Condenado a pagar más de 1 millón de euros por piratear IPTV

El IPTV pirata se ha cobrado una nueva víctima. Cada vez proliferan más los vendedores de enlaces IPTV, así como quienes venden dispositivos con los enlaces precargados para sacarles una rentabilidad aún mayor. Ahora, uno de estos vendedores va a tener que pagar 1,6 millones de dólares por piratería de IPTV.

Este caso arrancó en diciembre de 2018, cuando la empresa ABS-CBN identificó a un hombre de Texas llamado Anthony Brown, que vendía reproductores multimedia IPTV con enlaces precargados en Facebook. Desde la empresa no tardaron en identificarle, ya que no puso mucho esfuerzo en esconder su identidad.

No escondió su identidad real al vender IPTV pirata

Un representante de ABS-CBN se hizo pasar por un comprador en Facebook, y contactó con Anthony que usaba como nombre «Ann Ong«. Ahí, compartió el nombre y dirección de su empresa, que coincidía con la que aparecía en su email de PayPal donde recibía los pagos. Además, llegó a ofrecerle dinero a cambio de que trajera a más clientes a su «servicio».

Con toda esa información, decidieron demandarle, y ni siquiera se molestó en defenderse en el juicio. El tribunal aceptó la acusación, en la que se demostraba que el acusado había vendido al menos 10 reproductores pirata a través de Facebook. Fue el propio acusado el que publicaba imágenes de ocho clientes contentos a los que les había vendido los dispositivos, y el investigador recibió al menos dos dispositivos diferentes del acusado, sumando un total de al menos diez.

Para hacerle más daño, ABS-CBN no le pidió compensación por daños relacionados con piratería, ya que la cantidad de usuarios que habían usado el servicio era bastante baja. En su lugar, solicitaron compensación por incumplir la Communications Act y la Lanham Act, donde la primera prohíbe descifrar sin permiso señal multimedia enviada por vía satélite, con un máximo de 100.000 dólares por ofensa. El tribunal estaba de acuerdo en que se incumplió esa ley, pero estableció la cantidad de daños mínima de 10.000 dólares por cada dispositivo vendido.

1,6 millones de dólares de multa

Sin embargo, el mayor daño viene por la Lanham Act, que establece multas por infracción de derechos de autor, y donde la cifra alcanza 1,5 millones de dólares por los daños ocasionados, que el tribunal determinó como algo justo a pesar de que sólo se demostró la venta de 10 dispositivos. Por tanto, la cantidad total que tendrá que pagar Anthony Brown será de 1,6 millones de dólares, los cuales además no se eliminan con una simple declaración de insolvencia.

Esta cifra es realmente elevada, y lo que buscan hacer empresas como ABS-CBN es usar este tipo de casos como disuasión para quienes siguen ofreciendo este tipo de servicios. Ante una multa de tal calibre, la verdad es que el efecto disuasorio es bastante grande, demostrando algunos de los peligros del IPTV pirata.