Este truco permite saltarse TPM 2.0 para instalar Windows 11

Microsoft todavía no ha tomado una decisión firme, pero todo parece apuntar a que la compañía obligará a que un ordenador sea compatible con TPM 2.0 para poder instalar Windows 11. La compatibilidad empezaría en los AMD Ryzen de 2ª generación o en los Intel de 8ª generación, los cuales son compatibles de manera nativa con esta función. Sin embargo, parece que será posible saltarse este módulo.

TPM 2.0 añade una nueva y mejor vía de protección para los ordenadores, ya que se trata de un chip que almacena físicamente claves de cifrado de elementos sensibles como Windows Hello o BitLocker, el cifrado de los discos de Windows 10. En concreto, Microsoft afirma que es necesario para activar las siguientes funcionalidades: Measured Boot, Device Encryption, WD System Guard, Device Health Attestation, Windows Hello/Hello for Business, TPM Platform Crypto Provider Key Storage, SecureBIO, DRTM, vTPM in Hyper-V.

El motivo para exigirlo es que, según afirma la compañía, los ordenadores que lo tienen activo sufren un 60% menos de infecciones por malware. En las UEFI de placas Intel, la función es PTT. En AMD, la función se llama AMD Platform Security Processor (PSP) o fTPM. Algunas placas permiten, además, añadir un módulo relativamente barato.

No obstante, parece ser que no será necesario tenerlo. La build para Insiders no exige TPM 2.0 todavía, y han conseguido instalarlo en ordenadores con procesadores Core 2 Duo de 2006, o en los primeros i5 e i7. Y ahora, han descubierto una forma de saltarse la comprobación de algunos de los requisitos mínimos.

Cómo evitar la comprobación de TPM 2.0

En concreto, hay una sección en el registro de Windows llamada «LabConfig» que permite saltarse la comprobación de TPM 2.0, la limitación de 4 GB de RAM, y la de Secure Boot. Para ello, primero tenemos que bajar la ISO del programa Insider. Al intentar instalarla, veremos un mensaje de error diciendo que Este PC no puede ejecutar Windows 11.

En esa parte, le damos a Shift+F10, y se nos abrirá Símbolo del sistema para poder ejecutar comandos. Ahí escribimos regedit, y le damos a Enter, lo cual nos abrirá el Editor del registro. Ahí, iremos a HKEY_LOCAL_MACHINESYSTEMSetup y haremos clic derecho en Setup, nuevo y Clave. De nombre le ponemos a la clave LabConfig, y le damos a Enter.

Una vez dentro de la carpeta, ya tan sólo tenemos que crear las correspondientes DWORD. Para ello, hacemos clic derecho, Valor de DWORD (32 bits), y creamos el valor BypassTPMCheck con el valor 1. Hacemos lo mismo con BypassRAMCheck y BypassSecureBootCheck.

Tras ello, cerramos el registro, escribimos exit para salir de CMD, y le damos a Enter. Ahora, vamos hacia atrás en el instalador, y si volvemos hacia delante, veremos que ya no nos sale el error y que podremos instalar Windows 11. No obstante, hay que tener cuidado porque desactivar estos requisitos puede hacer Windows 11 inestable en el ordenador, con problemas de compatibilidad, rendimiento o seguridad.

Sin embargo, desactivar TPM 2.0 va a suponer mejoras a nivel de comodidad para los usuarios, ya que, si lo activamos y se asocia a un procesador o placa base, al cambiar alguno de esos componentes podríamos ver cómo nos quedamos sin acceder a nuestros archivos, ya que el cifrado va ligado al hardware.

Por suerte, Windows 10 va a seguir teniendo soporte durante 4 años y medio más, y para 2025 el hardware obligatorio para Windows 11 tendrá ya al menos 8 años de antigüedad, tiempo suficiente para cambiar de hardware, aunque eso va a suponer dejar obsoletos muchos ordenadores que podrían ejecutar el sistema operativo sin problemas.