Condenan a un proveedor IPTV pirata a pagar 15,8 millones

Las plataformas que ofrecen IPTV pirata lo tienen cada vez más difícil, ya que las autoridades andan detrás de ellos para que dejen de ofrecer contenido protegido sin tener licencia para ello, y además a precios muy bajos. Ahora, uno de estos proveedores tendrá que pagar a una plataforma casi 16 millones de dólares.

En los últimos años, una de las plataformas que más está luchando contra el IPTV pirata es DISH. Este proveedor de contenido a través de satélite en Estados Unidos tiene como principal enemigo a estas plataformas, las cuales obtienen la señal legal de sus canales y luego la retransmiten ilegalmente a través de Internet.

La plataforma ilegal operaba bajo el nombre de CBC X-View Cable Service, propiedad de Robert Reich, residente en Riviera Beach (Florida). Reich operaba plataformas bajo el nombre de Channel Broadcasting Corporation of Belize Ltd, Channel Broadcasting Cable, CBC Cable, y CBC, a través de portales como CBC.bz. En ellas, ofrecía acceso a los canales de DISH a través de suscripciones que tenía contratadas en Florida, con más de 200 canales.

Acceso a cientos de canales por 60 dólares al mes

Curiosamente, esta plataforma ofrecía precios muy elevados, con un pago de 60 dólares al mes más una instalación de 55 dólares para ver IPTV pirata. Para contratarla, era posible contactar al servicio a través de web, teléfono, email, Facebook o WhatsApp. Entre sus clientes había varios hoteles en Belice, los cuales mostraban mensajes de error de DISH, pero no tenían una suscripción contratada con ellos.

Después de meses de demandas, finalmente DISH y Reich han acordado el pago de una cuantía equivalente a 21.136 suscripciones, con un valor de 15,85 millones de dólares, unos 750 dólares de media que habrían obtenido por cada suscripción tras haber revisado las cuentas de las empresas.

Parecía legal, pero no lo era

Más allá del pago acordado, Reich y su mujer no podrán recibir, retransmitir ni copiar ningún contenido de DISH, y tampoco podrán ayudar a nadie a compartirlo en el futuro. Ni él ni su mujer podrán tampoco operar ninguna página web que utilice tecnología o servicio que permita acceder a terceros al contenido de DISH sin tener los derechos para ello ni pagar a la compañía por su retransmisión.

Aunque la web del servicio no funciona, la página de Facebook del servicio sí que sigue operativa, con casi 5.000 seguidores. En ella, la compañía se vanagloria de llevar operando desde 1992 en Belice, empezando con sólo 64 canales y un puñado de trabajadores, y contando con una base de 5.000 clientes. A pesar de que las demandas empezaron a estar interpuestas a mediados de año, el operador tiene publicaciones de hasta el 3 de noviembre, donde ofrecían instalación gratis y «reconexión gratis».

Estos últimos anuncios hacen referencia a conexiones a Internet relacionadas con cable, y no tienen nada que ver en principio con el contenido IPTV. Hasta mayo, cuando recibieron la primera demanda, promocionaban series de plataformas como HBO en sus canales.