Tres meses limpiando con el Roomba i7+, el robot aspirador más avanzado de iRobot, ¿merece la pena?

Reportajes

Para cierto tipo de productos, aunque siempre vamos corriendo, no está de más dejar pasar un buen tiempo para ver si de verdad marcan una diferencia. Es el caso del último robot aspirador de iRobot, el Roomba i7+, que hemos tenido la oportunidad de probar durante un espacio amplio de tiempo y traeros una opinión fundamentada en varios meses de uso.

Es por ello que este análisis que os vamos a hacer, aunque tiene también una parte técnica, está mucho más centrado en la experiencia de si este producto realmente vale lo que cuesta. Y es que no lo vamos a esconder, es el robot de limpieza más avanzado… y también el que tiene un precio de los más altos. El iRobot Roomba i7+ con su Clean Base (lo que es realmente el punto diferenciador) cuesta 1.199 euros. También es posible hacerse sólo con el aspirador por un precio más económico (899 euros, con ofertas que lo bajan a 699 euros), pero lo dicho, perdemos la clave del asunto: el iRobot i7+ se descarga sólo.

Características del iRobot Roomba i7+

Para los amantes de las especificaciones, vamos a pasar rápido por las que ofrece este producto. Estamos ante un robot aspirador de unos 34 cm de diámetro con una altura de 9,2 cm. Sobre todo este último dato, como veremos después, lo hace bastante versátil y capaz de entrar por casi cualquier hueco bajo mesas y sillones. Con un peso total de 3,37 kg, ofrece una capacidad de depósito de unos 0,4 litros.

Ofrece conexión WiFi, y cuenta con una app para controlar el manejo del dispositivo, así como sus diferentes funciones (mapeo, programación, etc.) que además es compatible con Google Assistant y Amazon Alexa, por lo que podremos dar ordenes de voz para ponerlo en marcha. Su batería cuenta con una autonomía notable de 75 minutos, tras lo que volvería a la base para una carga que suele demorar cerca de 2 horas.

Pero hasta aquí estaríamos describiendo el modelo «normal», el apellido Plus viene dado por la Clean Base, que no es otra cosa que un ingenio para crear el primer robot aspirador realmente autónomo al 100%. Y es que este iRobot Roomba i7+ descarga el depósito él solo en esta base, en la que contamos con bolsas desechables, similares a las que hemos podido usar en aspiradores convencionales.

Uso habitual del robot aspirador ¿se nota la diferencia con uno «normal»?

Haciendo el símil, en un Ford Focus y en un Ferrari, al final, se llega al mismo sitio, pero el viaje no es el mismo. Lo mismo pasa con la tecnología cuando hablamos de gadgets de gama alta, y el iRobot i7+ lo es. ¿Qué otros más económicos hacen un trabajo excelente? No se puede negar, pero lo que es cierto es que un equipo de este precio y estas características, se nota.

Para empezar, hay que contar con la potencia del iRobot i7+, que es 10 veces superior a la de una gama como los AeroVac 600 de la misma Roomba. Esto se traduce en que el robot tiene que hacer menos pasadas y que puede aspirar elementos más pesados de forma más fácil. También nos encontramos algo que, por otra parte, es ya habitual en los principales dispositivos de iRobot, los cepillos de goma AeroForce. En lugar de usar cerdas, utiliza estos cepillos que están en contacto constante con el suelo y con las diferentes superficies, lo que asegura un arrastre total de la suciedad que se pueda encontrar, sea cuál sea la situación. Esto, combinado con el filtro de alta eficiencia, hace que el producto se muestre especialmente eficiente en casas con mascotas, atrapando, según la marca el 99%.

¿Qué se nota en este sentido en la práctica día a día? Pues que tanto el suelo, como sobre todo las alfombras, se quedan mucho más limpias que con un robot de gamas inferiores. Sobre todo por los cepillos, capaces de arrastrar todo tipo de suciedad y, sobre todo, de generar menos enredos y suciedad acumulada. Otro punto, sobre todo para los alérgicos, es el filtro, ya no por la composición y su eficacia, sino porque como no tenemos que descargar el depósito sino que lo hace él solo, no estaremos en contacto nunca con la suciedad que ha atrapado el aspirador.

Pero la piedra diferencial son, especialmente dos aspectos que pasamos a comentar a continuación: la optimización inteligente que hace de rutas y trabajos y la presencia de la Clean Base que hace que nos olvidemos de descargarlo.

Cómo se maneja el robot por la casa

Es una de las cosas más curiosas, y propias, de esta gama de productos. Los nuevos iRobot i7 (tanto el modelo plus como el normal) cuentan con un sistema de inteligencia artificial. Es hasta inquietante ver al dispositivo deambular por la casa una vez tiene mapeado todo el entorno. En su primera «ronda», veremos que como casi cualquier otro, va recorriendo cada rincón, aprendiendo dónde están las esquinas y, ojo, viendo donde tienes puestos los muebles de la casa.

Y es que este producto tiene «ojos», cuenta con una cámara que        tiene una resolución suficiente como para reconocer el entorno porque el que se mueve, lo que permite aprenderse nuestra casa. Lo cierto, que para un producto de su valor, las primeras veces que lo usas puede llegar a ser frustrante ya que parece que es igual de «tonto» que los demás. Vemos como toma mucho tiempo y, normalmente, necesita de dos y hasta tres ciclos para limpiar toda la casa. La ventaja del iRobot i7+ es que hace todo él solo. Es decir, limpia, descarga la suciedad en su depósito, recarga la batería, y sigue a la tarea hasta que completa todo el espacio.

camara irobot roomba i7+

Esto, afortunadamente, solo es al comienzo. Una vez ha pasado esos primeros ciclos, la apreciación cambia totalmente ya que su movimiento cambia radicalmente. Podemos fijarnos como a medida que cuenta con más datos, traza una ruta metódica y calculada. Esto, además, no es solo para limpiar a fondo las estancias, es fácil ver como cada vez apura su autonomía de forma más eficiente, logrando limpiar más zonas en menos tiempo gracias a las trayectorias que recorre. Por otra parte, tenemos varios modos que podemos elegir. Está el automático, en el que es el propio robot gracias a su sensor de suciedad, el que elige si pasa una o dos veces por un mismo sitio, o el de limpieza a fondo – que da dos pasadas por todos los sitios, si vuestra casa mide unos 70-80 metros cuadrados, puede que alguna vez no llegue a hacerla entera de una sola sesión, como si ocurre en el modo automático -.

Todos estos sistemas, como no, tienen nombre. El sistema de navegación iAdapt 3.0 que estrena este equipo – encargado de las rutas – se acompaña de la tecnología vSLAM, encargada del mapeado 3D de la casa. Ambas combinadas realizan un trabajo espectacular cuando ves como el iRobot i7+, por ejemplo, recibe la orden de limpiar la última habitación del pasillo, enfila de forma decidida, sortea obstáculos como si los estuviera viendo y llega a la estancia para ponerse a trabajar. Estos sistemas funcionan con diferente sensores como el de infrarrojos, que mide las distancias a los objetos, el de seguimiento de suelo, para saber sobre que superficie está circulando, o los de desnivel que ayudan a sortear pequeños cambios de altura.

En nuestra prueba, la limpieza automática era suficiente para mantener la casa limpia a diario. Lo que se suele decir «arreglada». Ahora bien, es cierto que eso no evita que tengamos que dar un repaso cada cierto tiempo por nuestra cuenta. La limpieza a fondo ya es otra cosa. Si bien es mucho más pesada y, además, os hará reponer la bolsa de limpieza de la Clean Base mucho antes, si que – a excepción de los rincones a los que no pueda pasar el robot – es posible que sea suficiente para no tener que volver a coger una aspiradora, incluso si tenéis alguna mascota por la casa.

Si que hay que destacar, sobre todo ahora en verano que se quedan las casas en una penumbra o, directamente, con las ventanas bajadas, que al basar mucho de su apreciación en la cámara, la falta de luz es algo que «despista» al iRobot. No es que cambie su rendimiento de forma apreciable, pero si que se puede notar como los trompazos, que habitualmente no se oye ninguno, aparecen al encontrarse con objetos inesperados en su camino que no es capaz de reconocer por falta de luz.

¿… y los rincones?

Es quizás la piedra de toque de estos productos. Si bien la limpieza general de la casa, con diferentes suelos y elementos, la hace de manera sobresaliente, el llegar a los bordes y rincones es la tarea más complicada. El iRobot i7+ cuenta con un único cepillo  giratorio que está diseñado en un ángulo de 27º. Si bien, como dice la marca, esto hace que sea capaz de llegar a los ángulos, y podemos ver como el robot se afana por limpiar cualquier zona, aún no estamos ante el producto definitivo que deje al 100% limpio esta zona. Eso sí, podemos decir, porque es cierto, que este modelo es el que mejor acabado ha logrado de cuantos hemos podido probar hasta ahora… pero sobre todo en las esquinas, en especial las que tienen ángulos más raros (más que en la línea del rodapié que esa la solía dejar impecable), aún le cuesta para quitar al 100% alguna pelusa rebelde.

Puedes «pedirle» (a voces si quieres) al robot que te limpie la casa

Otro de los detalles que, aunque es cierto que no es exclusivo de este equipo, es la conectividad que ofrece. Al estar conectado por WiFi a nuestra red, tiene total conexión a Internet. Esto hace que desde la propia app podamos indicarle que limpie la casa o solo una estancia. Y es que después del primer mapeado, podemos establecer los límites de cada estancia y ponerles nombre, lo que nos permitirá elegirlos después para que limpie toda la casa o solo unas zonas.

En total, podemos guardar hasta 10 mapas, lo que nos permite usar el robot en varias viviendas si nos vamos habitualmente a una casa en la sierra, pueblo o playa. También es cierto que si bien transportar lo que es el robot es sencillo… movernos con la Clean Base es bastante más complicado y aparatoso. El problema es que no podemos prescindir de ella porque también es la base de carga, lo que hace que esta función de tener «10 casas» sea algo menos atractiva para estar moviendo el producto de forma habitual.

En este sentido, podemos también establecer manualmente zonas de «exclusión», otro añadido interesante que tiene tanto el i7+ como otros Roomba. Se trata del accesorio de «pared virtual», un pequeño dispositivo que crea un haz láser que impide pasar al robot a la zona que delimita.

laser virtual wall roomba

Si bien es cierto que, en la práctica, como podemos dividir la casa en zonas, incluso si queremos partir una estancia en varias partes, podemos elegir casi cualquier sitio de la casa para que limpie esa, y solo esa zona.

Donde hemos visto especialmente interesante el uso de este accesorio es para las zonas con muchos cables o elementos delicados. Y es que esta pared virtual puede hacer de límite o marcar una zona, a modo de burbuja, a la que no se acercará el robot. De esta forma, el típico rincón donde tenemos los cables bajo un mueble, podemos hacer que sea un territorio vedado sin que por eso haya que marcarlo como una zona específica en el mapa.

Al comienzo hemos dicho que puedes pedirle que te limpie la casa… y es algo que puedes hacer literalmente. La conexión con Google Assistant o Amazon Alexa nos permite, si tenemos un dispositivo por casa como un altavoz Echo o un Google Home, indicar por voz que queremos que inicie su trabajo el aspirador. Eso sí, el reconocimiento de voz nos permite ciertos comandos y aún no es tan «flexible» como otras aplicaciones. Podemos decir cosas como:

  • «Ok Google, empieza a aspirar»
  • «Ok Google, pausa el aspirado»
  • «Ok Google, continúa la aspirador»
  • «Ok Google, deja de aspirar»
  • «Ok Google, envía el robot a la base»
  • «Ok Google, qué está haciendo el robot»
  • «Ok Google, dónde está mi aspiradora»

Recientemente se han añadido algunos más útiles, ya que reconoce los nombres que le hemos puesto a las habitaciones y podemos decir cosas como «OK Google, limpia el salón». La configuración es sencilla, ya que podemos añadir el Roomba al ecosistema de domótica de la casa controlado por Alexa o Google Home desde las respectivas aplicaciones de estos sistemas. En el caso de Google, que es el que hemos podido probar, sólo tenemos que darle a «Añadir» y luego a «Configurar Dispositivo». Tras eso, nos aparece una lista de fabricantes entre los que está iRobot, damos nuestro usuario y contraseña con el que nos hemos registrado al configurar el Roomba, y listo, podemos empezar a utilizar las órdenes de voz.

Puede parecer una tontería, pero este control por voz, y la posibilidad de conectarse en remoto cuando estamos fuera de casa – vale que esto último no es exclusivo de este modelo – puede sacaros de algún apuro. Como ir conduciendo, acordaros de que hay visita y simplemente decir «OK Google, aspira el salón», y que al llegar esté el trabajo hecho (true story). Además, es posible calendarizar la limpieza de la casa para que se haga en el momento en el que no estamos en casa o tener un completo historial de los trabajos hechos, además del estado en el que están las piezas.

No tener que descargar el depósito… es adictivo

Quizás nos hemos pasado con lo de «adictivo», pero realmente es la característica clave de este producto y la que más se echa de menos si usamos uno que no lo tiene. Realmente estamos ante el primer robot aspirador autónomo. Y es que en cualquier otro queda siempre la tarea de limpiar su depósito. Este lo hace de forma – extremadamente – ruidosa, no podemos negarlo, pero muy rápida. Apenas son cinco o diez segundos en los que el sistema descarga toda la suciedad en la base.

Y después de tres meses ¿qué tal el tema de limpieza y recambios?

Ahora bien, no quiere decir que esos restos desaparezcan por arte de magia. Se van acumulando en la bolsa, que nos viene instalada dentro en el dispositivo de serie, con una de recambio. Aproximadamente, con una pasada diaria por la casa, tendremos que cambiar esta bolsa cada mes y medio, si nuestra casa no tiene mascota. Es probable que el pelo haga necesario sustituirla cada mes. Podemos encontrar bolsas por unos 10 euros las 3 unidades, por lo que el coste del recambio es bastante asequible.

De hecho, en Amazon encontramos kits de recambio para sus rodillos, cepillos y filtros con precios de unos 15 o 20 euros según la composición del pack. Los rodillos de goma, por otra parte, son fácilmente desmontables y lavables, y no se deterioran, al menos aparentemente estos tres meses, fácilmente. Otro tema son los filtros para el pólen y alérgenos, que si es conveniente cambiarlos, mínimo, dos veces al año.

irobot roomba i7 plus

Tres meses usando el iRobot Roomba i7+ ¿lo compraría?

No nos vamos a esconder para responder a la gran pregunta ¿lo compraría? Es difícil recomendar algo tan caro, ya que es evidente que con productos de menor coste se pueden lograr un rendimiento aceptable. No podemos olvidar que el precio, como dijimos al comienzo son 1.199 euros (PVP, sin ofertas). En un primer momento, hay que decir que la diferencia, con el paso del tiempo, se nota frente a productos de gamas inferiores. Si bien con otros más económicos podemos lograr acabados notables e incluso excelentes, a medida que usas y usas el Roomba i7+ te das cuenta que cada vez lo hace mejor. Los sistemas de IA, que al principio parece que son similares a la competencia, con el paso de los días se hacen más y más sofisticados, sorprendiendo la capacidad que tienen para, poco a poco, hacer más eficiente el aparato. Lo que se traduce en limpiezas más rápidas y eficaces: menor tiempo para limpiar, más a fondo, etc.

irobot roomba i7

El detalle de la base de descarga es un punto diferencial pero ¿vale la pena? También ha que tener en cuenta la durabilidad – al menos la que se le supone -. Evidentemente para eso tendríamos que estar probándolo años… pero por el coste que tiene vamos a darle el beneficio de la duda.

Si el dinero no es problema o tienes el placer de comprarte el producto más avanzado, sin duda cosas como la Clean Base es algo que no ofrecen otras marcas. Y es que lo que no podemos quitar es que esta Roomba es la única que da la posibilidad de tener un robot aspirador realmente autónomo, que se limpia «él solo», en el que sólo tendrás que acordarte (y te avisa él mismo) de cambiar la bolsa cada mes o mes y pico. Y esto, pues no se puede obtener fuera de esta gama. ¿Esto vale 1.199 euros? Pues depende ya de cada uno, y si lo quieres, tienes que pagarlo. Por otra parte, es algo que, dado lo útil que es, probablemente se convierta en tendencia y veamos como llega a otros segmentos.

Escrito por David G. Bolaños

Fuente > ADSLZone

  • José Manuel Iniesta Bernal

    1200 pavos….el iPhone de las aspiradoras. Y encima con bolsas que hay que comprar, ahora que nos habíamos librado de ellas. Me quedo con mi Xiaomi de 300 euros que también hace un trabajo de pm.

    • Javier Sanz

      Yo tampoco los pagaría la verdad…

    • Alfonsito

      Sale mas barato que te venga alguien a limpiar toda la casa cada semana y seguro que queda mejor limpia.

  • Sinceramente, he visto estos tratos en diferentes lugares, ni uno cumple bien su función, recorren un trozo de la casa, te golpean todos los muebles y luego de un rato lo pierdes de vista y lo encuentras sin batería atascado debajo de algún armario o la cama. Y luego para descubrir que no ha limpiado nada. Es más rápido pasar la escoba a mano cual haces en unos 10 minutos y sacas como 100 veces más mierda de la que saca la mini aspiradora jugando al escondite. Así que por mi parte ni regalado quiero uno de estos. Es que hasta mi ordenador que es de torre y no se mueve aspira más xD, cada día el frontal acaba creando un paño cuadrado de polvo, justamente vivo en una zona con mucha polución y polvo.

    • Jose izquierdo

      No has probado ninguna de las más modernas, tengo la xiaomi vacuum 1, y te puedo asegurar que limpiar bastante más que tu, con tu escobita y tu pc.

      • Buahahahahaha… Espera, ¿lo dices en serio? entonces deja que me ria más fuerte. BUAHAHAHAHAHA!.

        Claro…. y la roomba te mueve los muebles, sofás y demás para limpiar a fondo… si si… Mira da igual sea una moderna o antigua, al final lo único que hacen es limpiar las partes visibles, al final te tocara usar la escoba quieras o no para limpiar lo que la roomba no puede, ahora para que me sueltes que mueves los muebles y sofás y le empiezas a hablar a la roomba «Vamos pequeña, limpia aqui» xD

        La roomba de Xiaomi V1 tiene una capacidad de 420ml, yo al día saco mucha más cantidad y solo por las zonas visibles, a la semana limpio a fondo y saco el triple de lo que sale al día de lo que hay detrás de los muebles y sofás.

        A menos que vivas en una casa de campo alejado de la civilización, en plena ciudad a una altura baja y en una calle principal la cantidad de polución que se genera de los coches y el polvo que hay una roomba cualquiera a los 3 días está para tirar, así que NO, tu roomba no va a limpiar más que yo con mi escobita.

        Son unos trastos que lo que es limpiar cero, para un lugar que apenas hay trafico de personas y poco movimiento ira de coña pero en una casa no, es una mierda, sobretodo si hay personas con el pelo largo los cuales se enganchan en los rodillos y se atascan.

  • Carlos Hernández

    a mi me ha salvado la vida con el perro, es cierto que tiene un precio elevado pero bueno es cuestión de necesidades

  • Ángel

    Ya hay que ser vago para que te cueste trabajo vaciar el depósito de un Xiaomi Vacuum en la basura.

    Veo el final de Wall-E más cerca que nunca.