan ya que emiten un ligero sonido cuando están funcionando. Pero no solo eso, sino que podemos revisar todos los dispositivos que hay a nuestro alrededor e incluso desenchufar o desconectar los que nos parecen sospechosos. Por ejemplo, si hay cargadores de teléfonos que nosotros no hemos llevado o incluso en pantallas de lámparas inteligentes, marcos de cuadros “modernos” o espejos.

Podemos dedicar unos minutos para revisar todas las posibles aperturas que haya en ese lugar o habitación, aunque posteriormente podemos ir un paso más allá y usar nuestro teléfono móvil o un aparato específico que nos ayude a detectarlos.

Otra opción recomendable si estás en un piso o Airbnb completo es que desconectes el router. Desenchufa el router si está en un lugar visible y renuncia al Wi-Fi.

Encuentra desde el teléfono móvil

La opción más rápida y de urgencia es usar el teléfono móvil. Hay varias herramientas u opciones con las que podemos usar nuestro smartphone para saber si nos están espiando. La efectividad dependerá de lo elaborado que sea el sistema o del tipo de cámara o de la instalación ya que pueden estar ocultas de forma física pero también ocultas en la red así que no siempre va a ser una opción. En cualquier caso, sí podemos encontrar la mayoría de ellas y asegurarnos de forma rápida.

Detecta la cámara en la red

Si vas a ir a un hotel o a un apartamento lo normal es que puedas conectarte a una red WiFi de este a través de la contraseña que te habrán dado previamente. Especialmente en un piso particular o apartamento esto será especialmente útil si su dueño no tiene demasiado cuidado porque la cámara estará conectada a la misma red a la que vas a conectarte tú. Por eso, necesitamos una aplicación como Fing (gratuita y disponible para iOS y Android) que nos permite escanear todos los dispositivos que hay conectados a una misma red. Es algo que habitualmente podemos ver si accedemos al router pero no tendremos acceso al mismo si es un apartamento, un hotel o una casa que no es la nuestra. Así que recurrimos a Fing.

Descargamos Fing de forma gratuita en nuestro teléfono o tableta y nos aseguramos que estamos conectados a la red. Vigila que solo ese dispositivo esté conectado y no haya otros (ni un ordenador ni tu reloj, etc) y pasados unos segundos escaneará y te mostrará todos los dispositivos que hay conectados. Cuando haya completado el escáner, podremos ver todos los dispositivos encontrados. Verás tu móvil o tablet en la IP correspondiente pero la app nos lo pone fácil gracias a que nos muestra qué tipo de aparato es cada uno. En ese caso, podemos mirar si one “Cámara IP” o si nos suena alguna de las marcas que aparecen como puede ser Nest, Arlo, Foscam…

fing.jpg

No siempre va a ser tan claro así que lo más recomendable es que sospechemos de dispositivos o aparatos que no deberían estar ahí. Además, desde Fing también podemos ir a un apartad de puertos abiertos para saber si alguien nos vigila.

Usa la cámara de tu teléfono

No siempre van a estar conectadas a la misma red (y sería imprudente y básico por parte del que quiere espiar) así que hay algunas alternativas a la hora de detectar cámaras ocultas en el sitio en el que estás. Por ejemplo, detectar rayos infrarrojos. Para ello necesitarás que esté todo a oscuras. La mayoría de las cámaras utilizan infrarrojos para la visión nocturna y no son perceptibles a simple vista, pero sí lo son si utilizamos una herramienta específica. O, en este caso, una aplicación específica.

Generalmente la cámara frontal de nuestro móvil no bloquea los infrarrojos (podemos comprobarlo previamente con el mando a distancia o cualquier otro gadget similar) así que nos serviría para esta labor. Apagas todas las luces de la habitación o el lugar en el que estés y vas enfocando toda la habitación para ver si hay alguna luz que nos haga sospechar. Busca en las paredes, pero también puede ser que haya detectores de alarma, detectores de humo, rejillas de ventilación o incluso en aparatos inteligentes como enchufes, cargadores inalámbricos.

Usa aplicaciones específicas

Además, hay aplicaciones específicas que nos permiten buscar campos electromagnéticos, aunque no siempre van a funcionar, pero puede ser útil como método alternativo a los anteriores. Lo explican desde su descripción en la tienda: “tienes que mover la aplicación y cuando suena es porque has encontrado la posición”. Detecta luces infrarrojas y solo tenemos que buscar las luces blancas que aparecen en la pantalla. Si no lo hace por defecto la cámara, podemos forzarlo con estas aplicaciones.

Hay opciones tanto si queremos usarlas en iOS como si quieres descargarlas en Android, aunque conviene que mires primero todos los detalles y comentarios de otros usuarios ya que es habitual que haya apps que intentan estafarnos.

Usando dispositivos específicos

Hay aparatos específicos que nos permiten detectar cámaras ocultas o cámaras de seguridad. Esto no te servirá si buscas detectarlo en un momento concreto en el que tienes prisa (tienes sospechas de que estás en un apartamento y te están viendo o crees que hay una cámara en un baño, por ejemplo) pero sí puedes hacerlo si el problema es a medio o largo plazo y quieres saber qué está pasando.

En muchas tiendas online podemos encontrar aparatos que tienen la función de detectar cámaras ocultas. En AliExpress podemos encontrarlos por menos de diez euros, aunque dependerá del modelo en sí, las características o cómo funcione. La mayoría de ellos nos permiten detectar las señales de radiación y funcionan con una luz LED que nos dice que hay algo cerca de ese punto. En este caso, la cámara oculta.

camara oculta

Las cámaras de videovigilancia que utilizan redes como Bluetooth o Wifi emiten una señal de radiofrecuencia así que una de las opciones es que utilicemos detectores de señal para encontrar cámaras ocultas y otros dispositivos de grabación. Aunque, como hemos dicho antes, no te asegurarás encontrarlas en todos los casos y puede haber excepciones que estén mejor escondidas o no sean detectadas correctamente.

Pero también hay detectores infrarrojos diminutos que podemos utilizar en caso de tener sospechas. Los hay muy pequeños e ideales para llevar a cualquier parte. Algunos se conectan por USB C a tu teléfono móvil y cuentan con una luz LED y un filtro a través del cual podemos mirar para inspeccionar toda la habitación y saber si alguien nos está espiando. Además, son baratos y fáciles de transportar pero tenemos que tener en cuenta que no va a servir con cualquier tipo de cámara.

infrarrojo

¡Sé el primero en comentar!