¿Es seguro comprar reproductores Android chinos para IPTV?

¿Es seguro comprar reproductores Android chinos para IPTV?

Alberto García

Los reproductores multimedia Android están más baratos que nunca. No es raro encontrar dispositivos con 4 GB de RAM, 32 o 64 GB de memoria interna y un procesador capaz de reproducir contenido en 4K por apenas 30 euros. Sin embargo, ¿son realmente seguros estos dispositivos?

Hoy en día no hay ningún sistema operativo 100% seguro, donde algunos como Windows 10 reciben parches mensuales que solucionan más de 100 vulnerabilidades. En Android ocurre lo mismo, con decenas de fallos de seguridad que se parchean cada mes. Aquí tenemos una primera muestra del problema que entrañan los reproductores multimedia Android.

No reciben actualizaciones tras su lanzamiento

Cuando compramos un reproductor multimedia con Android actualmente, es una suerte ya que vengan con Android 10, donde muchos de ellos siguen llevando Android 9 de serie. Esto es un gran indicativo de que estos dispositivos no reciben ningún tipo de actualización. La culpa no es sólo de los propios vendedores, que también, sino de los fabricantes de procesadores, que no se molestan en adaptar sus drivers para hacerlos compatibles con las nuevas versiones de Android.

Esto hace, de serie, que los dispositivos multimedia que estemos comprando ya sean vulnerables, ya que probablemente tengan como mínimo un año de retraso en actualizaciones de seguridad en dispositivos que es muy probable que vayan a estar conectados a Internet para ver enlaces IPTV o para usar apps como YouTube o Netflix.

Pueden traer software preinstalado con malware

Al riesgo de no tener actualizaciones de seguridad hay que sumarle el hecho de que no sabemos mucho sobre los vendedores de estos dispositivos. Algunos si son de marcas algo conocidas, pero el resto son marcas blancas o directamente no llevan ninguna marca, lo que hace que el propio fabricante o el vendedor puedan instalar software adicional para espiarnos.

android tv

Entre este software puede haber un keylogger que registre las contraseñas que introducimos u otro que haga capturas del contenido que estamos viendo en pantalla. También puede haber puertas traseras o contenido que registre información de nuestro dispositivo y lo envíe a servidores remotos de China.

Una buena manera de evitar esto es instalar aplicaciones que nos permitan analizar el tráfico saliente de nuestro dispositivo para ver las direcciones con las que contacta, así como también encontrar aplicaciones y procesos sospechosos que estén ejecutándose.

En los últimos años se ha descubierto que no sólo hay algunos fabricantes de estos dispositivos que han preinstalado apps con malware, sino que también se ha descubierto esta actividad en móviles chinos. Una buena recomendación es mirar que ninguna app tenga permisos de accesibilidad para evitar que superpongan contenido como anuncios o que puedan registrar o ver en todo momento lo que tú estás viendo.

Muchos reproductos ya incluyen Kodi para que tú le añadas los addons o enlaces que quieras, lo cual es una práctica poco segura porque no sabes si han podido modificar la app para fines «lícitos» como hacerla compatible con el procesador que equipa el dispositivo, o si le han metido algún tipo de registro que robe tus contraseñas. Por ello, y como las aplicaciones en Android están aisladas del resto, puedes borrarla e instalarla tú manualmente desde el APK que bajes de la web oficial para salir de dudas.

Usarlos para ver contenido original no es buena idea

Utilizar los dispositivos multimedia Android chinos para reproducir contenido de manera legal no es tampoco la mejor opción. En el caso de contenido pirata, con tener uno potente podremos reproducir películas en 4K sin problema. Sin embargo, para verlo en plataformas originales lo tendremos más difícil, ya que es necesario que el dispositivo tenga certificación oficial de plataformas como Netflix para poder verlo en 4K. Si el dispositivo no la tiene, estamos limitados a 480p de resolución.

netflix smart tv

Netflix no sólo certifica a dispositivos que tengan hardware compatible, sino que la marca tiene tener un mínimo de ventas globales, estar disponible en varias regiones, y ser un fabricante de reputación, lo que excluye por completo a todos los fabricantes menores de reproductores chinos.

Alternativas con actualizaciones de seguridad

Por ello, una de las mejores alternativas para tener Smart TV con Android es utilizar reproductores oficiales. Algunos como los de Xiaomi tienen doble ventaja, tanto el Mi Box S (4K) como el Mi TV Stick (1080p), así como el NVIDIA Shield.

La primera es que cuentan con actualizaciones de seguridad, donde este verano el Mi Box S recibió el último parche de seguridad de abril de 2020 para Android TV, que todavía está «atascado» en Android 9 como versión oficial, pero al menos con vulnerabilidades parcheadas.

android tv smart tv

La segunda gran ventaja que ofrecen es que tienen certificación oficial de plataformas de streaming como Netflix con Widevine L1 y certificación de Google, por lo que podemos ver contenido en 4K si nuestro televisor no cuenta con la app oficial.

No todo son desventajas en los reproductores chinos

Si tienes uno de estos reproductores, y has comprado que son seguros al no contener ninguna aplicación o tráfico sospechosos, entonces podrás disfrutar de diversas mejoras, como el hecho de tener una versión de Android abierta con todas las apps, y no una adaptada a TV como ocurre en el Mi Box S. Gracias a ello, puedes instalar lo que quieras a nivel de reproductores, códecs o cualquier otra app.

En definitiva, la respuesta rápida ante la seguridad de estos dispositivos es que no, no son 100% seguros, pero tampoco lo es un móvil Android que tenga más de dos años y no reciba actualizaciones. A su vez, sólo en un número muy limitado de casos se ha descubierto malware preinstalado en estos reproductores para IPTV, de tal manera que no deberías tener ningún problema de seguridad más allá de las posibles vulnerabilidades que puedan aprovecharse por un atacante y no estén parcheadas.