Arranca una nueva oleada de cierres y redadas contra el IPTV pirata

La lucha contra el IPTV pirata se ha intensificado en los últimos años, pero hay fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que llevan luchando contra ella más de una década. Reino Unido tenía varias unidades relacionadas con el crimen online, y esta semana ha anunciado que han unido fuerzas para formar un grupo con aún más poder operativo.

La Policía de la Ciudad de Londres, el cuerpo principal en la lucha contra el fraude, se ha asociado con la Oficina de Propiedad Intelectual y la Unidad de Delincuencia Organizada Regional del Noroeste para crear la Unidad de Delitos de Propiedad Intelectual de la Policía del Noroeste (NWPIPCU). En total, hay seis fuerzas que la forman: Lancashire Police, Greater Manchester Police, Merseyside Police, Cheshire Police, Cumbria Police y North Wales Police, y no paran de realizar nuevos arrestos.

Dos arrestos contra un servicio de IPTV pirata

Así lo anunciaron en el día de ayer, donde la NWPIPCU ejecutó cinco redadas relacionadas con el IPTV pirata, y que acabaron con el arresto de dos personas y la aprehensión de dispositivos electrónicos, dinero en efecto, y productos falsificados, incluyendo receptores de IPTV. Por desgracia, no han dado más detalles sobre el nombre del servicio o la cantidad de usuarios que lo utilizaban.

Según afirman las autoridades, los crímenes contra la propiedad intelectual le cuestan a la economía cientos de millones de euros al año, y amenazan miles de trabajos. De todas sus investigaciones, afirman que el daño realizado por la piratería de esos servicios asciende a 2,66 millones de euros.

Habrá más operaciones próximamente

La operación llevada a cabo en el día de ayer no es ni mucho menos el final. De hecho, el superintendente Paul Denn afirma que tienen en proceso «más operaciones contra el IPTV pirata» que demostrarán cuál es el alcance real de este tipo de servicios pirata de IPTV que cada vez utilizan más usuarios. Las autoridades afirman estar al tanto de la actividad que llevan quienes ofrecen estos servicios.

El IPTV pirata de pago se ha convertido en una alternativa cada vez más usada para ver eventos deportivos en directo, ya que ofrecen buena calidad de imagen y miles de canales de todo el mundo, adaptándose a lo que demandan los usuarios. El problema es que quienes ofrecen ese contenido se exponen a multas que pueden llegar a ser millonarias, además de penas de cárcel.

Además, los usuarios se exponen a perder por completo el dinero invertido en estos servicios, ya que, si por ejemplo pagan un año de suscripción, y a los dos meses cierra, se pierde todo el dinero y no hay forma de reclamarlo. A eso se le suma el riesgo de que nuestros datos, como nuestra dirección IP, acabe en manos de las autoridades tras las redadas y puedan llevarnos a juicio.