Controla tu PC de forma remota con TeamViewer

Poder controlar un ordenador de forma remota es muy útil, especialmente, para acceder a nuestros recursos cuando no estamos sentados directamente delante de él. Existen varios programas que permiten controlar equipos de forma remota, tanto gratuitos como de pago, por lo que los usuarios en muchas ocasiones se encuentran con la dificultad de tener que elegir si trabajar con uno o con otro.

TeamViewer es un software para el control remoto de ordenadores a través de internet que nos va a permitir acceder a nuestro sistema desde cualquier lugar de forma sencilla, rápida y gratuita simplemente teniendo a mano una conexión a internet.

Las últimas versiones de TeamViewer han simplificado notablemente el funcionamiento de esta herramienta, por lo que es mucho más sencillo de utilizar ahora y tanto el cliente como el servidor no necesitan una instalación obligatoria en el sistema.

Lo primero que debemos hacer para configurar un control remoto de nuestro sistema es descargar tanto en el ordenador que queremos controlar como desde el que lo vamos a hacer TeamViewer desde la página oficial de la compañía.

TeamViewer_tutorial_foto_1

Como podemos ver, TeamViewer dispone de clientes para los distintos sistemas operativos: Windows, Mac, Linux y sistemas operativos móviles. Descargaremos en ambos casos los clientes correspondientes. Una vez descargados ejecutaremos el archivo y nos aparecerá una ventana similar a la siguiente.

TeamViewer_tutorial_foto_2

En este apartado podemos ver varias opciones. Las 3 primeras son referentes al programa y el uso que le vamos a dar. Podemos elegir instalar TeamViewer completamente en nuestro sistema (tanto el cliente como el servidor), instalar TeamViewer para controlar el sistema más adelante (en caso de que queramos conectarnos remotamente desde otro sitio a nuestro PC) o ejecutar el cliente sin instalarlo. Según nuestras necesidades elegiremos la opción adecuada.

En nuestro caso vamos a iniciarlo sin instalarlo ya que es la opción más práctica especialmente si utilizamos esta herramienta esporádicamente.

Las 3 últimas opciones son para seleccionar el uso que vamos a dar a la aplicación. Si no realizamos ninguna actividad profesional elegiremos la opción no comercial, de lo contrario, debemos especificarlo para habilitar las funciones adicionales y poder registrar el programa legalmente.

Pulsamos sobre el botón de “iniciar” y, al haber elegido no instalarlo, se nos abrirá la ventana principal de la aplicación.

TeamViewer_tutorial_foto_3

En esta ventana podemos ver varios números. En la parte izquierda veremos nuestro ID y nuestra contraseña. El ID es el número que debemos introducir para conectarnos de forma remota o el que debemos dar a la otra persona para que se conecte a nuestro ordenador. La contraseña es la clave que pedirá a la hora de conectarnos para autenticarnos en el sistema.

En caso de querer conectarnos a un sistema debemos disponer de ambos datos ya que estos serán necesarios para establecer la conexión de forma segura. En caso de ser nosotros los que nos queremos conectar a otro sistema debemos pedir al dueño del otro sistema su ID y su contraseña (o apuntarlas previamente si el ordenador que queremos controlar es el nuestro) para poder establecer la conexión.

Con el ID y la contraseña se establecerá la conexión. Al usuario que controla el ordenador se le abrirá una ventana donde verá el escritorio del programa y el otro usuario podrá ver en todo momento lo que ocurre en su ordenador pudiendo incluso cerrar la conexión en cualquier momento en caso de necesidad.

TeamViewer, como hemos dicho, es gratuito para un uso doméstico aunque viene limitado en cuanto a funciones avanzadas limitándose simplemente a poder controlar el sistema remoto. Los usuarios profesionales o aquellos que necesiten utilizar funciones adicionales deberán pagar la licencia correspondiente para poder disponer del programa completo.