La mayor operación contra el IPTV pirata no ha servido de nada

La mayor operación contra el IPTV pirata no ha servido de nada

Claudio Valero

Parece mentira, pero está cerca de cumplirse un año desde una de las mayores (por no decir la mayor) operaciones contra el IPTV pirata en todo el mundo. En este caso, hablamos del golpe de la policía italiana para cerrar el portal Xtream Codes y dejar a miles de revendedores sin servicio, lo que desembocó en miles de usuarios sin poder ningún canal. Esta plataforma de reventa era la más importante y muchos pensaron que sería un duro golpe para el IPTV pirata. Lo cierto es que el tráfico mundial se resintió en las primeras semanas, pero un año más tarde, no ha cambiado absolutamente nada en este mundillo.

La Guardia di Finanza de Italia llevó a cabo una importante operación en septiembre de 2019 que terminó con el desmantelamiento de todo lo relacionado con el portal Xtream Codes, que se dedicaba a ofrecer IPTV pirata previo pago. Este servicio ofrecía una “Professional”, que costaba 59 euros al mes, y que ofrecía contenido ilimitado, y otra Minimal, con contenido algo más limitado por un precio de 15 euros.

La caída de Xtream Codes no sirvió de nada

Desde Xtream Codes afirmaban ofrecer sus servicios a 50 millones de clientes con sus más de 18.000 servidores, contando con presencia internacional en Italia, Países Bajos, Francia, Alemania, Grecia y Bulgaria. En un primer momento, pareció un duro golpe contra el IPTV pirata al hacer que el tráfico mundial cayera un 50% a finales de septiembre.

Nadie puede durar que fue efectivo a corto plazo, con los foros de Internet inundados de mensajes y quejas sobre la ausencia de servicio. Muchos usuarios se habían quedado “a oscuras” de la noche a la mañana y los revendedores no acertaban a darles soluciones satisfactorias. Sin embargo, con el paso de los días y las semanas, todo fue volviendo a la normalidad y ahora mismo es como si nada hubiera pasado.

Desde entonces, se han venido repitiendo operaciones contra el IPTV pirata sin demasiado éxito. Los responsables sí suelen verse afectados, pero tanto los usuarios como la cúpula de todo este mercado, siguen como si nada. Los primeros porque consiguen otra suscripción en cuestión de minutos, ya que se ofrecen en todos los rincones de Internet. Los segundos porque no están casi nunca implicados directamente en el negocio, siendo los revendedores los que más se exponen.

Una oferta legal asequible, la única medicina

La piratería en las series, cine o música ha caído notablemente en los últimos años. El desembarco de Netflix o Spotify, entre otros, ha sido clave para que los usuarios vean con buenos ojos el pago por un servicio. El precio es asequible y las opciones mucho más amplias.

No obstante, el IPTV pirata sigue adelante, sobre todo, por el deporte. El fútbol sigue siendo un deporte muy caro de ver por televisión y los usuarios buscan métodos alternativos de no perderse los encuentros de su equipo favorito. Faltan opciones más flexibles que no obliguen a contratar productos innecesarios o que incluso permitan ver únicamente los partidos de un equipo en concreto.

Hasta que la oferta legal no sea satisfactoria para los usuarios, la lucha contra el IPTV pirata seguirá siendo infructuosa. Además, la industria audiovisual debe tener en cuenta que siempre existirá un porcentaje de usuarios que no piensa pagar por el contenido legal, sea cuál sea su precio.