La usas cada día y no sabes por qué: ¿Cómo llegó la arroba a los emails?

La usas cada día y no sabes por qué: ¿Cómo llegó la arroba a los emails?

Rocío García

Solemos dar nuestro correo electrónico cada día o escribirlo en todo tipo de momentos, rellenando para compras online, registrándonos en tiendas y programas de fidelización y hasta al llegar a un hotel en el que vamos a alojarnos. Hay direcciones de correo electrónico fáciles de dictar o escribir y otras más complejas e indescriptibles pero todas tienen algo en común: la arroba. Está siempre ahí y la escribimos a la perfección cada vez que copiamos un email pero seguro que alguna vez te has preguntado cuándo empezó a usarse o por qué se usa la arroba en el email.

Según la Real Academia, arroba es un peso equivalente a 11,502 kilogramos pero también un peso equivalente a 12,5 kilogramos en Aragón. Entre sus acepciones encontramos “medida de líquidos que varía según las zonas geográficas y los mismos líquidos”. Y, por último, encontramos la arroba referida a la informática: símbolo usado en las direcciones de correo electrónico, que separa el nombre del usuario del dominio al que pertenece.

La arroba no se inventó con Internet sino mucho tiempo antes, hace siglos. El término arroba proviene del árabe y significaba “una cuarta parte”. En España, antes de que tú copiases correos electrónicos, se utilizaba como una unidad de capacidad. Te explicamos su historia o cómo llegó este término a los correos electrónicos y quién decidió que ibas a usarlo cada día.

Arroba

Historia de la arroba

Como decimos, el famoso símbolo no se inventó para usarse en internet. Su origen es mucho más antiguo y no está del todo claro, ya que los historiadores difieren en el principio de su uso aunque sí está claro que fue a partir de los siglos XV o XVI que empezó a usarse en España, en Italia o en Francia como unidad de medida que equivalía, en nuestro país, a una cuarta parte de un quintal.

Giorgio Stabile, profesor de historia de la ciencia de la Universidad La Sapienza, descubrió este símbolo se utilizó por primera vez en el año 1536 en una carta enviada por un mercader italiano, Francesco Lapiun, desde Sevilla hasta Roma. Una carta enviada en dicho año y utilizaría el símbolo @ para referirse a ánfora y explicar la equivalencia. Aunque podría haber sido aún más antiguo ya que el historiador Jorge Romance encontró el signo de la arroba en un documento de 1448, en una entrada de trigo en el Reino de Aragón.

Llegada a Internet

Pero cómo llegó la arroba desde el siglo XVI hasta nuestros días y por qué se usa la arroba en el email es un tema mucho más reciente. La historia de Internet se remonta a los años sesenta y poco después llegó el símbolo a los servicios online. Fue exactamente en 1971 cuando el programador informático Ray Tomlinson implementó el primer sistema de correo electrónico. Había que solucionar un problema: Tomlinson quería utilizar algún signo o símbolo que separasen el nombre de la persona dueña del correo electrónico del lugar en el que estaba o el dominio.

Hacía falta encontrar un símbolo que no fuese a aparecer en los nombres de personas ni las empresas por lo que no valía ninguna letra ni tampoco paréntesis, corchetes o símbolos de puntuación porque ya eran utilizados para otros fines. Hacía falta un signo o símbolo que no se usase para nada. Pero también hacía falta que ese símbolo apareciese en los teclados para que se pudiese utilizar.

A finales del siglo XIX se había incluido el símbolo de la arroba en máquinas de escribir para facilitar el trabajo a los que redactaban documentos comerciales y estaba presente en algunos modelos populares de marcas como Underwood o Lambert y con fabricaciones que se remontaban a finales del siglo XIX o principios del siglo XX. El signo estaba en el teclado de las máquinas pero ya había dejado de utilizarse en 1971 para referirse a una unidad de medida…

ray Tomlinson

La necesidad de Tomlinson de encontrar un símbolo que cumpliese los requisitos y la presencia de la arroba en muchas de las máquinas de escribir fueron las dos claves para que la arroba se convirtiese en el símbolo que conocemos a día de hoy. Estaba en los teclados pero no aparecía en nombres de personas ni de empresas así que se convirtió en la opción perfecta para diferenciar al usuario del servidor.

Otro de los motivos por los que la arroba fue utilizada como signo para el email fue por su pronunciación en inglés. Se pronunciaba con el significado de “at” así que podría ayudar a entender que el dominio era aquello al que pertenecía el usuario.

Para usarla por primera vez, Ray Tomlinson creó la primera dirección de correo electrónico de la que se tiene constancia: tomlinson@bbn-tenexa. Fue el principio de la arroba en el email. Así es cómo el símbolo del medievo pasó de ser una simple a encerrada en un círculo y usada para el comercio a un signo que usamos cada día en nuestra vida en la actualidad.

Usos actuales

Más allá de ser el símbolo que utilizamos en nuestras direcciones de email, se ha convertido en un signo habitual en Internet o en la escritura. Por ejemplo, el famoso símbolo se ha usado (aunque la RAE no lo recomienda ni lo da como correcto) como un recurso para integrar las formas masculinas y femeninas del sustantivo en una misma palabra. Es decir, para decir “l@s niñ@s” en lugar de los niños y las niñas o de simplemente “los niños” o generalizar ahorrando palabras. Aunque, como decimos, la RAE no lo considera correcto.

También usamos la arroba en otras redes sociales, como Twitter o Instagram. Para mencionar a usuarios en aplicaciones y redes sociales necesitamos introducir el nombre concreto tras el símbolo. Usamos la @ seguido del nombre para que lean el mensaje que queremos mandarles. Ocurre igual en grupos de WhatsApp en los que queremos mencionar a alguna persona en concreta en el chat. También pasa e en mensajes de correo electrónico con varios destinatarios… Es decir, en el cuerpo de texto, usando Gmail, podrás mencionar al usuario con una @ antes de su nombre para saber que le hablas a él exactamente.