Descubren que un smartwatch puede detectar síntomas de COVID-19

Los wearables son cada vez más inteligentes e integran más funcionalidades. Los smartwatches pueden monitorizar el sueño, medir el pulso, medir la oxigenación en sangre, e incluso hay algunos que pueden medir la temperatura corporal. Ahora, varios estudios han revelado que estos dispositivos pueden ayudarnos a descubrir si estamos contagiados del coronavirus, pudiendo adelantar en días el diagnóstico.

Estos estudios han sido desarrollados en el Mount Sinai Health System en Nueva York y en la Universidad de Stanford en California. Los primeros descubrieron que el Apple Watch puede detectar cambios sutiles en el pulso de una persona, lo cual puede ser indicativo de que hay una infección viral. Esos efectos pueden descubrirse hasta siete días antes de que se muestren los síntomas o de que la infección sea detectable mediante una PCR.

La variabilidad del ritmo cardíaco: indicativo de síntomas

El estudio analizó una variable llamada «variabilidad del ritmo cardíaco«, que es la diferencia de tiempo entre cada latido. Esta medida de los smartwatch permite conocer el estado del sistema inmune de una persona. Cuanto más efecto inflamatorio tenga una infección, más fácil se podrá detectar con este sistema.

Según el estudio, realizado a 300 trabajadores del Mount Sinai entre abril y septiembre a los que se les equipó con un Apple Watch, las personas con COVID-19 tienen una menor variabilidad del ritmo cardíaco, es decir, poca variación entre latidos, a diferencia de lo que ocurría con las personas que no estaban infectadas. Una alta variabilidad no indica que la frecuencia cardíaca sea elevada, sino que es un simple indicador de que el sistema nervioso de la persona está activo, y se adapta mejor a las situaciones de exposición a virus.

Pulso elevado en reposo: mala señal

El segundo estudio, llevado a cabo por la Universidad de Stanford, utilizó wearables de marcas como Garmin, Fitbit y Apple. En él, descubrieron que el 81% de los participantes que dieron positivo en coronavirus tuvieron cambios en el pulso en reposo hasta 9 días y medio antes de tener síntomas. Un pulso elevado en reposo es indicativo de que se está desarrollando una infección.

Con ello consiguieron identificar a más del 60% de los contagiados entre 4 y 7 días antes de mostrar los síntomas. También crearon un sistema que alertaba a quienes los llevasen puestos que su pulso estaba elevado en comparación con el pulso que tienen normalmente. La alarma sólo salta cuando hay cambios significativos y mantenidos en el tiempo, y no cambios puntuales.

Gracias a esto, es posible prevenir muchas infecciones, ya que es muy útil saber si el cuerpo está empezando a combatir una infección mucho antes de que lo detecten los tests. Así, se puede compensar la falta de pruebas que tan difícil es que te las hagan en algunas ocasiones.

Otro estudio se centró en identificar alteraciones en la respiración

Un tercer estudio también utilizó una pulsera con medición de calidad de sueño para predecir infecciones de coronavirus basadas en desviaciones en la cadencia de respiración en el sueño. En el caso de que haya mucha variabilidad, estaremos ante un problema respiratorio.

Por tanto, vemos que las pulseras y relojes inteligentes pueden ser utilizados para muchas funciones relacionadas con la salud. Veremos si la propia Apple introduce algún algoritmo basado en estas investigaciones para convertir el Apple Watch en una herramienta para luchar contra el virus. De momento, anomalías en el pulso o en el nivel de oxigenación en sangre son una clara señal de que hay problemas, aunque el segundo suele aparecer ya cuando hay síntomas claros. Llevar un smartwatch es más cómodo que tener que pedir cita en el médico.