Condenada a cárcel en Madrid por piratear Windows y Office

Windows 10 es el sistema operativo de ordenador más extendido. Junto con él, Office es también uno de los programas imprescindibles que se instalan con él. El problema es que ambos son de pago, aunque la situación ha cambiado ligeramente desde la llegada de Windows 10. Una mujer, sin embargo, cometió el error de piratear ambos.

El caso se remonta a noviembre de 2017, cuando la Policía Nacional registró un locutorio en Vallecas (Madrid), y descubrieron que dos de los ocho ordenadores que había en el locutorio contaban con versiones pirateadas de Windows y Office. La versión del sistema operativo que utilizaba ahí era Windows 7.

Pirateaba Windows 7 y Office en el locutorio

Windows 7 requería de una licencia para utilizarlo, y usarlo sin activar implicaba multitud de problemas, como que pasados 90 días el fondo de pantalla se volvía negro, aparecía una notificación permanente en el escritorio, y el sistema se reiniciaba cada hora independientemente de lo que hubiera abierto. Así, si se quería usar el sistema con normalidad, había que comprar la licencia o piratearlo.

activar windows 10 clave

Curiosamente, si la mujer hubiera actualizado a Windows 10, que para entonces ya llevaba más de dos años disponible, no habría tenido problemas, ya que no es necesario activar Windows 10, y eso no implica estar pirateando de manera activa el software como sí lo es usar un programa de crackeo o una licencia obtenida de manera ilícita. Además, usar Windows 10 sin activar apenas tiene limitaciones más allá de no poder cambiar algunos ajustes a nivel de estética del sistema. Y si se actualizaba desde una versión pirata de Windows 7, la de Windows 10 se activaba automáticamente sin tener ningún software de crackeo en Windows 10.

3.600 euros de multa y 6 meses de cárcel

Por desgracia para la dueña del locutorio, la reforma de 2015 del Código Penal establece que la explotación económica de productos sin licencias es ilegal. Y según los jueces, esto era lo que estaba ocurriendo en el establecimiento.

Por ello, la dueña ha sido condenada a seis meses de cárcel y al pago de una multa de 3.600 euros, además de tener que pagar el coste de las dos licencias a Microsoft. La dueña recurrió la sentencia en la Audiencia Provincial, pero fue corroborada. Posteriormente, el Supremo también ha avalado la condena, que es la primera en España de este tipo.

Así, usar un sistema operativo y programas pirateados con fines económicos es constitutivo de delito según la ley actual tras la reforma. Si fuera el caso de un particular, no habría constitución de delito como tal; sobre todo si se usa el sistema operativo sin activar. En el caso de Office no hay duda, ya que el software sólo se puede usar sin activar durante unos pocos días de prueba.